Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno renuncia a hacer del Valle de los Caídos un museo de la memoria

Sánchez dice que no se puede "resignificar" el monumento y propone dejarlo en cementerio civil

Santa Cruz de la Sierra

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ve posible “resignificar” el Valle de los Caídos para reconvertirlo en un “lugar de reconciliación”, como proponía el PSOE hace unos meses, debido a su fuerte carga simbólica. En una comparecencia conjunta con el presidente boliviano, Evo Morales, Sánchez ha anunciado esta madrugada que la propuesta del Gobierno es convertir el Valle de los Caídos en un “lugar de reposo” de los que están allí enterrados; “un cementerio civil”, según sus palabras, con excepción de la basílica, que seguirá destinada al culto.

Esta postura supone una rectificación de la proposición de ley de reforma de la Ley de Memoria Histórica que presentó el Grupo Socialista en diciembre pasado planteando convertir el Valle de los Caídos en “lugar de memoria para las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura franquista”. El texto insistía más adelante en que el recinto se reconvertiría en un centro nacional “impulsor de la cultura de la reconciliación, la memoria colectiva democrática y la dignificación y reconocimiento de las víctimas de la Guerra Civil española y la dictadura, a través de proyectos y programas culturales, museísticos y de investigación”.

Antes de dejar Santiago de Chile, Sánchez visitó el Museo de la Memoria, un emotivo espacio  inaugurado en 2010 para recordar a las víctimas de la dictadura pinochetista (1973-90), En el avión que le conducía a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia), el presidente reconoció a los periodistas que le acompañan en su primera gira latinoamericana que la exhumación de los restos de Franco está resultando “más compleja” de lo que pensaba y que, quizá por falta de experiencia, creyó que el camino estaría “más expedito”.

Insistió, sin embargo, en que “ninguna democracia puede rendir tributo a un dictador” y negó que la decisión de recurrir a la fórmula del decreto ley para llevar adelante la exhumación responda al deseo de  “blindar” la medida con el respaldo del Congreso. Solo busca, argumentó, un plus de legitimidad.

En lo que el Gobierno no da marcha atrás es en su propósito de poner en marcha “una comisión de la verdad [a semejanza de las creadas en varios países latinoamericanos] para acordar una visión de país de lo que ocurrió durante la guerra civil y la dictadura franquista”, según explicó en declaraciones a la emisora del Grupo PRISA en Chile.

En la rueda de prensa añadió que su idea es que esta comisión sea “lo más plural posible” y que “incorpore todas las perspectivas históricas sobre la guerra civil y la dictadura”, para que “a partir de ahí se cierren definitivamente todas las heridas”.

La creación de esta comisión, y el propio futuro del Valle de los Caídos, dependerán de la reforma de la Ley de la Memoria histórica que abordará el Congreso cuando se tramite como proyecto el decreto ley que ordena la exhumación de los restos de Franco. El debate no será fácil, dada la oposición de Ciudadanos, que Sánchez tacha de “inexplicable”, y del PP que, a juicio del presidente, “ha perdido una oportunidad de desembarazarse de su pasado”, en alusión al origen franquista de sus fundadores.

Más información