Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cita global en Washington contra la epidemia del VIH

La Conferencia del Sida explora aspectos económicos, sociales y sanitarios clave para luchar contra la enfermedad

Marcha del Sida en Washington.
Marcha del Sida en Washington. AP

La Conferencia Internacional del Sida AIDS 2012 abrió el domingo sus puertas en la ciudad de Washington ante una gran expectación por parte de médicos, especialistas, trabajadores del sector y activistas, que han acudido con la esperanza de encontrar el camino para erradicar definitivamente la epidemia. Las aproximadamente 21.000 personas que, según los organizadores, participarán hasta el próximo viernes 27 en el evento tratarán de aprender a “luchar contra el VIH juntos”, como reza el eslogan oficial y recordó Bertrand Audoin, director ejecutivo de la Sociedad Internacional de Sida (IAS, por sus siglas en inglés).

“La primera vez que Washington acogió esta conferencia fue en 1987, tres años después se hizo en San Francisco. Y hoy nos encontramos aquí con una situación totalmente nueva en comparación con entonces; ahora todos los viajeros portadores del VIH pueden entrar en este país y todo gracias a Barack Obama. Ahora podemos luchar todos contra esta enfermedad, unidos. Bienvenidos”, enfatizó Elly Katabira, presidente de la IAS y de este congreso, durante el acto de apertura.

“La historia nos ha enseñado mucho, sobre todo que la inversión en ciencia abre realmente camino contra la epidemia. Uno de nuestros objetivos debe ser eliminar el contagio perinatal, de madre a hijo”, dijo en rueda de prensa previa a la sesión de apertura Diana Havlir, investigadora del Instituto del Sida en San Francisco. Durante este mismo acto, una veintena de activistas en pro de los derechos de los trabajadores sexuales irrumpieron con pitidos y gritos: “Si no les ayuda a ellos, no queremos la ayuda. La ayuda es para todos”. “¿Por qué hacer este congreso en un país en el que dos de cada tres personas con VIH no son tratadas? ¿Por qué?”, preguntó un asistente indignado, sentado entre el público.

Necesitamos luchar contra el estigma, la criminalización, no se pueden perder esas perspectivas”, ha añadido Michel Sidibé, director de UNAIDS

“Fue muy importante para mí lograr que la prohibición de entrada a viajeros con VIH terminara en 2009, y ahora me parece igual de importante el haber presentado un proyecto de ley la semana pasada que protege a los trabajadores sexuales, a los transexuales y a aquellos que se inyectan droga. Es fundamental que sean parte de esta solución”, aclaró Barbara Lee, congresista demócrata. “Todavía hay demasiadas personas que se infectan y demasiada gente que no tiene acceso al tratamiento”. Ayer se celebró también una manifestación desde el monumento a George Washington para reclamar que todos los viajeros con VIH puedan moverse a cualquier país del mundo.

“Es muy importante para nosotros estar en Washington en un momento en el que podemos terminar con la epidemia para siempre. Necesitamos luchar contra el estigma, la criminalización, no se pueden perder esas perspectivas”, añadió Michel Sidibé, director de UNAIDS, la agencia de Naciones Unidas que lucha contra la enfermedad. Sidibé puntualizó la importancia de no olvidar la relación que existe entre el VIH y otras enfermedades como el cáncer de útero o la tuberculosis. “Tenemos la clave para que en cinco años haya por fin una generación libre de VIH y eso exige una obligación y trabajo arduo por parte de los distintos organismos involucrados, incluyendo la necesidad de invertir”.

La XIX Conferencia Internacional del Sida, que ha contado también con la asistencia del presidente sudafricano, Kgalema Motlanthe, y del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, ha dado comienzo a las seis de la tarde (medianoche en la España peninsular) con una serie de cortos sobre la problemática de la enfermedad: parejas gais, latinos o mujeres afroamericanas hablando sobre el tratamiento, el estigma o la criminalización. Vivencias personales que han mostrado la realidad de una enfermedad que sufren unos 33 millones de personas en el mundo –tan solo 10 tienen acceso al tratamiento-.

Sharon Stone ha intervenido para presentar el premio Elizabeth Taylor a los derechos humanos, en honor de la fallecida actriz, que dedicó parte de su vida a la lucha contra el sida. El galardón fue para dos hermanos, los doctores iraníes Kamiar y Arash Aralei, cuyo trabajo de prevención y tratamiento del sida y la drogadicción en Irán les llevó a tener centros en 67 ciudades del país y estar presentes en 57 prisiones, y provocó su polémico arresto en 2008 durante la Conferencia de Sida de México, acusados de conspirar contra su Gobierno. Kamiar pasó dos años y medio en prisión; su hermano, tres. “Tratar el sida no es un crimen”, ha sostenido Arash Aralei. “Como médico, me encanta ver cómo los distintos especialistas trabajan juntos para luchar contra esta enfermedad, porque la solución es un esfuerzo global de todos”.

A continuación, una serie de vídeos han mostrado la labor que se realiza día a día en Estados Unidos para luchar contra el sida. Desde San Francisco, donde sus programas educativos son pioneros, hasta Chicago, donde gracias a la Health Foundation of AIDS muchos enfermos sin hogar tienen acceso a tratamiento.

Estoy aquí para lanzar un desafío, debemos buscar todos el mismo Objetivo, la erradicación total de esta epidemia”, ha asegurado Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

Durante su discurso, el alcalde de Washington, Vincent Gray, ha agradecido la labor de todos los voluntarios y asociaciones que están ayudando a erradicar la infección del VIH en el Distrito de Columbia. “Esta enfermedad tiene mucho impacto en nuestra comunidad y debemos seguir trabajando duro. Ayer mismo se repartieron más de cinco millones de condones en toda la ciudad: en colegios, asociaciones, por las calles e incluso en las iglesias. Y ningún bebé ha nacido aquí infectado desde 2009”.

La Secretaria de Sanidad, Kathleen Sebelius, ha anunciado un nuevo plan estratégico basado en cuatro nuevas iniciativas para continuar con el esfuerzo estadounidense de lucha contra el sida. Por primera vez existirá una única solicitud de tratamiento para estos enfermos; desde el próximo 1 de septiembre, habrá un programa de ayuda denominado UCARE4LIFE, en el que los pacientes podrán resolver sus dudas; además, las farmacias elaboran un protocolo de actuación para conseguir que los portadores del VIH sean responsables con sus tratamientos. Y por último, se educará mejor a los profesionales de la salud.

“Estoy aquí para lanzar un desafío, debemos buscar todos el mismo Objetivo, la erradicación total de esta epidemia”, ha asegurado Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial. Durante los cinco días que durará el congreso, se hablará de cómo conseguir fondos, de los elementos de lucha que implican al VIH, de la existencia de nuevos fármacos -no solo para este virus sino también para la tuberculosis- y también de nuevos datos epidemiológicos.

“Me planto aquí ante vosotros porque tengo 24 años y vivo con el VIH, por ello, uno de los objetivos principales de los que se va a hablar en esta Conferencia es la necesidad de que los jóvenes y las mujeres tengan acceso a los servicios de salud, porque son ellos son los que pueden detener la epidemia”, ha sostenido Annah Sango, activista de la lucha contra el sida en Zimbawe. Sebelius ha sido la encargada de cerrar el evento.

Más información