Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Prisiones inicia los trámites para trasladar a Cataluña a los reclusos del ‘procés’

Interior plantea por escrito al Supremo si aún es necesaria la presencia de los presos en Madrid después de que estos reclamasen ir a cárceles catalanas

juicio proces
Los procesados por el procés en prisión. Desde arriba, de izquierda a derecha, Raül Romeva, Joaquim Forn, Jordi Turull, Oriol Junqueras, Josep Rull. En la segunda fila, Jordi Cuixart, Carme Forcadell, Dolors Bassa y Jordi Sànchez AFP

El Ministerio del Interior ha puesto en marcha este martes el proceso para trasladar próximamente a cárceles catalanas a los nueve dirigentes del procés que permanecen en cárceles madrileñas. Instituciones Penitenciarias ha remitido a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo un escrito en el que plantea si hay alguna objeción judicial para que los reclusos sean llevados a cárceles catalanas después de que estos lo hayan solicitado formalmente ante las direcciones de los centros penitenciarios donde se encuentran tras finalizar la vista en la que han sido juzgados por rebelión. Si el Supremo no tiene inconveniente, el traslado podría producirse la próxima semana, según fuentes penitenciarias.

El procedimiento es idéntico al que se realizó en julio de 2018, una vez el juez Pablo Llarena dio por concluida la instrucción de la cuasa. Entonces, los presos estarán repartidos en varias cárceles madrileñas y se procedió a su traslado a prisiones de Cataluña en varias fases mediante una conducción ordinaria que obligó, primero, a ser agrupados en la cárcel de Valdemoro para, desde allí, proceder a llevarlo a Cataluña haciendo noche en el Centro Penitenciario de Zuera (Zaragoza). Una vez en la prisión de Brians 2, en Barcelona, los siete hombres -Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Sànchez, Jordi Cuixart, Joaquim Forn, Jordi Turull y Josep Rull-  fueron llevados a la cárcel de Lledoners, en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona), y las dos mujeres -Carme Forcadell y Dolors Bassa- a la de Puig de les Basses, en Figueres (Girona). Allí estuvieron hasta que volvieron a prisiones madrileñas el 1 de febrero, once días antes del comienzo del juicio. Entonces, ellos fueron recluidos en la prisión de Soto del Real y ellas, en la de Alcalá, donde han permanecido durante los meses del juicio.

La semana pasada el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ya planteó que el traslado es "probable" si el tribunal no se oponía y puso como ejemplo lo ocurrido el pasado verano tras el final de la instrucción. Entonces, Interior consultó al juez Llarena, que respondió que no había "razón procesal" para mantener a los reclusos en prisiones madrileñas, con lo que se autorizó el traslado a Cataluña. El exconseller de Interior Joaquim Forn volvió a Barcelona el pasado sábado para la constitución del Ayuntamiento de la ciudad tras ser elegido concejal y pidió al Supremo poder quedarse en una prisión catalana, pero el alto tribunal ordenó su regreso a Soto del Real (Madrid) "sin aplazamiento ni dilación" tras el acto en el consistorio.

Cuando los nueve presos preventivos fueron trasladados a Madrid para el juicio, el líder del PP, Pablo Casado, pidió al Gobierno que no regresaran a prisiones catalanes, administradas por la Generalitat, cuando concluyera la vista oral. El PP denunció que en esos centros los presos independentistas habían recibido un tratamiento penitenciario diferenciado al del resto de reclusos, con un régimen de visitas distinto, "llamadas a la carta" y la posibilidad de "despachar políticamente".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información