Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los mártires de un mundo más 'verde'

El proyecto europeo de eliminación de sustancias químicas necesita investigar con 54 millones de animales de laboratorio

Más de 54 millones de animales de laboratorio (sobre todo ratas y ratones, pero también monos, cerdos o peces) serán expuestos al efecto de sustancias químicas durante los próximos 10 años en el mayor intento emprendido para limpiar el medio ambiente de productos nocivos. Son los mártires del proyecto REACH (siglas en inglés de Registro, Evaluación y Autorización de Sustancias Químicas) de la UE, que pretende analizar los efectos en la salud de las personas de más de 100.000 compuestos industriales presentes en nuestro entorno -desde los usados en la industria alimentaria hasta cualquier aditivo industrial-. Una vez hecho el estudio, se determinará si el uso del producto es necesario, si hay una alternativa más sana (aunque sea más cara) y se procederá a retirar del mercado todas las demás.

Pero esta ingente labor de investigación necesitará una enorme cantidad de animales. En muchos casos, de varias sagas de éstos, ya que es posible que los efectos de las moléculas se acumulen, se hereden o no se manifiesten sino en generaciones posteriores, según un trabajo que publica Nature y que ha hecho la Escuela Bloomberg de Salud Pública de la Universidad Johns Hopkins estadounidense.

Hasta ahora, no había una evaluación de este efecto secundario de la investigación, aunque los cálculos iniciales eran que fueran aproximadamente veinte veces menos, simplemente porque cuando se empezó a discutir esta directiva europea se creía que se afectarían unas 30.000 sustancias. Luego se habló de 60.000, y los cálculos actuales creen que, finalmente, habrá que estudiar más de 100.000.

"Como un toxicólogo, apoyo los objetivos de REACH. Es la mayor inversión que se ha hecho nunca en seguridad de los consumidores", ha dicho Thomas Hartung, de la Escuela Bloomberg. "Sin embargo, me preocupa que hayamos infravalorado la magnitud del esfuerzo. Hace falta desarrollar métodos alternativos para las pruebas lo antes posible".

El aumento de los objetivos del programa también afecta a la cantidad de dinero necesaria para llevarlo a cabo. El estudio de Hartung calcula que harán falta 9.500 millones de euros, seis veces la cifra manejada al principio.