Boric gana las elecciones de Chile e impulsa una nueva izquierda en América Latina

El candidato progresista, de 35 años, obtiene el 55,87% de los votos, frente al 44,13% del aspirante de extrema derecha José Antonio Kast

Boric celebra su victoria, este domingo en Santiago. Foto: GETTY

Chile abraza una nueva izquierda en el poder. Gabriel Boric será el próximo presidente del país después de derrotar a José Antonio Kast en la segunda vuelta de las elecciones, con el 55,87% de los votos, frente al 44,13% del candidato de extrema derecha, con más del 99% escrutado. El triunfo de Boric, de 35 años, abre las puertas de La Moneda a una generación muy joven, forjada al calor de las demandas sociales de las revueltas de 2011 y 2019, y la primera lanzada a la política ya en democracia. En Santiago de Chile hubo en la noche del domingo un estallido de alegría. Ante decenas de miles de personas congregadas en La Alameda, la principal avenida de la capital, el presidente electo proclamó eufórico la consumación de “un giro histórico”. “Este será un Gobierno con los pies en la calle, las decisiones no se tomarán entre cuatro paredes de La Moneda”, prometió.

La victoria de Boric está cargada de hitos: este domingo votaron 8,3 millones de personas, el 55% del censo nacional, el mayor porcentaje desde que se implantó el voto voluntario en 2012, y ocho puntos más que en la primera vuelta del 21 de noviembre. Además, es el único candidato en ganar un desempate después de salir segundo en el primer turno. Cuando jure como presidente el 11 de marzo, tendrá 36 años y se convertirá en el más joven en ponerse la banda en la historia del país. Kast se apresuró a reconocer la victoria electoral de su rival. “Desde hoy es el presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva. Chile siempre está primero”, expresó el líder ultraconservador.

El guiño a la historia será que, en marzo, Sebastián Piñera cederá el poder a quienes se movilizaron durante su primer y segundo mandato. Boric tenía cuatro años cuando el dictador Augusto Pinochet entregó el poder a un gobierno civil. Y por eso mira hacia adelante, sin el lastre militar. Es la generación que se crio “sin miedo”, y rompió con el centroizquierda tradicional que entre 1990 y 2010 condujo la transición democrática bajo el paraguas de la Concertación. Chile ha dado además la espalda a la memoria de la dictadura, al discurso de orden y seguridad que defendió el candidato derrotado, José Antonio Kast, para mirar hacia un futuro que ahora se abre lleno de incógnitas, con deudas por saldar y muchas promesas por cumplir.

Simpatizantes de Gabriel Boric festejan la victoria en Santiago de Chile.
Simpatizantes de Gabriel Boric festejan la victoria en Santiago de Chile. IVAN ALVARADO (REUTERS)

El nuevo presidente quedó segundo en la primera vuelta del 21 de noviembre. En un primer momento, se antojaba difícil que pudiese revertir el resultado en el desempate ―no hay antecedentes en Chile de algo semejante― pero su estrategia fue un camino hacia el éxito. Boric tendió una mano a los partidos de la Concertación, la Democracia Cristiana y el Partido Socialista, y consiguió el apoyo de los padres fundadores. Fue el gesto que necesitaba para sumar los votos del centro, aquellos que se le habían escapado por su alianza con el Partido Comunista. Arrasó en los barrios pobres, entre las mujeres y entre los votantes menores de 30 años.

Boric ha ganado las elecciones con promesas de cambios profundos, estructurales. Sus propuestas son las mismas de la calle alzada, aquella que reconoce el crecimiento de la economía chilena, la caída estrepitosa de la pobreza y el aumento inusitado del consumo durante la transición. Los jóvenes chilenos saben que son más ricos y, por supuesto, infinitamente más libres que sus padres, que vivieron en dictadura. Pero se han cansado de la herencia de aquel experimento neoliberal, que dejó a las empresas la administración de los servicios públicos ―en la Constitución chilena, aprobada en 1980, el agua es un derecho privado― y terminó por forjar una sociedad desigual, de familias endeudadas y con un Estado mínimo y ausente. Las nuevas generaciones quieren recibir los beneficios del “milagro chileno”, un país con una estabilidad y unos indicadores que son la envidia de sus vecinos.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Apenas confirmado su triunfo, Boric cumplió con una vieja tradición de la democracia chilena, que dice que el presidente saliente y el electo dialogan para intercambiar felicitaciones. “Me parece importante respetar las tradiciones republicanas, me ha llamado Kast, y eso habla muy bien de Chile”, dijo Boric. Antes de cortar la comunicación, Piñera hizo una recomendación a su sucesor: “Sáquese una foto cuando entre a La Moneda y otra cuando salga, para que vea que este es un trabajo duro y difícil”.

Boric votó muy temprano a la mañana en Punta Arenas, en el extremo sur de Chile, al pie del estrecho de Magallanes. “Entré en la política con las manos limpias, con el corazón caliente, pero con la cabeza fría”, dijo tras depositar en la urna la papeleta. Luego viajó a Santiago de Chile, donde esperó los resultados. Al mismo tiempo votó Kast, pero en Paine, una pequeña ciudad al sur de la capital, donde su familia, inmigrantes alemanes, forjaron una pequeña fortuna. El discurso de orden y progreso de Kast caló en la primera vuelta entre una clase media y media baja harta de los rezagos de la violencia de 2019, pero perdió fuelle en el desempate de este domingo. El candidato ofreció siempre una promesa de pasado, lejos del futuro que ofrecía Boric, y no pudo nunca despegarse del todo de sus vínculos con la dictadura de Pinochet. Kast hizo campaña en 1988 por la continuidad del dictador en el plebiscito.

El aspirante derrotado habló con sus seguidores sin esperar el conteo defintivo. “Boric merece todos mis respetos, ganó en buena lid y esperamos que tenga un buen Gobierno”, dijo.

Un futuro cargado de desafíos

Uno de los primeros desafíos del presidente electo chileno será intentar despejar la incertidumbre económica y calmar a los mercados, cuyas reacciones en Chile son muy sensibles a los vaivenes políticos. Por lo tanto, no se descarta que Boric pueda nombrar pronto a quien liderará el Ministerio de Hacienda. Aunque no se trata de una tradición en el país, donde los gabinetes los nombra el presidente electo en enero, ha sido una elección polarizada en la que los candidatos en segunda vuelta tuvieron que dar bruscos giros a los sectores moderados. Y sobre todo en el caso de Boric, nombrar la jefatura de las arcas fiscales será una primera gran señal sobre el tinte que tendrá su Administración de cuatro años.

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se dirige a sus partidarios.
El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se dirige a sus partidarios. Marcelo Hernandez (Getty Images)

Como ha tenido que acotar sus ambiciones de recaudación fiscal ―cinco puntos del PIB entre 2022 y 2026―, Boric también deberá lidiar con las altas expectativas ciudadanas que se han generado a partir de su liderazgo, en asuntos especialmente sensibles para la gente, como la condonación de las deudas bancarias contraídas por estudios superiores. Lo mismo sobre sus propuestas en torno a las pensiones: aunque se había mostrado abierto a reevaluar el sistema, en su cierre de campaña nuevamente habló del fin de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Los nombramientos del ministerio del Interior y de Relaciones Exteriores se esperan también con especial interés. El primero por su papel en el orden público ―el Frente Amplio y el Partido Comunista han tenido cierta debilidad en condenar la violencia durante las revueltas de 2019― y el segundo por los incidentes relativos a regímenes como el de Nicaragua, donde la estructura del comunismo chileno tiene lazos importantes. En cualquier caso, el secretario general del PC, Guillermo Teillier, ha asegurado que las relaciones exteriores las llevará el presidente y que su partido las acatará.

Con la llegada de la izquierda al Gobierno, otro de los asuntos en los que Boric deberá poner en juego su talento político será en el destino de la convención constitucional, que trabaja hasta julio en un nuevo texto que deberá aprobarse en un plebiscito. El triunfo en las urnas de este domingo podría tentar a la convención a buscar cambios de mayor profundidad, dada la amplia mayoría de la izquierda en el órgano de 155 miembros. La victoria de la izquierda en Chile, sin embargo, sigue siendo limitada por el empate que se mantendrá en el Senado con la derecha a partir de marzo y en una Cámara de Diputados donde será difícil construir mayorías.

Las horas sucesivas serán cruciales para Boric en su intento de ampliar su coalición fuera de los márgenes del Frente Amplio y del PC. Especial relevancia tendrán las señales hacia el mundo socialista, que se volcó en la campaña del diputado. Aunque algunos líderes se resisten a cualquier tipo de integración del Gobierno, otro sector está dispuesto a sumarse, tal como Boric lo ha hecho ver en diferentes ocasiones. Será, de paso, la ruptura definitiva de la alianza entre el Partido Socialista y la Democracia Cristiana, que anunció que estará en la oposición.

Pero quizá el mayor desafío del presidente electo será recomponer el clima político y social de Chile, altamente polarizado luego de esta campaña presidencial donde se enfrentó el más izquierdista desde Salvador Allende y el más derechista desde Augusto Pinochet.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS