Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Casado equipara el socialismo al nacionalismo por su riesgo de “romper” España

El líder del PP dice en Barcelona que “ya se comienzan a dar las circunstancias” para aplicar de nuevo el artículo 155

El líder del PP, Pablo Casado (C), conversa con Xavier Garcia Albiol (I) y Javier Maroto (D) en un acto en Barcelona.

El socialismo y el nacionalismo catalán son las dos grandes amenazas de la unidad de España. Así de tajante ha sido el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, durante su intervención en la Junta Directiva Nacional de la formación, que se ha celebrado esta mañana en Barcelona. El líder popular ha asegurado que intentará alinear la estrategia del partido para reconquistar el poder y también ha advertido que en Cataluña “ya se comienzan a dar objetivamente las circunstancias” para aplicar de nuevo el artículo 155 de la Constitución. También ha vuelto a equiparar el secesionismo catalán con ETA.

“No queremos una Cataluña confederada o federada, con caprichos y privilegios. No aceptaremos catalanes y españoles de primera y de segunda. No se trata de dar más autogobierno. Darle a los nacionalistas más poder es simplemente una traición a los demócratas catalanes”, ha asegurado Casado en su primera gran reunión tras el congreso en el que fue elegido presidente del PP. Con todo, hubo grandes ausencias (algunas justificadas) de los líderes territoriales populares como los de Valencia, Galicia, País Vasco. Y, por segunda vez esta semana, la exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría faltó a una convocatoria del partido si bien se excusó ante Casado.

Para el presidente del Partido Popular, es un escándalo que el PSOE “acuse” al PP de ser “demasiado constitucionalista”. Casado cree que el Gobierno de Pedro Sánchez no está haciendo nada para parar al independentismo y que está empujando a España hacia la fractura. “No pueden seguir con su oferta de mutación constitucional encubierta [la reforma del Estatut que aún no ha detallado], que oculta a los españoles y que ya han dicho basta”. Para el líder del PP, no puede haber un diálogo sincero entre el Gobierno y la Generalitat porque cree que implica “una equivalencia moral que nunca ha habido”.

El PP cree que es la única fuerza con capacidad de “desarticular la amenaza a nuestra libertad” y con las herramientas para lograrlo. La primera, la aplicación nuevamente del artículo 155 de la Constitución y que implicaría la intervención del autogobierno en Cataluña. Si bien es el Ejecutivo central el que ha de promover esta aplicación, el Senado, donde tienen mayoría el PP, es quien se encarga de dar el visto bueno. Casado ha defendido, sin precisar, que “ya se comienzan a darse objetivamente las circunstancias” para suspender la Generalitat.

En la víspera del comienzo de los actos de a Díada, el día nacional de Cataluña, Casado también ha aprovechado para hacer una defensa cerrada de la monarquía española y denunciar que el independentismo “tergiverse” esa fiesta. “El Rey es el símbolo de nuestra unidad y debemos defenderlo no por ser un Rey sino por ser nuestro Rey”, ha dicho. “Cuando pagamos las pensiones, ayudamos a un dependiente o inauguramos decimos un ¡Viva al Rey!”