Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PDeCAT retira su moción a favor del diálogo pactada con el PSOE

Los nacionalistas cambian de posición tras conocer que ERC se abstenía al reclamar una negociación sin límites y con el derecho de autodeterminación

Pedro Sánchez y Carmen Calvo en la sesión de control al Gobierno.

El pacto ha durado unas pocas horas. La vicepresidenta del PDeCAT y diputada en el Congreso, Miriam Nogueras, próxima al expresidente catalán Carles Puigdemont, ha anunciado en la tarde de este miércoles en Barcelona que su partido retira el apoyo a la moción a favor de un diálogo político para Cataluña "sin imposiciones ni impedimentos" que en la misma mañana había forjado y anunciado el portavoz formal de esa misma formación en la Cámara baja, Carles Campuzano. El PSOE se había sumado a esa moción tras incluir una enmienda en la que añadía que ese diálogo debería realizarse siempre en el marco del "ordenamiento jurídico vigente". ERC se desmarcó de ese plan porque demandó una diálogo "sin límites" que pudiera contemplar también el derecho de autodeterminación y ese abandono determinó la marcha atrás final del PDeCAT.

La moción inicial firmada por el portavoz oficial y veterano diputado del PDeCAT, Carles Campuzano, era consecuencia de una interpelación que preguntaba al Gobierno de Pedro Sánchez cómo piensa sustanciar ese diálogo con Cataluña y con qué prioridades. En el texto Campuzano propugnaba la apertura de ese diálogo político “en el que todos pueden defender sus ideas, aspiraciones y proyectos libremente, sin imposiciones ni impedimentos”. La propuesta abogaba porque ese proceso debía aspirar a “acordar los cauces legales y democráticos que permitan a la sociedad catalana determinar su futuro”.

El PSOE estableció una negociación con el PDeCAT y planteó una enmienda que encorsetaba esos hipotéticos cauces en el “marco del ordenamiento jurídico vigente”. Ese añadido era la salvaguarda legal y constitucional para profundizar en la senda de distensión y normalidad institucional que se pretende restaurar entre el Gobierno central y el catalán. Se lo comentó así el propio Sánchez a Pablo Casado, el nuevo líder popular, en su estreno en la sesión de control.

Fuentes del PDeCAT precisaron más tarde que para este partido esa adenda legalista no significaba que no se pueda considerar que con la actual Constitución sea imposible contemplar la opción de convocar un referéndum de autodeterminación en Cataluña, como sostienen autores como Javier Pérez Royo. El portavoz nacionalista, Carles Campuzano, aludió a varios constitucionalistas para sostener, en el debate desde el hemiciclo, que esa alternativa es posible y la única viable para canalizar el sentimiento de miles de independentistas que se manifestaron el martes en la Diada.

El portavoz de ERC, Joan Tardà, advirtió de que esa propuesta no era suficiente y pidió más, es decir un diálogo “sin cortapisas ni límites, desde cero”. Una parte del PDeCAT, en Madrid, interpretó en un primer momento esa salida como mero tacticismo por las divisiones internas de ERC, pero horas más tarde la vicepresidenta de ese partido, Miriam Nogueras, cercana a Puigdemont, aclaró en Barcelona que su partido retiraba la moción, que siempre querrán y perseguirán hablar y caminar hacia el “mandato de la autodeterminación” de Cataluña que se reiteró en la Diada y para cuestionar las verdaderas intenciones del PSOE. Nogueras acusó al PSOE de querer “blanquear”y “jugar” con el diálogo al ponerle límites, como los constatados ayer en el Senado en otra moción pactada con el PP. Fuentes cercanas a Campuzano, que ha quedado muy desautorizado por la cúpula de su partido ante esta marcha atrás, trasladaron por su parte que esa retirada era un error.

El diputado del PSC, José Zaragoza, fue el que defendió la necesidad de acabar con siete años de falta de conexión con los problemas que suceden en Cataluña: “Necesitamos acordar los cauces legales para resolverlos”. PSOE y PSC piensan que con estas propuestas cambian el paso incluso a los separatistas que “vivían mejor contra Rajoy”. PP y Ciudadanos recalcaron que ahora y durante años los excluidos en Cataluña han sido los no nacionalistas.

Más información