Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monsanto renuncia a comercializar trigo transgénico por el rechazo del mercado

Greenpeace celebra la medida como "una victoria para el medio ambiente"

El rechazo de consumidores y productores ha llevado a la multinacional Monsanto, líder mundial del sector de los productos transgénicos, a posponer la comercialización de trigo modificado genéticamente. Greenpeace ha celebrado la noticia como "una victoria para el medio ambiente".

En un comunicado de prensa, Monsanto ha señalado que "como resultado de la revisión de nuestra cartera [de productos] y el diálogo con líderes del sector triguero, admitidos que las oportunidades empresariales del trigo primavera Roundup Ready son menos atractivas en relación con otras prioridades comerciales".

El anuncio fue recibido con júbilo por las organizaciones ecologistas. "Esta es una victoria para el medio ambiente, los granjeros y los consumidores", ha afirmado el responsable de la campaña de ingeniería genética de Greenpeace, Pat Venditti. "El sólido rechazo del trigo modificado genéticamente en casi todo el mundo demuestra una vez más el rechazo a los alimentos modificados genéticamente", ha agregado.

Carl Casale, vicepresidente de Monsanto, ha señalado por su parte que la superficie plantada "con trigo de primavera en Estados Unidos y Canadá ha declinado cerca de un 25 por ciento desde 1997". "Esta tecnología añade valor a sólo un segmento de los cultivadores de trigo de primavera", mientras que en otros cultivos la biotecnología se aplica de forma más extensa. "Estos factores subrayan la dificultad de aplicar nuevas tecnologías al mercado triguero en estos momentos", ha añadido.

Preocupación creciente

El Consejo Canadiense del Trigo (CWB) -que comercializa el trigo canadiense- publicó en marzo una encuesta en la que se señala que el 87% de los consumidores que compran trigo de los productores del Oeste del país requieren garantías de que las semillas no están alteradas genéticamente. La cifra es un 5 por ciento superior a la del año anterior.

El presidente de CWB, Ken Ritter, subrayó entonces "la creciente preocupación y oposición de nuestros clientes a la introducción de trigo modificado genéticamente". "Como granjero -añadió Ritter- lo que más me preocupa es que los mercados que rechazan trigo modificado genéticamente incluyen todos los mercados donde CWB normalmente logra un precio más elevado".