Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno lleva a un ecologista antinuclear al Consejo de Seguridad Nuclear

El PSOE recuperará el control de este órgano clave para el futuro de las centrales en España

Central nuclear de Almaráz, en Cáceres.
Central nuclear de Almaráz, en Cáceres.

El Gobierno ha decidido renovar en el último minuto el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), un órgano que en los últimos años ha estado dominado por el PP y envuelto en polémicas. El Consejo de Ministros ha acordado este viernes proponer el nombramiento de cuatro nuevos consejeros y consejeras del CSN. Tres de los nombres son a propuesta del PSOE y uno a propuesta de Podemos. Los socialistas recuperan así el control de un órgano fundamental para el futuro de la energía nuclear en España.

En el listado de los nombres propuestos figura un miembro de Ecologistas en Acción y referente del movimiento antinuclear, Francisco Castejón, la persona que había propuesto Podemos durante la negociación. Las otras tres personas son la catedrática de física atómica Elvira Romera Gutiérrez, la portavoz de energía en el Congreso del PSOE, Pilar Lucio Carrasco, y el ingeniero industrial Josep María Serena i Sender. Castejón, además de ecologista, es doctor en Física y miembro del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat). "Seré neutral y transparente", ha señalado tras conocerse la propuesta de su nombramiento.

El PSOE había intentado pactar con el PP la renovación del consejo del CSN, el máximo órgano de decisión, que cuenta con cinco miembros. Pero no lo ha logrado y ha decidido proponer estos cuatro nombres. Cuando se culmine el proceso, de los cinco miembros del consejo tres estarán ahí a propuesta del PSOE, uno de Podemos y otro del PP, Javier Díes Llovera, cuyo mandato continúa y no está afectado por esta renovación.

El portavoz del PP en asunto de Energía, Guillermo Mariscal, se ha desmarcado este viernes de estos nombramientos. Y, en declaraciones a Europa Press, ha señalado que la lista de nombres supone un grupo "claramente sesgado" y "prejuicioso" en materia de energía nuclear.

La propuesta de nombramientos debe pasar ahora por el Congreso, en concreto, por la Comisión para la Transición Ecológica. Esta debe votar cada nombramiento y se considerará aceptada si tres quintos de los miembros de esa comisión votan a favor. En todo caso, aunque no consigan los votos, el Consejo de Ministros podrá nombrarlos igualmente. Las fuentes parlamentarias consultadas aseguran que, aunque ajustados, los plazos para culminar el proceso de nombramientos son suficientes.  

El período de permanencia en el cargo será de seis años, y solo se puede optar a un segundo período de seis años. La renovación se produce después de que cuatro de los cinco miembros del CSN hayan cumplido el máximo de tiempo permitido en esta institución.

Este es un órgano clave en el sector nuclear. Debe, por ejemplo, analizar las prórrogas que piden las centrales nucleares para seguir operando. En su mano está también el análisis del Almacén Temporal Centralizado (ATC) para residuos nucleares o la polémica mina de uranio de Salamanca. En los últimos años, bajo el control del PP, ha sido un foco de polémicas al adoptar algunas decisiones controvertidas, como dar una primera autorización al emplazamiento del ATC a pesar de existir algunas dudas técnicas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >