Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hemisferio Sur perderá el telescopio de vigilancia antimeteoritos

La Universidad de Australia tiene que decidir antes de julio si sigue financiando el proyecto

Telescopio en Australia para observar meteoritos.
Telescopio en Australia para observar meteoritos.

El Hemisferio Sur se va a quedar sin sistema de vigilancia antimeteoritos (técnicamente, los NEO, siglas en inglés de Near Earth Objects, objetos cercanos a la Tierra). Esta tarea es realizada actualmente por el Observatorio Siding Spring de Australia, pero la falta de voluntad de la Universidad Nacional de Australia de seguir pagando los sueldos de los trabajadores puede dejar ciego al telescopio el próximo mes de julio. El observatorio es la pata austral de un programa que en el Norte cuenta con otros dos telescopios en EE UU que forman parte del programa de la NASA para detectar los cuerpos (asteroides, meteoritos) que se acercan mucho a la Tierra.

La catástrofe de Cheliábinsk de principios de marzo, cuando uno de estos objetos estalló cerca de la Tierra, causando una onda expansiva que reventó los cristales de la población siberiana y dejó más de 500 heridos, ha puesto los programas en entredicho. Los expertos estaban entonces pendientes de otro asteroide, pero como el que finalmente se acercó lo hizo de día no se pudo detectar a tiempo (aparte de que no está claro que se hubiera podido actuar contra él).

Michele Bannister, investigadora de la Universidad Nacional de Australia, ha dicho a la web SciDev.Net que “es poco probable que se otorguen los recursos necesarios, ya que históricamente el Gobierno australiano no ha mostrado interés en dar fondos para el telescopio”.

Problema importante

“Yo creo que es un problema importante, pero no sé si grave es la mejor palabra”, ha dicho por correo electrónico Ezequiel Treister, del departamento de Astronomía de la Universidad de Concepción, en Chile. “Como lo demostraron los recientes eventos en Rusia, es importante realizar un adecuado seguimiento de meteoritos desde ambos hemisferios, pues aunque la probabilidad de impacto sobre una ciudad es pequeña, los efectos pueden ser devastadores”, añadió.

Treister señala que si se cierra el telescopio aumentarán las probabilidades de que un objeto colisione con la Tierra sin que haya tiempo para avisar a la población. Los aparatos instalados del Hemisferio Norte no podrían sustituir por completo la labor del que se encuentra en el Sur y, aunque avisaran, no se llegaría a tiempo, por lo que medio planeta quedará desprotegido.