Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La UE estudia “sanciones ejemplares” por el fraude de la carne de caballo

El Parlamento Europeo debate medidas disuasorias para que estos delitos no sean rentables

Cartel que avisa de que no se vende caballo en una carnicería británica.
Cartel que avisa de que no se vende caballo en una carnicería británica. REUTERS

El Parlamento Europeo ha debatido esta mañana las medidas que deberían tomarse para evitar nuevos escándalos como el fraude de la carne de caballo vendida como ternera que afecta a la mayoría de los países de la UE. El comisario de Salud y Consumo de la UE, Tonio Borg, ha recordado que "no se trata de un problema de salud pública ni de seguridad alimentaria, sino un problema de etiquetado", pero que en todo caso propondrá "cambios necesarios en la legislación comunitaria" para que frenar este tipo de situaciones. Entre ellos, estudia implantar más controles en la cadena alimentaria, como inspecciones no anunciadas por parte de los gobiernos nacionales, y sanciones más elevadas, proporcionales a los beneficios que obtengan las empresas que violen las normas "para que no valga la pena cometer un delito".

El comisario ha confirmado que todos los Estados miembros de la UE están realizando pruebas de ADN en los productos de vacuno y caballo cuyos resultados se harán públicos "con el fin de recuperar la credibilidad de los consumidores". Además, ha subrayado que "cada vez más Estados miembros están pidiendo que se incluya el etiquetado de origen en los alimentos envasados", petición que la Comisión está estudiando y de la que estará elaborado un informe en otoño de 2013.

Tras la comparecencia de Borg, varios eurodiputados han intervenido para realizar propuestas. Richard Seeber, del grupo Popular Europeo (PPE), ha pedido una reflexión sobre "el sistema de control para que no sea rentable realizar estas prácticas". La socialista Linda McAvan, por su parte, ha apoyado la implantación del etiquetado de origen en envasados porque "los consumidores están sorprendidos de cómo la carne procede un país, se despieza en otro y se transforma en otro".

Chris Davies, eurodiputado liberal (ALDE), ha insistido en que deben implantarse sanciones a nivel comunitario. "¿Para qué tenemos la mejor legislación alimentaria si los Estados miembros no la ponen en práctica?", ha preguntado. También Carl Schlyter, del grupo de Los Verdes, ha pedido "multas más fuertes y graves" para que tengan efecto disuasorio. 

Muy crítico se ha mostrado el eurodiputado John Stuart Agnew, miembro del grupo Europa de la Libertad y de la Democracia (EDF), al señalar este escándalo como un "claro caso de incompetencia de la Unión Europea". A su juicio, los antiguos sistemas de control de determinados países de la UE habrían podido detectar la carne de caballo pero "el sistema implantado por la UE está abierto al fraude".

En el último turno de palabra, el comisario Borg ha reconocido que las autoridades de la UE "no pueden esconder la cabeza en la arena porque se ha mermado la confianza de los consumidores".

Más información