Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las escuchas del ‘caso iDental’: “Hay que venderles la moto”

Las investigaciones policiales concluyen que la trama nunca quiso reflotar las sociedades

Registro de la sede de iDental en Rivas (Madrid) en septiembre de 2018.
Registro de la sede de iDental en Rivas (Madrid) en septiembre de 2018. EFE

La llamada se produjo a la una de la tarde del pasado 26 de septiembre, apenas dos semanas antes de que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional activara la primera macrooperación para desmontar la trama de iDental, que ofrecía tratamientos odontológicos low cost a personas con escasos recursos y captaba fondos derivados de la financiación de esos tratamientos. Luis Sans, que había liderado la adquisición del grupo mediante Weston Hill y que quería presuntamente repetir la macroestafa bajo el sello de la sociedad Institutos Odontológicos Asociados (IOA), telefonea a Enrique Gumiel, uno de sus hombres de confianza. Buscaban acreedores para la supuesta apertura de 80 nuevas clínicas y, por fin, tenían una comida con un director comercial de Bankinter: "Hay que venderles la moto", advierte Sans a su interlocutor, según recogen las escuchas policiales y explican fuentes cercanas a la investigación. Todo apunta a que querían timarlos, según han concluido los agentes.

En ese momento, la UDEF ya cercaba al entramado. Apenas unos meses antes, iDental había colapsado por las deudas con los proveedores —dejando sin tratamientos a decenas de miles de pacientes y con impagos a cientos de trabajadores y proveedores— y la Policía aceleraba las pesquisas ante la posibilidad de que los sospechosos declararan también el concurso de acreedores de IOA: "Con la alarma social que hubiera ocasionado por un nuevo cierre de una misma empresa del sector y el consiguiente perjuicio a pacientes, empleados, proveedores e inversores".

Los investigadores intervinieron los teléfonos de varios implicados y comenzaron a tirar del hilo para perfilar el modelo de presunta estafa que habían diseñado. Las escuchas les permitieron averiguar cómo buscaban fondos millonarios de prestamistas para después desviarlos presuntamente a sus cuentas, y comprar con ellos viviendas y bienes de lujo. "El objetivo de Sans es captar financiación dando una apariencia de gran inversor" y de "solvencia en los negocios", advierten fuentes cercanas a las pesquisas.

Cuando se buscan acreedores hay que ofrecerles "un cebo", le llega a decir Sans a Gumiel, su supuesta mano derecha y al que un testigo bautizó como El papá de iDental, porque dirigía supuestamente al resto de empleados en ausencia de los dueños. Toda una "estrategia de engaño" —que suponía, por ejemplo, asegurar que en 2019 iban a exportar el modelo de negocio a Florida  (EE UU)— que resultaba fundamental, según los agentes, porque servía para inflar los proyectos y solicitar inversión por encima de las necesidades reales, basadas además en datos e informes "falsos" que exhibían para ello a sus inversores. Entonces, una vez conseguido el dinero, solo se destinaban los fondos justos a ese fin y el sobrante se desviaba a otros proyectos o a sus cuentas. Y así "descapitalizaban" las compañías, según las pesquisas.

"El dinero se ha ido"

Las escuchas dejan más frases bajo sospecha. "El dinero se ha ido, se ha gastado, ya está, no vamos a dar explicaciones, ¿sabes?", comenta Sans con otro de sus socios sobre cómo deben responder a las preguntas de los acreedores respecto a dónde está el dinero que invirtieron. También, se autodefinen como "más de navaja" a la hora de calificar su agresividad al hacer negocios.

La UDEF ha puesto el punto de mira en 54 millones de euros que Bankia dio en préstamos a otras empresas del grupo dominado por Sans, y en otros 38,4 millones que dos compañías (Ares Management Limitex y Lendix España) aportaron para la supuesta expansión comercial que iba a emprender el IOA. Un dinero que no se habría utilizado para ello, según la UDEF, ya la trama solo buscaba su "enriquecimiento" personal e iba a repetir la macroestafa de iDental. Es decir, llevar a concurso una sociedad y que la empresa no tenga ni patrimonio ni activos para responder a sus deudas, "ni tan siquiera para continuar su actividad".

Porque Sans no buscaba "reflotar la empresa", sino obtener un beneficio a costa de sus acreedores. "No fue nunca la intención de los investigados destinar íntegramente la inversión de 35 millones de Ares a la apertura de clínicas", según fuentes cercanas a las pesquisas.

José de la Mata, juez de la Audiencia Nacional, envió el pasado octubre a Sans y a Enrique Gumiel a prisión provisional. Aunque, el segundo ya quedó en libertad, según fuentes penitenciarias. 

Los 31 sospechosos señalados por la policía

  • Castañer y García Pellicer. Vicente Castañer y Antonio García Pellicer son los dos fundadores de iDental, una trama que ofrecía tratamientos odontológicos a personas de escasos recursos y que se financiaban con créditos de entidades bancarias. Una "estafa piramidal", según el juez, que usaron para desviar fondos a sus cuentas. 
  • Lina S. y Beatriz M. Son las parejas respectivas de Castañer y Pellicer, que habrían colaborado para el desvío de dinero. 
  • Sans y los hermanos Garrido. Según la policía, Luis Sans y José María Garrido diseñaron otro entramado societario para crear empresas —utilizando testaferros— o comprar otras para atraer fondos de acreedores y desviarlos a sus cuentas. Tras el colapso de iDental, la adquieren para hacer lo mismo. Juan Garrido también era "beneficiario" de esta supuesta macroestafa, y aparece como socio y administrador único de Weston Hill. 
  • María Teresa B. Esposa de José Garrido, y también se benefició del entramado, según la UDEF. 
  • Jorge Puga y María A. Puga era el presunto enlace de Sans y José Garrido en Bankia, donde era director de análisis de riesgo y facilitó la concesión supuestamente de 54 millones en créditos. María A. es la mujer de Puga y, según las pesquisas, participó en la trama a través de la constitución de varias empresas, una de ellas para recibir fondos. 
  • María del Rosario Moles. Abogada de Sans y, según la Policía, persona de su total confianza. Supuestamente, gracias a sus conocimientos del terreno penal y administrativo, proporcionó medios y herramientas a la trama para cometer sus delitos. 
  • Bagur y Bejarano. Los agentes señalan que Jaime Bagur y Domingo Bejarano participan en la trama como “personas interpuestas” en las sociedades investigadas. Ejercen como administradores para "impedir la trazabilidad de la responsabilidad".
  • Gloria Sans. Hermana de Luis Sans. La UDEF dice que participa en la gestión del grupo como responsable de recursos humanos y de la contabilidad de IOA, así como del personal de iDental.
  • Enrique Gumiel. Trabajaba en iDental en la etapa de Castañer y Pellicer, y después se convierte en hombre de confianza de Sans. 
  • Los Marín y Rivera. Raquel Marín es la pareja de Luis Sans y participa supuestamente en operaciones de la trama. Su hermano Jorge y su madre Dolores Rivera ejercen supuestamente también como "personas interpuestas".
  • Testaferros. La trama utiliza, además, 13 testaferros y apoderados para presuntamente ocultar su rastro. "Oye, me acaba de llamar un testaferro de Luis", comentan los hermanos Garrido en unas escuchas.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información