Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudad de México registra una nueva denuncia contra un policía por violación en un edificio público

El supuesto abuso cuestiona la estrategia contra la violencia de género de la alcaldesa de la capital mexicana

Un día después de que Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la Ciudad de México, presentara su plan de acción para atender la violencia contra las mujeres en la capital mexicana, la Procuraduría General de Justicia de la megalópolis informó de que abrió una investigación contra un policía que es señalado de abusar a una mujer que había acudido a una oficina del ministerio público a interponer una denuncia. Este es el cuarto caso, en dos meses, en los que han sido señalados por abusos sexuales oficiales de la Policía de una ciudad donde las mujeres han demostrado su hartazgo por la violencia que sufren, a través de manifestaciones que han sido señaladas como provocación por las autoridades.

Pintas contra la violencia machista en el Ángel de la Independencia de la Ciudad de México.
Pintas contra la violencia machista en el Ángel de la Independencia de la Ciudad de México. CUARTOSCURO

El hecho ocurrió el pasado martes en una agencia del ministerio público localizada en la alcaldía Cuauhtémoc, en el centro de la ciudad. Una mujer acudió hasta la instancia para interponer una denuncia por amenazas. La mujer declaró que un policía de la institución la detuvo cuando salía del edificio, la encerró en un baño, la golpeó y abusó sexualmente, además de amenazarla si lo denunciaba. Ella, sin embargo, alertó a otros policías del local, que la atendieron de inmediato. La PGJCDMX confirmó la denuncia este jueves e informó de que el oficial fue detenido y trasladado a un centro de reclusión y puesto a disposición del ministerio público. “Es un policía de tropa. Está siendo procesado y será presentado con un juez de control”, dijo Jesús Orta Martínez, secretario de Seguridad Ciudadana de la capital. “La Procuraduría lo está imputando por violación. Tenemos el compromiso de que se llegue a hasta las últimas consecuencias”, agregó.

Este nuevo caso de violencia policial se da después de que una adolescente de 17 años denunciara ante la Fiscalía de Delitos Sexuales que al menos cuatro policías abusaron de ella la madrugada del 3 de agosto cuando regresaba de una fiesta, en la colonia San Sebastián, en la alcaldía de Azcapotzalco, al norte de la ciudad. A mediados de agosto otro oficial fue acusado de haber violado a una adolescente de 16 años en la sede del Museo de Archivo de la Fotografía, localizado en el Centro Histórico. Otros dos policías fueron detenidos a mediados de julio acusados de violar a una indigente en un hotel de la céntrica colonia Tabacalera. Estos hechos han indignado a las agrupaciones feministas, que exigen el fin de los abusos contra las mujeres. El enojo se tradujo en dos manifestaciones organizadas en la ciudad, en las que se registraron daños a las sedes de instituciones públicas y se hicieron pintas en monumentos, incluido el Ángel de la Independencia que se erige sobre el Paseo de la Reforma y es el emblema de la Ciudad de México. La jefa de Gobierno de la Ciudad, Claudia Sheinbaum calificó de “provocación” la protestas, mientras que los medios mexicanos destacaron lo que denominaron como “vandalismo” en las manifestaciones.

Las protestas, sin embargo, lograron abrir un amplio debate sobre la violencia de género en un país donde son asesinadas 10 mujeres al día. La presión de las mujeres llevó a Sheinbaum a presentar el miércoles un plan de acción “inmediata” para atender la violencia de género en la capital. Anunció que desde el Gobierno local promueve mesas de trabajo, talleres y foros para establecer “una agenda integral de prevención, atención y sanciones” de estos delitos. Además, se pondrá en función un “botón de auxilio” vinculado al servicio de transporte público, se fortalecerán los espacios para mujeres en vagones de Metro, Metrobús y autobuses y habrá más iluminación y “entornos seguros” en las estaciones del metro de la ciudad. Habrá, según el mismo plan, más iluminación en aceras y más cámaras de seguridad, así como nuevas agencias del ministerio público para atención a mujeres y formación a policías y oficiales públicos. Lo que más ha generado atención, sin embargo, es la creación de un banco de ADN que estaría disponible en septiembre.

“Una desigualdad histórica en nuestra ciudad es la que vivimos las mujeres”, reconoció la alcaldesa. “Como jefa de gobierno tengo la responsabilidad de escuchar y generar todas las políticas que sean necesarias para alcanzar la erradicación de la violencia contra las mujeres”. Está por verse si estas medidas contribuyen a reducir la violencia hacia las mujeres en una ciudad que está entre las localidades más violentas para ellas del país norteamericano, donde se han registrado 26 feminicidios entre enero y julio, según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información