Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lecciones para exportar del 8 de Marzo

Bélgica y Suiza se plantean unirse a la huelga feminista este año

Reunión de en Madrid el pasado febrero.
Reunión de en Madrid el pasado febrero.

A Isabel Cadenas se le ponen los pelos de punta al recordarlo. Le preguntó a Gudrun Jonsdotir, participante de la primera huelga feminista de Islandia en 1975, qué consejo daría a las mujeres españolas. “Muchos me preguntan cómo lo hicimos y siempre dicen que en sus países no se podría. Y yo les respondo: ¿cómo sabes si es imposible si nunca lo intentaste?”. Y eso, más o menos, es lo que ahora aconseja Isabel Cadenas: “Si me preguntan, diría que no hay nada que perder, que trabajen como si fuese posible aunque piensen que es imposible”.

Cadenas es una de las integrantes de la Comisión 8-M de Madrid, uno de los grupos que impulsó la huelga feminista de España de 2018 —un paro que apelaba solo a las mujeres para que no acudieran a trabajar, aparcaran los cuidados, dejaran las clases y no consumieran—. Las imágenes de las manifestaciones multitudinarias alcanzaron los medios internacionales. Las españolas se inspiraron en el paro internacional de mujeres convocado el año antes en Argentina y Polonia. Y son la inspiración de otras este año.

Distintas integrantes de la comision han viajado a lo largo de estos 12 meses por Portugal, Serbia, Francia, Alemania, Grecia, Turquía o Bélgica para encontrarse con activistas de otros países y contar la experiencia española. “Lo que más nos preguntan son cuestiones de organización interna”, señala Cadenas.

En febrero, un grupo de activistas de Brasil, Marruecos, Argentina o Italia se encontraron en Madrid para “pensar cómo construir el internacionalismo feminista, explica Cadenas: “La sorpresa fue que nos dimos cuenta de que ese espíritu internacional ya era un grito global”.

La piscóloga y activista brasileña Lucien Lacerda explicaba esos días en Madrid que había venido a intercambiar experiencias con España. “Queremos debatir qué hacer con el machismo, contra el sexismo, hablar para todas las mujeres”. Tanto en Brasil como en Italia, desde donde viajó Tatiana Montella, del colectivo feminista Degender Communia, gobiernan partidos de ultraderecha que amenazan los derechos de la mujeres.

Las italianas convocan un paro en 2017, pero “no con la repercusión de Argentina o España”, señalaba, sorprendida por la amplia presencia de las mujeres inmigrantes en las protestas y la movilización española.

Mujeres de otros puntos de Europa como Bélgica o Suiza se plantean hacer huelga feminista este 2019. Las suizas la harán con fecha propia, replicando unaprotesta contra la discrimunación sexual, laboral y familiar que convocaron el 14 de junio de 1991. En Berlín, la repercusión española también se se ha dejado notar.

El día de la mujer será a partir de ahora festivo en la capital alemana, según aprobó el Parlamento regional en febrero. Mientras, algunas organizaciones feministas estudian ir a la huelga, inspiradas por al experiencia española. “Todos tenemos la mirada puesta en España”, explica por teléfono Kerstin Wolter, una de las impulsoras de la huelga en Alemania.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información