Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cebrián: “Más que nunca hace falta periodistas capaces de criticar al poder”

El presidente de EL PAÍS recuerda la figura de Manuel Aznar porque “en la dictadura también hubo buenos profesionales”

Juan Luis Cebrián, en la entrega de los premios Ortega.
Juan Luis Cebrián, en la entrega de los premios Ortega.

Esta es una fiesta de los periodistas y para los periodistas. Así concibe Juan Luis Cebrián, presidente de EL PAÍS, la ceremonia de entrega de los Premios Ortega y Gasset que otorga este diario a los mejores trabajos periodísticos publicados en español. El buen hacer de los profesionales es ahora más necesario que nunca cuando “el futuro de los periódicos está en entredicho” pero no el de los periodistas, ha afirmado Cebrián después de retrotraerse a distintas etapas de la historia de España y a algunos de los profesionales del periodismo más reputados. Por ejemplo, Manuel Aznar, abuelo del expresidente del Gobierno José María Aznar. Este dirigió un periódico en Cuba con el nombre de El País y ya en España “don Manuel Aznar acabó siendo un franquista convencido, después de que el franquismo le condenara a muerte y, en efecto, acabó adulando a Franco”. Ha querido Cebrián recordar los personajes de la época de la República con los que se relacionó e hizo amistad Aznar, entre ellos Azaña, Indalecio Prieto, Ortega y Gasset, además de hacer hueco en su periódico a lo más granado de la Generación del 98 y posterior.

“Paradójicamente, el apellido Aznar tiene vinculación con los Ortega y Gasset”, ha señalado, toda vez que en el periódico de Aznar escribía José Ortega y Gasset.

Sobre esta semblanza del Aznar periodista del siglo pasado planeaba el Aznar político, presidente del Gobierno de España entre 1996 y 2004. “Don Manuel Aznar defendió la necesidad de los periódicos para promover la restauración democrática; también hubo buenos periodistas en la dictadura y ha habido malos gobernantes en la democracia. Esta no es una condición para que haya buenos gobernantes”. Así ha concluido su cita a los Aznar cuando todavía están muy vivas las duras apreciaciones de José María Aznar sobre EL PAÍS, al que atribuyó animadversión hacia él e intentos de perjudicarle en su andadura hacia La Moncloa. Más que nunca hacen falta “periodistas rigurosos, que piensen en los ciudadanos, capaces de analizar y ejercer la crítica frente a la presión del poder”. Así ha cerrado Cebrián la ceremonia de entrega de los Premios Ortega y Gasset 2013, ideados hace 30 años para premiar el trabajo de los periodistas y en pro de las libertades.

Más información