Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Josep Borrell encabezará la lista del PSOE en las elecciones europeas

El ministro de Exteriores fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, el viernes, en un acto con los socialistas europeos en Madrid. En vídeo, José Luis Ábalos habla sobre la candidatura de Borrell.

El ministro de Exteriores, Josep Borrell, será el candidato del PSOE a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 26 de mayo, según han confirmado fuentes del partido a EL PAÍS. Borrell, de 71 años, tiene un marcado perfil comunitario. Encabezó las listas europeas del PSOE en 2004. Esta fue la última vez que los socialistas fueron el partido más votado en las elecciones europeas, por delante del PP, desde 1989. Tras esos comicios, Borrell fue presidente del Parlamento Europeo entre 2004 y 2007. En esta institución, además, se mantuvo como diputado hasta el año 2009. Fuentes de La Moncloa explicaron que no habrá una crisis de gobierno y que Borrell continuará con sus funciones en el Ejecutivo hasta que tome posesión de su escaño en la Eurocámara.

La decisión de liderar las europeas se tomó ayer tras "una larguísima reflexión" según fuentes del entorno de Borrell. El candidato ya se perfilaba la noche del sábado como la opción más plausible. Y se ha aclarado del todo a su regreso de Egipto, donde ha asistido a la cumbre entre la Unión Europea y la Liga Árabe en la ciudad costera de Sharm el Sheikh. Borrell se encuentra este martes en Ginebra y regresará a Madrid por la noche. "Espero que las expectativas depositadas en él en el momento adecuado tengan un rendimiento proporcional. Pero todavía no lo hemos resuelto", decía este lunes José Luis Ábalos, secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento. En realidad, y pese a la incertidumbre de las últimas semanas, Borrell siempre fue la primera opción de Pedro Sánchez para las europeas.

Esta confirmación como candidato al Parlamento Europeo no impedirá que Borrell siga desempeñando su cargo como ministro de Exteriores, según fuentes de este departamento. Su labor como jefe de la diplomacia española continuará hasta que legalmente sea el momento de retirarse por la cercanía de la cita electoral comunitaria. La pretensión, no obstante, es reducir los viajes oficiales a medida que se aproxime ese momento.

Este periódico adelantó el pasado 10 de noviembre que el ministro de Exteriores era el favorito del presidente del Gobierno para reflejar en las urnas la condición europeísta de su proyecto político. Apenas dos semanas después, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) impuso a Borrell una multa de 30.000 euros por usar información privilegiada en la venta de acciones de la compañía Abengoa, de la que era consejero, en un momento crítico para la firma. Sánchez se ha referido en varias ocasiones a Borrell como un "magnífico" y un "extraordinario" candidato.

El marcado perfil comunitario del ministro de Exteriores y su defensa del constitucionalismo frente al independentismo en Cataluña le convertían en el favorito para ser el cabeza de lista, pero la confirmación se resistía. El rostro de Borrell acompañará a los candidatos socialistas a las presidencias autonómicas y a las alcaldías el 26 de mayo. Su elección despeja además el camino a Meritxell Batet para que la ministra de Política Territorial y Función Pública vaya como número uno en las generales por Barcelona, opción que Borrell se planteó. "Solo me consta la voluntad de Batet de ser candidata por Barcelona", afirmó el domingo Miquel Iceta, primer secretario del PSC. De hecho, Batet ya está recogiendo avales para liderar la lista del PSC. Su principal rival en la circunscripción será Inés Arrimadas, que el sábado anunció su salto a la política nacional con Ciudadanos.

El protagonismo que el veterano político catalán adquirió la pasada primavera con un potente alegato contra el proceso secesionista de Cataluñale ha conferido credenciales de sobra para concurrir por la circunscripción de Catalúña que reparte más escaños. 

Este martes, en una conferencia en el Club de Prensa de Ginebra antes de volver por la noche a Madrid, Borrell ha acusado a los secesionistas de “mentir durante años”. Gabriel Rufián, portavoz adjunto de ERC en el Congreso, ha afirmado este martes que el PSOE se quitaba “un gran peso de encima” mandándole a Europa. Carles Campuzano, del PDeCAT, le ha acusado de trabajar para “hacer imposible el diálogo”.

La crítica más sorprendente de todas la ha realizado Luis Garicano. “Mandando a Europa a Josep Borrell, Sánchez allana el terreno a la coalición Frankenstein permanente que busca desde 2016. Una mala noticia para España”, ha afirmado el candidato de Ciudadanos a las europeas. Las mismas que Borrell afronta con el reto de mejorar los 14 eurodiputados socialistas de 2014, el peor resultado del PSOE desde su entrada en la UE. “Es una apuesta europeísta muy fuerte ante la ola reaccionaria en la Unión Europea”, ha valorado José Luis Ábalos, secretario de Organización de los socialistas y ministro de Fomento. “Su compromiso con Europa está acreditado. Es una satisfacción muy grande que haya asumido el reto de liderar a los socialistas europeos”, ha agregado Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso.

Las elecciones europeas pueden ser la plataforma en la que se aúpe a Borrell a la primera línea en la defensa de todas las candidaturas del PSOE. Sánchez y el resto de los principales referentes de la socialdemocracia recalcaron el pasado fin de semana, en la convención que los socialistas europeos celebraron en Madrid, el carácter trascendental de estas elecciones comunitarias, en las que se prevé una importante subida de los partidos extremistas. El nacionalismo y la extrema derecha son la mayor amenaza interna que afronta el proyecto europeo. Los socialdemócratas creen que un buen resultado del PSOE en las generales del 28 de abril supondría un estímulo y les impulsaría en las europeas un mes más tarde.

El actual titular de Exteriores, que también fue ministro de Obras Públicas y Transportes con Felipe González —además de secretario de Estado de Hacienda—, lleva años cargando contra el independentismo. Hace 10 días, con motivo del inicio del juicio del procés, su ministerio intensificó la ofensiva diplomática que lleva tiempo ensayando para contrarrestar los mensajes del secesionismo catalán y él mismo se reunió con representantes de las instituciones comunitarias en Estrasburgo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información