Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España desbloquea el Brexit tras una triple garantía sobre Gibraltar

El presidente del Gobierno confirma que a partir de ahora la relación del Peñón con Bruselas "pasará por España"

Pedro Sánchez, durante su comparecencia este sábado en La Moncloa.
Madrid / Londres / Bruselas

Pedro Sánchez aguantó el pulso hasta el final, pero decidió desbloquear el acuerdo del Brexit tras recibir una “triple garantía” de tipo político, con tres compromisos por escrito, incluida una Declaración de los Veintisiete y de la Comisión, de que cualquier negociación futura sobre Gibraltar tendrá que contar con el visto bueno previo de España. Mientras Sánchez y Theresa May se mostraban satisfechos, los euroescépticos atacaban a la primera ministra británica por sus supuestas cesiones y Pablo Casado, líder de la oposición española, hablaba de “humillación histórica”.

Sánchez ha tensado al máximo la cuerda durante cinco días, amenazando con bloquear el acuerdo del Brexit —que este domingo firmarán los líderes europeos en una cumbre en Bruselas que marcará la salida de Reino Unido de la UE—, algo inédito para un Gobierno europeísta como el español. El viernes por la noche, de viaje oficial en La Habana, aún trasladaba que estaba dispuesto a vetarlo porque no recibía las garantías que exigía.

Ya entonces sabía que era imposible cambiar el artículo 184, el de la discordia entre Reino Unido y España, porque retocarlo supondría reabrir todo el acuerdo, algo inviable a estas alturas de la negociación. Theresa May, primera ministra británica, ya le había dicho a Sánchez en su conversación que eso era completamente imposible. El presidente español forzó la máquina y logró arrancar una declaración de los Veintisiete y la Comisión en la que se comprometen a no negociar jamás un acuerdo con Reino Unido que incluya Gibraltar. Además, la negociación de los futuros acuerdos que afecten al Peñón requerirá inexcusablemente el visto bueno previo de España.

También una carta del Gobierno británico deja claro que el artículo 184 no puede ser interpretado de una manera que permita negociar a Reino Unido nada que tenga que ver con Gibraltar directamente con la UE, algo inaceptable para España.

Cuando se logró finalmente esa garantía, tras una conversación entre Sánchez y Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, España decidió desbloquear. El ex primer ministro polaco le confirmó que tanto Londres como la Comisión Europea, como él mismo, firmarían las garantías que España exigía. Hasta ese momento, la propia cumbre estaba en el aire. Poco después de esa conversación, Tusk la convocó oficialmente.

Sánchez trató entonces de vender el acuerdo como un gran éxito político de su Gobierno, mientras la oposición le atacaba con dureza. En una comparecencia en el Palacio de La Moncloa sin preguntas, Sánchez explicó que le había comunicado al Rey el acuerdo, y sostuvo que Bruselas y Londres “han aceptado las exigencias que había marcado España”.

El presidente detalló esa “triple garantía” que ha sido clave para desbloquear el acuerdo. “En primer lugar, hemos logrado una declaración conjunta del Consejo Europeo y la Comisión Europea en el marco del acuerdo de retirada que descarta que el artículo 184 sea aplicable al contenido de la relación en el ámbito territorial. En segundo lugar, el Gobierno británico reconoce por escrito esta cuestión. Y en tercer lugar, el Consejo Europeo y la Comisión Europea refuerzan la posición de España, como nunca había estado, de cara a las negociaciones futuras”, sentenció Sánchez.

Después de unos días de mucha tensión entre Londres y Madrid, también May se mostró satisfecha y destacó el diálogo “constructivo y sensato” con el Gobierno español sobre Gibraltar, aunque subrayó que la posición de Londres con respecto a la soberanía de Gibraltar “no cambia ni cambiará” con este acuerdo. Para May, la solución que se ha encontrado implica que Gibraltar está “cubierto por completo en el acuerdo de salida” y también durante el periodo de transición.

La carta clave que este mismo sábado, después de negociar con España, envió Reino Unido al Consejo Europeo, y que ha sido la clave del acuerdo, deja por escrito que el Tratado de Retirada de la UE “no impone ninguna obligación” de que la relación futura que deben aún negociar Londres y Bruselas se vaya a aplicar en Gibraltar.

El Ejecutivo español ha querido en todo momento desvincular esta cuestión de las elecciones andaluzas, a pesar de que toda la polémica ha llegado en plena campaña. Pero el presidente no ocultó la gran relevancia política de este acuerdo, que el ministro de Exteriores, José Borrell, calificó como “el más importante desde el Tratado de Utrecht de 1713”, el que fijó el estatus de Gibraltar.

Pasiones patrióticas

Sánchez, cuyo Gobierno hace solo una semana aprobó un plan de casi 1.000 millones de euros para el Campo de Gibraltar, explicó ayer que mientras el Peñón, gracias a los privilegios fiscales y de todo tipo de los que disfruta, se ha convertido en una de las zonas más ricas de Europa, a su alrededor, en el Campo de Gibraltar, la situación se ha complicado en los últimos años con un 25% de paro.

Por eso, el presidente asegura que su Gobierno trabajará en las futuras negociaciones con Reino Unido y la UE para que se trate de igualar las dos zonas. “Aspiramos a tener con los gibraltareños una relación futura, fructífera, que favorezca el desarrollo equilibrado en Gibraltar y el Campo de Gibraltar”, explicó.

Para el presidente, la triple garantía lograda marcará todas las negociaciones con Londres. “Los acuerdos que afecten a Gibraltar deberán ser acuerdos separados a los que se concluyan con el Reino Unido por parte de la UE. Hemos obtenido una declaración política conjunta que es un texto histórico, que sienta las bases por escrito de una nueva forma de abordar la relación con Gibraltar a nivel europeo”, insistió.

Lo que para el Gobierno español es un gran éxito, para la oposición es un completo desastre. Pablo Casado, líder del PP, de campaña en Andalucía, fue durísimo: “Ha sido un rotundo fracaso. Han malogrado una oportunidad que el PP había dejado encarrilada después de siglos. España está haciendo una cesión histórica. De nada sirven las cartas, no son jurídicamente vinculantes. En un futuro España no ganará en los tribunales contra Reino Unido”, afirmó. “Es una humillación histórica, Gibraltar vuelve a tener la sartén por el mango”, añadió.

También en Reino Unido las reacciones mostraron las pasiones patrióticas que desata este asunto. Casi al mismo tiempo en que se cocinaba en Bruselas el acuerdo para levantar el veto del Gobierno español al acuerdo del Brexit, la líder de los unionistas norirlandeses del DUP, Arlene Foster, alababa en Belfast la “pasión y el orgullo de ser británicos del pueblo gibraltareño”. La ministra de Gibraltar, Samantha Sacramento, invitada a participar en el congreso de esta formación, cuyos 10 diputados son clave para mantener la mayoría parlamentaria de May, iba más lejos: “Gibraltar no se rendirá. No seremos avasallados, ni entonces ni ahora”, proclamaba.

La capacidad de presión de Gibraltar sobre numerosos parlamentarios británicos no es desdeñable, y May necesita hasta el último de los votos si quiere superar su próximo obstáculo: la aprobación la Cámara de los Comunes del documento negociado con la Unión Europea. A pesar de que el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se daba por satisfecho con la postura expresada por el Gobierno de May, el bando euroescéptico interpretó todo lo sucedido como la enésima cesión a la UE y se expresaba con contundencia.

Además, los medios británicos presentaron el compromiso del Ejecutivo británico respecto a Gibraltar como una rendición. “May cede sobre Gibraltar tras la amenaza de veto de España”, titulaba The Guardian en su edición en Internet. “Theresa May se rinde ante las demandas de que Gibraltar salga de la mesa de negociación y España retira su amenaza de boicot”, decía el tabloide Daily Mail. “Acusan a May de ceder respecto a Gibraltar tras asegurarse España una triple protección”, señalaba The Daily Telegraph, el periódico conservador de referencia de los euroescépticos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información