Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior dona 75 vehículos a Rabat para frenar la inmigración irregular

El ministerio envía material valorado en 3,2 millones de euros a Marruecos, Senegal y Mauritania

Grande-Marlaska, el pasado 23 de octubre en el Senado.
Grande-Marlaska, el pasado 23 de octubre en el Senado. EFE

El Ministerio del Interior ultima el envío de 108 vehículos de diverso tipo y material informático a Marruecos, Senegal y Mauritania para ayudarles a “reforzar el control de los flujos migratorios irregulares” que pasan por sus territorios con destino a España. Las autoridades de Rabat han sido las más beneficiadas. Antes de que acabe el año, recibirán 75 vehículos todoterreno de grandes dimensiones valorado cada uno en 34.000 euros. En total, 2.550.000 euros, según detalla la memoria elaborada por Interior para contratar el envío de todo este material a Marruecos y al que ha tenido acceso EL PAÍS. Los vehículos partirán en breve del puerto de Algeciras (Cádiz) con destino al de Tánger.

Senegal recibirá nueve vehículos todoterreno del tipo pick-up y trece quad, con un coste total de 294.000 euros. Mauritania será el destino de otros nueve vehículos todoterreno pick-up, además de dos microbuses y una veintena de ordenadores. El valor del material que recibirán las autoridades de Nouakchott es de 292.000 euros. Interior gastará también 99.000 en enviar todo ello por vía marítima a los tres países, socios de Madrid en la lucha contra la inmigración irregular. En total, el Gobierno español desembolsará cerca de 3,2 millones de euros.

Fuentes de Interior aseguran que dichas ayudas se inscriben dentro de las líneas de cooperación abiertas ya en 2006 —en plena crisis de los cayucos por la llegada masiva de estas embarcaciones a las islas Canarias desde las costas de Senegal y Mauritania— para ayudar a los países desde los que sale buena parte de la inmigración irregular que pretende alcanzar territorio español. En estos 12 años, España ha enviado ayuda por valor de cerca de 170 millones de euros solo a Mauritania y Senegal, según una respuesta parlamentaria del año pasado. La mayor parte del dinero se destinó a la compra de material policial para el control de fronteras.

La memoria elaborada ahora por Interior para justificar el nuevo gasto va en la misma dirección tras destacar que los tres países ahora beneficiados tienen “una insuficiencia de medios especializados para el desempeño de determinadas actividades [...] para la lucha contra la inmigración irregular”. El documento recalca que la entrega de este material es una “herramienta que ha demostrado una gran eficacia” para frenar los flujos de sin papeles hacia las fronteras españolas.

El envío de la ayuda fue autorizado por el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en una resolución del pasado 23 de agosto, aunque fuentes del departamento recalcan que la memoria de entrega se firmó el 2 de agosto, cuando el departamento tuvo disponible las partidas presupuestarias de 2018. Entonces, España ya era la principal vía marítima de entrada a Europa de la inmigración irregular.

En aquellas fechas, la valla de Ceuta registró dos saltos masivos de migrantes. En el primero, ocurrido el 26 de julio, más de 600 subsaharianos lograron entrar en la ciudad norteafricana. El segundo se produjo el 23 de agosto, el mismo día que Grande-Marlaska daba luz verde a la donación de los vehículos a Marruecas. Entonces entraron 118 inmigrantes irregulares. De ellos, 116 fueron expulsados un día más tarde después de que Madrid y Rabat desempolvaran un convenio firmado entre ambos gobiernos en 1992 para repatriarlos de manera exprés.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información