Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CSIC asigna a sus centros 30 millones para investigación

El dinero está destinado a hacer frente a los "gastos ineludibles de proyectos y contratos hasta final de año", según Lora-Tamayo

Tras la aprobación del Gobierno de un crédito extraordinario de 70 millones para el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el presidente de la institución Emilio Lora-Tamayo ha firmado hoy una resolución por la que se asigna un total de 30 millones para que los centros e institutos (unos 120) hagan frente a “los gastos ineludibles de los subprogramas de proyectos”. Esos 30 millones de euros “permitirán finalizar el ejercicio de 2013 garantizando la plena ejecución de los gastos ineludibles de los proyectos y contratos de investigación hasta final de año”, escribe Lora-Tamayo. No obstante, advierte que la distribución de ese dinero incluye el descuento de las cantidades que se han anticipado durante septiembre y octubre mediante la bolsa de contingencia establecida para hacer frente a pagos ineludibles de los grupos de investigación.

En la resolución, Lora-Tamayo hace un largo resumen de las actuaciones emprendidas por la presidencia del CSIC desde que, en julio del año pasado, ante la crítica situación económica de la institución, decidió establecer restricciones en el gasto que hacen los equipos científicos con cargo a los proyectos competitivos que obtienen en el Plan Estatal de I+D+i, los programas europeos, los contratos con empresas, patentes, etcétera…. De todos esos ingresos que los investigadores logran, el CSIC retiene un 21% y el resto lo administra cada grupo o laboratorio. A principios de julio pasado, Lora-Tamayo tomó la decisión sin precedentes de bloquear esos fondos y permitir exclusivamente un límite de gasto a cada centro y solo para los proyectos vigentes, lo que muchos denominaron “corralito” y denunciaron por la alteración radical que suponía del ritmo de trabajo de los investigadores, especialmente los de más alto nivel que tienen más proyectos y, por tanto, más remanentes.

Lora-Tamayo indica ahora que los institutos deberán elaborar sus previsiones de gastos por proyectos para lo que resta de 2013 “priorizando aquellos que sean ineludibles” y recalca que es la última dotación este año.

“La ‘cancelación de remanentes’ de las cuentas internas exigida por la resolución del 2 de julio", puntualiza ahora Lora-Tamayo en su resolución, “no ha supuesto una orden de apropiación de los saldos de esas cuentas internas, para afrontar los déficits de 2013 en adelante, sino una medida de asunción responsable de la realidad; un acto de declaración, certificación, reconocimiento y regularización de una realidad contable consistente en que una parte de los fondos obtenidos por el CSIC a través de sus grupos de investigación para el desarrollo de proyectos y contratos había sido utilizada para compensar el déficit crónico que esta Agencia había sufrido aña a año desde 2009”.

Sin embargo, para muchos investigadores que han visto cómo quedaban inmovilizados los remanentes de proyectos y contratos anteriores a 2012, un margen que les permite hacer frente a menudo a los retrasos de pagos y aplazamientos de convocatorias sin alterar su calendario de trabajo. Y aún sigue la incógnita para muchos acerca de si los recuperarán y cuando. Una portavoz del CSIC responde respecto a este punto: “Esta situación se produjo al financiar con recursos propios unos programas que no tenían dotación presupuestaria específica, como son los Equipa [infraestructuras y equipamiento] y los JAE [contratos de personal]. Cuando se generen nuevos recursos que no queden afectados a proyectos, se podrán distribuir en base a criterios de calidad, excelencia, pertinencia y, obviamente, a la información o reseña histórica de los recursos empleados en esos programas”.

Reducción masiva de plantillas de jóvenes

Reducción masiva de plantillas de jóvenes

Los presupuestos de I+D para 2014, con un incremento del 1,3% respecto a 2013, suponen “menos dinero, reducción masiva de las plantillas de jóvenes investigadores y técnicos que desaparecen del sistema al término de sus contratos, laboratorios desiertos, tasas de reposición del 10% que ni siquiera se cumplen, convocatorias eternamente aplazadas cuando no anuladas, universidades y organismos públicos de investigación en estado de hibernación, y el CDTI [Centro para el Desarrollo Tecnológico Industria] congelado”, destaca el análisis del presupuesto para el año que viene realizado por la sección sindical de CCOO en el CSIC. Al comparar las cantidades reflejadas en los presupuestos de 2013 y 2014, CC OO recuerda que a la cantidad total de la I+D civil correspondiente a este año (sobre la que se calcula el aumento del 1,3%) hay que añadir los dos créditos extraordinarios aprobados por el Gobierno por un importe total de 174 millones, imprescindibles, en su mayor parte, para evitar la quiebra técnica del CSIC (95 millones).

En cuanto a los presupuestos del CSIC (600.000 euros para 2014), CCOO señala que “son presupuestos austeros que no permiten crecer en condiciones, pero alivian la presión a la que estaba sometida la institución y sus institutos”. Hace hincapié el análisis el capítulo de personal, señalando que el CSIC ha perdido 1.200 personas en 2012, otras 1100 desaparecerán a lo largo de 2013 y una cantidad similar, en 2014. Esto significa que la plantilla se habrá reducido en casi el 20% en solo dos años, señala el sindicato.

CCOO advierte que, la eliminación del déficit estructural que se arrastraba desde 2009 con los 95 millones de créditos extraordinarios del Gobierno es una “muy buena noticia desde el punto de vista de la gestión económica”, pero advierte que “el problema fundamental de la institución sigue siendo “la sangría continuada de personal”.