Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Unicef pide 1,8 millones de euros para frenar el Ébola en África occidental

Servirán para proporcionar desinfectantes, medicamentos y apoyo a las comunicaciones en los países vecinos a Guinea, donde apareció el brote original

Empleados del puesto de control sanitario en el aeropuerto de Conakry (Guinea) realizan pruebas a pasajeros antes de que salgan del país.
Empleados del puesto de control sanitario en el aeropuerto de Conakry (Guinea) realizan pruebas a pasajeros antes de que salgan del país. AFP

Unicef ha pedido este viernes a la comunidad internacional 1,8 millones de euros (2,5 millones de dólares) para combatir la epidemia de Ébola que ha provocado más de 100 muertos en Guinea y Liberia. El objetivo es impedir que la enfermedad se propague a países vecinos en África occidental.

Según la organización internacional, se necesitan 800.000 euros para afrontar la situación en Guinea y más de 900.000 para evitar la llegada del virus, que no tiene vacuna ni tratamiento, a los países vecinos. El dinero se utilizará para proporcionar a los trabajadores desinfectantes, medicamentos esenciales, equipos básicos y apoyo a las comunicaciones en Guinea y sus vecinos: Liberia, Sierra Leona, Senegal, Guinea Bissau, Costa de Marfil y Malí.

Estamos en una carrera contrarreloj

Guido Borghese, asesor de Unicef en África occidental y central

En Guinea, Unicef ha distribuido 77.400 botellas de cloro líquido, utilizado como desinfectante, más de 300.000 jabones, 150.000 pares de guantes, 670 pulverizadores y 1.650 kilogramos de hipoclorito de calcio, otro desinfectante, para combatir la epidemia. También ha enviado equipos de prevención médica a Sierra Leona, Costa de Marfil, Senegal y Malí.

"Estamos en una carrera contrarreloj para evitar que el virus se extienda", explica Guido Borghese, asesor de Unicef para el desarrollo infantil en África occidental y central, en el comunicado difundido por la agencia internacional. "La mayor parte de la gente en esta parte del mundo nunca había oído hablar del virus del Ébola". Los brotes hasta ahora se habían dado en la zona este del continente; la primera cepa surgió en la actual República Democrática del Congo (antes Zaire) en 1976. "En este contexto, los rumores infundados se han extendido rápidamente. Es más fundamental que nunca que las familias estén provistas de los recursos adecuados y la información precisa para protegerse, y para evitar malentendidos peligrosos", añade Borghese.

La enfermedad ha matado a 111 personas en Guinea y Liberia, y hay 178 casos sospechosos, según la organización internacional.

Más información