Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sexta mujer aborta por el brote de listeriosis de Andalucía

La Junta informa de que la misma cepa de la bacteria detectada en los productos y en los análisis de superficie de Magrudis estaba circulando ya en marzo

listeriosis
El médico José Miguel Cisneros, portavoz del grupo de seguimiento del brote de listeriosis de la Junta, en conferencia de prensa.

El brote de listeriosis provocado por la carne mechada y otros productos de la marca La Mechá, el mayor registrado nunca en España, ha sido el causante de un nuevo aborto, con lo que suman ya seis las mujeres embarazadas que han abortado por ingerir productos contaminados, cinco de ellas en Andalucía. Así lo ha confirmado José Miguel Cisneros, portavoz del grupo de seguimiento de la crisis de la Junta de Andalucía, que ha revelado que han establecido un protocolo para las mujeres embarazadas cuyo objetivo es reducir el riesgo real de pérdida del embarazo y la infección del recién nacido: se va a llamar a todas para recomendar a aquellas que han comido productos de la empresa Magrudis que se traten con antibióticos.

MÁS INFORMACIÓN

La Junta empezó a trabajar en el nuevo protocolo el pasado viernes, cuando se confirmaron dos nuevos abortos en Andalucía. Este martes ha comenzado a presentarse a todos los médicos del Servicio Andaluz de Salud, especialmente médicos de atención primaria y ginecólogos, para que empiecen a aplicarlo. "Nos basamos en los efectos que hemos visto a lo largo de este brote, que un tratamiento inmediato en embarazadas con amoxicilina es eficaz contra la Listeria Monocytogenes, porque la frecuencia de abortos ha sido muy inferior que la media de embarazadas con listeria, y que la amoxicilina no es perjudicial ni para las embarazadas ni para el feto", ha señalado el doctor Cisneros.

La Fiscalía de Sevilla traslada al juzgado las denuncias de la Junta y el Ayuntamiento

La Fiscalía de Sevilla ha acordado esta mañana cerrar las tres investigaciones que había iniciado por el brote de listeriosis y dar traslado de las mismas al Juzgado de Instrucción número 10 de la capital andaluza que ya había abierto diligencias a raíz de reclamaciones presentadas por particulares afectados.

El 21 de agosto, el ministerio público recibió una primera denuncia de la Junta contra Comercial Martínez León sobre la comercialización de carne mechada de Magrudis por esa empresa sin etiquetar. El 29 llegó otra, también firmada por el Gobierno andaluz, contra Magrudis por obstrucción de la actividad inspectora, tras detectar que había productos, en concreto dos tipos de chorizo y morcilla, que no se incluían en su lista de elaborados que distribuía. El 30 se registró la del Ayuntamiento de Sevilla, también contra Magrudis por su segunda línea de productos no declarada.

La Fiscalía Superior de Andalucía mantiene abierta la investigación del brote que inició a petición de la Asociación Defensor del Paciente y de la Asociación Justicia por la Sanidad, impulsada por el médico Jesús Candel, Spiriman.

Con el protocolo se busca reducir el riego de pérdida del feto en las embarazadas asintomáticas que han comido carne mechada de Magrudis y es a ellas a quien va exclusivamente dirigido. Los médicos irán llamando a sus pacientes y a aquellas que hayan comido ese producto se les dará cita presencial. A partir de un algoritmo que se ha desarrollado se les explicará las ventajas del tratamiento con antibióticos. "El tiempo nos dirá si el protocolo produce beneficios clínicos, pero los resultados obtenidos hasta ahora nos permiten ser optimistas", ha recalcado Cisneros. Este nuevo procedimiento ha sido avalado por ocho sociedades científicas.

La listeria es un patógeno casi inocuo para la mayoría de personas sanas, pero que puede ser letal  para aquellas que tienen el sistema inmunológico debilitado y para bebés en gestación, como ha quedado patente en este brote que se ha cobrado la vida de tres personas y ha afectado a más de 200. La asociación de consumidores Facua ha informado, además, de otra persona que comió carne contaminada en febrero. 

La interrupción del embarazo de las mujeres gestantes es la consecuencia más común de la listeriosis en los primeros meses. Si el contagio se produce en el tercer trimestre, se eleva el riesgo de sufrir un parto prematuro y los bebés afectados pueden presentar encefalopatías, retraso mental y arrastrar graves secuelas neurológicas. Detectada a tiempo la infección, el tratamiento con antibióticos en la madre es altamente efectivo.

Durante la misma comparecencia, Cisneros ha informado de que la misma cepa de la bacteria detectada en los productos y en los análisis de superficie de Magrudis estaba circulando ya en marzo. Los técnicos lo han confirmado tras analizar en laboratorio las muestras de enfermos aisladas entonces. Esta información se ha obtenido a partir del primer informe de tipificación molecular de la cepa del brote que remitió el Centro Nacional de Microbiología del Instituto Carlos III a la Junta de Andalucía el pasado  2 de septiembre.

El Instituto Carlos III recibió 47 muestras aisladas de diferentes periodos, 38 de las cuales eran muestras clínicas de pacientes; ocho, muestras de carne mechada de Magrudis y una de una superficie de la fábrica. De ellas 34 —entre las que se encuentran las tomas de pacientes y todas las relacionadas con Magrudis— son idénticas molecularmente y constatan que forman parte del mismo brote con origen en la carne La Mechá. Entre ellas hay dos muestras tomadas de dos pacientes en el mes de marzo y que también son exactamente iguales que la cepa origen del brote actual. "Se trata de una cepa que en marzo estaba en aislamiento [no provocó ningún brote]" y posteriormente derivó en un cúmulo de casos, ha explicado Cisneros, quien no ha querido vincular los casos de marzo con la cárnica sevillana. "Esto no nos indica el origen del brote, sino que nos va a ayudar a determinar en qué momento se originó", ha insistido.

Para José Juan Rodríguez, profesor titular de Nutrición y Bromatología por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Seguridad Alimentaria, que se haya constatado que había una cepa idéntica a la de la carne de Magrudis en marzo es indicativo de que "o la empresa no hacía controles o no hacía caso de lo que los controles le indicaban". Rodríguez recuerda que la cantidad máxima de listeria admitida en un producto es de 100 bacterias por gramo —en las muestras del brote que se enviaron a la Comisión Europea la presencia era de 15.000 por gramo—. "Si en marzo ya estaba a niveles suficientes como para provocar listeriosis es porque llevaba desarrollándose tiempo atrás, probablemente un año antes. Cuando los análisis detectan listeria en una planta hay margen para actuar. Este caso evidencia que o no se hicieron los controles para hallarla o si se realizaron, no se hizo nada al respecto", insiste.

En el caso del nuevo aborto, producido antes de la semana 22 y en un centro de Málaga, se sabe que la mujer comió carne mechada contaminada y ahora se está pendiente de resultados microbiológicos El portavoz del grupo de seguimiento ha informado de un nuevo caso en un niño con cáncer, que se está analizando para determinar si pertenece a la misma cepa. Con este caso, el número de afectados asciende a 205 en Andalucía. El número de hospitalizados en la región es de 46, de los que 14 son embarazadas, dos menos que el martes. Dos pacientes siguen ingresados en la UCI.

La Junta ha reconocido en un documento oficial el riesgo de que se produzca contaminación cruzada. Lo ha hecho en una actualización de las instrucciones clínicas para actuar ante casos de listerioisis, que empezó a distribuir entre los profesionales del Servicio Andaluz de Salud el pasado 19 de agosto. En el criterio epidemiológico se indica: "consumo de productos elaborados por la empresa Magrudis S. L. o evidencias de contaminación cruzada". Hasta ahora Cisneros había insistido en que no existía ese riesgo y que solo acudieran al hospital quienes habían comido carne mechada. El viernes pasado, en su comparecencia en el Parlamento andaluz también aludió a esa posibilidad.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >