Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez sitúa a Borrell como primera opción para las elecciones europeas

El marcado perfil comunitario del ministro de Exteriores y su defensa del constitucionalismo frente al independentismo en Cataluña le convierten en el favorito para ser el cabeza de lista

Josep Borrell en el Foro Iberoamérica, este viernes en Madrid.
Josep Borrell en el Foro Iberoamérica, este viernes en Madrid. EFE

Pedro Sánchez piensa que Josep Borrell reúne las mejores condiciones para ser el candidato del PSOE en las europeas del 26 de mayo. El marcado perfil europeo del ministro de Exteriores, su sólido bagaje internacional y su defensa a ultranza del constitucionalismo frente al proceso secesionista en Cataluña le confieren muchas cualidades para ser el candidato en esas elecciones, además de ayudar a los candidatos de su partido para los comicios autonómicos y locales que se celebrarán el mismo día.

Sánchez sitúa a Borrell como primera opción para las elecciones europeas

No es la única opción del presidente del Gobierno pero sí la que considera con mayor intensidad. Pedro Sánchez piensa en Josep Borrell como posible cabeza de lista al Parlamento Europeo por el PSOE desde hace varias semanas. El protagonismo no buscado, pero sí demandado, que el veterano político catalán adquirió la pasada primavera con un potente alegato contra el proceso secesionista de Cataluña le ha conferido credenciales de sobra para ser candidato de los socialistas en cualquier proceso electoral. Las elecciones europeas pueden ser la plataforma en la que se aúpe a Borrell a la primera línea en la defensa de todas las candidaturas del PSOE.

El próximo 26 de mayo serán convocados a las urnas todos los españoles para votar a los que serán diputados en el Parlamento Europeo, presidentes y parlamentarios autonómicos en 13 comunidades y concejales y alcaldes de toda España. El rostro de Borrell acompañará a los candidatos socialistas a las presidencias autonómicas y a los alcaldes. Borrell suma, consideran en La Moncloa, por lo que su posible candidatura es una tentación para el presidente del Gobierno aunque la decisión no está tomada. No es fácil tampoco dejar de contar con Josep Borrell en el Consejo de Ministros. No le fue fácil al presidente que aceptara incorporarse a su gabinete, pero insistió hasta convencerle. Ahora serán los dos quienes valoren su salida del Gobierno para volver al Parlamento Europeo, del que fue presidente (2004-2007).

Cuatro presidentes ausentes

Cuatro de los siete presidentes regionales del PSOE no asistirán al acto de proclamación de los candidatos en las próximas autonómicas este sábado en Fuenlabrada (Madrid). Antes se reunirá el comité federal, máximo órgano de decisión de los socialistas, que no se encontraba desde finales de mayo cuando aprobó la presentación de la moción de censura contra Mariano Rajoy.

A seis días del inicio de la campaña de las andaluzas, Susana Díaz ha reservado el fin de semana para recorrer varias de las provincias de la comunidad que gobierna. El presidente de Aragón, Javier Lambán, tampoco acudirá tras la visita que ha realizado esta semana a China. Tampoco estará por motivos personales Guillermo Fernández Vara; el presidente extremeño es el único que forma parte de la dirección del PSOE. Javier Fernández (Asturias), distanciado de Pedro Sánchez desde que presidió la última gestora de Ferraz, tampoco estará presente. El candidato en el Principado será Adrián Barbón.

Borrell encabezó precisamente las listas europeas del PSOE en 2004. Fue la única vez que los socialistas fueron el partido más votado, por delante del PP, desde 1989. Para el Gobierno es prioritario remontar el resultado de 2014, cuando los socialistas obtuvieron su peor resultado y perdieron dos millones y medio de votos respecto a los comicios de 2009. De promediar más de 20 eurodiputados el PSOE se quedó en 14, dos menos que el PP, castigado por la Izquierda Plural (seis eurodiputados) y por la irrupción de Podemos (cinco).

Una mejora significativa, coinciden en la Moncloa yen Ferraz, contribuiría además a la estabilidad del proyecto europeo frente al auge de populismos y ultraderecha que pondrán a prueba al proyecto comunitario en las urnas dentro de siete meses.

No tiene duda Pedro Sánchez de que su ministro de Exteriores, si se concreta su candidatura, como jefe de la delegación de los socialistas españoles en Bruselas tendrá un papel muy relevante en el grupo socialista europeo. Pero antes de llegar a la capital belga el candidato Borrell tendrá un protagonismo indiscutible en la campaña electoral con un discurso nacional contra los populismos y en defensa de la Constitución pero del todo alejado de extremismos. Aunque el expresidente del Parlamento Europeo y exministro de Obras Públicas con Felipe González, además de secretario de Estado de Hacienda, entre otros de sus relevantes cargos, es denostado por los independentistas catalanes, su discurso nada se aleja de los planteamientos de Ciudadanos y el PP.

O Borrell o “un fichaje” de alguien que no está en primera línea de la política, señalan en fuentes gubernamentales. Pero sin prisa. En esta ocasión Pedro Sánchez ha transmitido que no van a ser los primeros en dar a conocer sus candidatos sino que apurarán los plazos. Pero eso no quiere decir que no se esté ya en la búsqueda de cabezas de lista, como por ejemplo, en Madrid donde se tratará de hacer “un fichaje” de renombre.

Sin prisas en Madrid

La gran incógnita por resolver que le queda al PSOE es designar al candidato a la alcaldía de la capital de España. Consciente de la dificultad, la federación madrileña ya dejó en septiembre abierta la posibilidad de celebrar después de noviembre las primarias de las que saldrá su candidato al Ayuntamiento. Una excepción que no se hizo con el resto de ciudades de más de 20.000 habitantes. Las prisas no podrán en este caso a Sánchez, partidario de apurar los plazos antes de realizar una elección que no resulte.

En la dirección socialista contemplan optar por un candidato potente con un perfil similar al de Borrell, es decir, que el cabeza de lista también podría salir del Gobierno. Hay quien habla incluso del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, al que podría penalizar la proximidad con el PP que le otorgan dentro del PSOE. A la espera de tomar la decisión, que se puede demorar a febrero o incluso más allá, Ferraz prefiere postergar la decisión con el ánimo de competir con Manuela Carmena por una alcaldía tan simbólica.

Donde no hay dudas es en el liderazgo de las candidaturas autonómicas. Los procesos de primarias para elegir a los cabezas de cartel se resolvieron hace meses. En cambio, el PP, Podemos y Ciudadanos todavía tienen que dilucidar sus listas, con las tensiones internas que generan siempre. El PSOE confía en mejorar los resultados de 2015 y extender su poder territorial. Los socialistas presiden los Ejecutivos de siete de las 14 comunidades donde habrá elecciones de aquí a mayo: Andalucía, Asturias, Aragón, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura. Pedro Sánchez se ha conjurado para recuperar la Comunidad de Madrid, gobernada por el PP desde 1995.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >