Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
El debate nuclear

Al menos doce municipios optan al silo nuclear

Se trata de seis localidades de Castilla y León, tres de Castilla-La Mancha, una de Extremadura, una de la Comunidad Valenciana y otra de Cataluña

La proliferación de aspirantes a albergar el Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos radiactivos parece confirmar la predicción que hizo en septiembre pasado el ministro de Industria, Miguel Sebastián, de que habría "bofetadas" por acoger el silo. En las últimas horas, Zarra (Valencia), Melgar de Arriba, Santervás de Campos y Melgar de Abajo (Valladolid), y Torrubia de Soria (Soria), Villar del Pozo (Ciudad Real), Albalá (Cáceres), Santiuste de Sanjuan Bautista (Segovia) y Congosto de Valdivia (Palencia) se han sumado a la carrera por construir en su territorio el cementerio atómico, tras Yebra (Guadalajara), Ascó (Tarragona) y Villar de Cañas (Cuenca). Este viernes ha terminado el plazo para la presentación de las candidaturas. Industria tiene previsto anunciar el municipio elegido a finales de primavera o principios de verano.

Congosto de Valdivia, un municipio de 210 habitantes situado a 94 kilómetros de la capital palentina, ha sido el último en subirse al tren del ATC. Los cinco concejales del Ayuntamiento (tres del PP y dos del PSOE, incluido el alcalde) votaron ayer a favor de la candidatura, ha informado esta noche el regidor, Eduardo Vicente Villalba.

En Santiuste de Sanjuan Bautista, en Segovia, los tres concejales del PSOE y los tres del PP han apoyado la candidatura, y el único concejal independiente la ha rechazado, según el teniente de alcalde, Luis Mariano Gómez.

El Ayuntamiento de Albalá ha decidido esta tarde, en sesión plenaria extraordinaria, presentar su candidatura con el voto en contra del alcalde, Jesús Pascual (del grupo independente), y de los dos ediles del PP, y con los cuatro votos a favor del grupo independiente que gobierna el municipio. El alcalde, que ha anunciado que estudia renunciar al cargo, ha dicho que, con esta decisión, se anteponen los beneficios económicos que el ATC pueda reportar al municipio a la salud de la población. Sus cuatro compañeros del grupo de Gobierno, por contra, han votado a favor con el argumento de que el pueblo apoya la instalación de la planta y la generación de empleo que conllevaría.

También se han sumado a la competición en las últimas horas Villar del Pozo (Ciudad Real), Torrubia de Soria (Soria) y Santervás de Campos, Melgar de Arriba y Melgar de Abajo, tres pueblos colindantes de Valladolid.

El municipio de Villar del Pozo, que tiene un centenar de habitantes, está gobernado por el PP y se sitúa junto a las pistas del aeropuerto central de Ciudad Real, ha aprobado a primera hora de la tarde en un pleno presentar su candidatura. El alcalde, Felipe Puya, ha explicado a Efe que la decisión ha sido tomada por unanimidad (los cinco concejales son del PP) y que han optado por este proyecto para tratar de frenar el despoblamiento. El Ayuntamiento dispone de una parcela de 300 hectáreas de terreno municipal, que es la que han ofertado a Enresa, la empresa pública estatal encargada de la gestión de los residuos radiactivos. El alcalde cree que el ATC puede ser una fuente de ingresos para el pueblo y la comarca y que entre tantos municipios candidatos puede haber sorpresas. No obstante, considera "muy difícil" que Villar del Pozo sea elegido.

Santervás de Campos, de 137 habitantes, ha votado este viernes por la mañana en el pleno municipal a favor de la candidatura. En medio de un ambiente tenso, con sonoras protestas de quienes se oponen al almacén, el consistorio ha sacado adelante la candidatura. Tiene el apoyo del Gobierno autonómico, del PP, que a cambio de aceptar el almacén exige al Gobierno que prorrogue la licencia de la central de Garoña (Burgos), limitada a 2013 por decisión de José Luis Rodríguez Zapatero. En contra tiene su falta de experiencia nuclear.

A media mañana se ha confirmado la candidatura de Torrubia de Soria, una pequeña localidad de 80 habitantes situada a 37 kilómetros de la capital soriana, en la comarca de Somontano del Moncayo en dirección a Calatayud (Zaragoza). Convocados a un concejo abierto por la alcaldesa, María Ángeles Delso (PP), sus habitantes han aprobado sumarse a la carrera por el ATC, con 25 votos a favor y 11 en contra, sin ninguna abstención. Delso argumenta que el silo es "una oportunidad para un pueblo que vive de la agricultura y la ganadería, y que se va quedando despoblado y en el que hay muy pocos medios para la gente joven", según ha señalado por teléfono tras la votación. La idea de solicitar la instalación partió esta misma semana "de un vecino del pueblo" que ya tenía la información de Industria para solicitar el ATC, ha contado la alcaldesa. Reconoce que "todo comenzó siendo una broma pero se puede convertir en realidad".

La alcaldesa de Torrubia ha reconocido que la candidatura de Villar de Cañas (Cuenca) fue la que les hizo decidirse a presentarse. En caso de ser el municipio elegido por Industria, Torrubia ubicaría la instalación de residuos radiactivos en una zona llamada Polígono 18, donde sólo vive un vecino y que pertenece al pueblo pedáneo de Sahuquillo de Alcázar.

Al pueblo soriano le ha precedido a primera hora (8.30) Melgar de Arriba (235 vecinos censados, 150 residentes), cuyos cinco concejales (tres independientes y dos del PP) han votado la candidatura "por unanimidad", según su alcalde, Óscar Fernández Crespo, de Candidatura Independiente. "Hemos visto pasar el tren y nos hemos agarrado", sostiene. Quiere el silo para su pueblo porque puede ayudar a "resucitar la zona" y no exclusivamente por la "repercusión del dinero". Y sostiene que este tipo de instalaciones cumplen todas las garantías de seguridad. "El grupo independiente lo formamos gente joven y hemos decidido apostar por el almacén para dar un impulso a la zona", añade. Consecuentemente, apoyarán también la cercana candidatura de Santervás. De hecho, el alcalde no descarta unirse a su homólogo de Santervás, Santiago Baeza, para presentar una candidatura mixta.

Voto por sorpresa

Zarra votó este jueves por sorpresa, cuando el pleno del Ayuntamiento acordó presentar su candidatura. Se trata de un pequeño municipio de unos 500 habitantes en el interior de la provincia de Valencia y cercano a la central de Cofrentes. La propuesta de Zarra fue presentada como "moción de urgencia" por el alcalde, Juan José Rubio, del Partido Agrupación de Electores por Zarra, sin que nadie, excepto los concejales de su grupo, tuvieran noticia previa. El consistorio lo forman siete concejales, cuatro de la Agrupación de Electores, dos del PP y uno del PSOE, que no acudió a la votación. La candidatura fue aprobada por cuatro votos a favor -los tres de los ediles del grupo del alcalde y el del propio regidor- y el voto en contra de un edil del PP y la abstención del otro.

Este viernes se ha cerrado el plazo para que los ayuntamientos se postulen como candidatos. Fuentes de Industria consideran que el interés por el ATC se debe en parte a un efecto llamada que ha aumentado el interés de los municipios conforme iban apareciendo los primeros candidatos, por lo que entienden que, de prolongarse el plazo de aceptación, se habrían recibido más candidaturas. El Gobierno admitirá todas las candidaturas que los ayuntamientos registren públicamente hasta este viernes, aunque lleguen al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio unos días más tarde. El emplazamiento definitivo se anunciará a finales de primavera o principios del verano.

¿Qué supone ser el pueblo elegido para acoger el ATC?

La adjudicación del Almacén Temporal Centralizado, que recibirá los residuos radiactivos de las centrales nucleares españolas, y el centro tecnológico asociado supondrá una inversión de 700 millones de euros y 500 empleos. Además, el Consistorio del municipio donde se ubique percibirá seis millones al año de forma directa.

Hasta ahora, cada nuclear guarda sus propios residuos, pero la vuelta de los de Vandellòs I enviados a Francia tras el cierre de la planta en 1989, prevista para 2011, el cierre de Garoña y la saturación de las piscinas apremia la búsqueda de un emplazamiento.

El fracaso en la construcción de un único almacén nuclear implicaría que el Gobierno tendría que levantar un almacén en cada central y uno más complejo para los residuos de Vandellòs I. Eso supondría un coste de unos 1.000 millones de euros más que los 700 que cuesta el un almacén centralizado, según fuentes de Industria./ E. H.

Más información