Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La terapia genética logra un gran avance en la lucha contra la leucemia

Según seis estudios, este tratamiento trasforma las células de la sangre del paciente en “soldados” que atacan el cáncer

Un enfermo con leucemia habla con su médico.
Un enfermo con leucemia habla con su médico.

Un avance sin precedentes en la lucha contra la leucemia y otros cánceres de sangre. Gracias a la terapia genética, investigadores estadounidenses han conseguido transformar las células sanguíneas de pacientes en "soldados" que buscan, luchan y destruyen la enfermedad, según informa AP. "Es realmente maravilloso", ha dicho Janis Abkowitz, jefa de hematología del Hospital de la Universidad de Washington (Seattle) a la misma agencia, "puedes coger una célula que pertenece al propio enfermo y convertirla en un agente que ataca las células tumorales", ha añadido.

La técnica se ha experimentado en pacientes con un tipo de leucemia determinado y que, tras años de terapia, siguen libres de enfermedad. Hasta el momento, seis grupos de científicos en Estados Unidos han probado este tratamiento en 120 pacientes con cáncer de la sangre o de médula espinal, con "resultados sorprendentes". Los expertos han asegurado que este avance tiene el "potencial de convertirse en el primer tratamiento genético en aprobarse en EE UU y en el resto del mundo". Solo uno está aprobado y es en Europa, que trata una enfermedad rara metabólica, informa la agencia.

El tratamiento consiste en filtrar la sangre de los pacientes de forma que se extraigan millones de glóbulos blancos, los llamados células T, para ser alterados en laboratorio con el fin de que contengan un gen que luche contra el cáncer. Una vez ejecutado, tras tres días, la sangre se repone mediante transfusiones.

Se estima que este 2013 se diagnosticaron en EE UU 49.000 nuevos casos de leucemia, enfermedad maligna de la médula ósea que provoca el aumento descontrolado de leucocitos (glóbulos blancos), unos 70.000 de linfoma no Hodgkin -cáncer que surge en los linfocitos, un tipo de glóbulo blanco de la sangre- y 22.000 de mieloma -tipo de tumor maligno de la médula ósea-.

Según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), la leucemia y el linfoma no Hodgkin se encuentran entre los 10 cánceres más comunes entre los varones estadounidenses, y este último es también muy común entre las mujeres, según los últimos datos recogidos en 2010.

Muchos enfermos que padecen algún tipo cáncer de la sangre consiguen superarlo con quimioterapia o gracias a un trasplante de médula; este tipo de intervención conlleva su riesgo y no siempre se encuentra un donante. Hasta el momento, los pacientes que han recibido este tipo de terapia tenían un riesgo real de morir porque otros tratamientos habían fallado. Algunos, incluso, habían intentado varios trasplantes de médula ósea y hasta 10 tipos de quimioterapia, entre otros.

"Lo que estamos haciendo es darle al enfermo un medicamento vivo", ha explicado David Porter de la Universidad de Pensilvania y líder de uno de los seis estudios. Este centro educativo ya ha patentado su método y varias compañías farmacéuticas y empresas biotecnológicas están en pleno desarrollo de las técnicas.

Esta terapia es única e individual para cada paciente y su coste en EE UU es de unos 25.000 dólares. "Esto sigue siendo menos que muchos medicamentos que se usan para tratar estas enfermedades y, desde luego, mucho menos que un trasplante", añaden los expertos. "El tratamiento puede causar efectos secundarios -muy parecidos a los de la gripe-, pero estos deberían ser solo temporales y reversibles", agregan.

En una de las investigaciones, cinco adultos y 19 de los 22 niños que participaron con leucemia linfática tuvieron una remisión completa. Los resultados al completo y que incluyen pacientes con mieloma, linfoma y leucemia linfática crónica, serán publicados este próximo sábado en la Conferencia Anual de Hematólogos de EE UU que tendrá lugar en Nueva Orleans (Luisiana).