Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido camufla su cesión con una encendida defensa de la soberanía británica de Gibraltar

"No nos dejaremos avasallar", proclama la ministra del Peñón, Samantha Sacramento

Casi al mismo tiempo en que se cocinaba en Bruselas el acuerdo para levantar el veto del Gobierno español al Brexit, la líder de los unionistas norirlandeses del DUP, Arlene Foster, alababa en Belfast la "pasión y el orgullo de ser británicos del pueblo gibraltareño". La ministra de Gibraltar, Samantha Sacramento, que estaba invitada a participar en el congreso de esta formación, cuyos 10 diputados son clave para mantener la mayoría parlamentaria de Theresa May, iba más lejos en su retórica: "Gibraltar no se rendirá. No seremos avasallados, ni entonces ni ahora", proclamaba entre aplausos.

gibraltar Ampliar foto
La ministra de Gibraltar, Samantha Sacramento, este sábado en Belfast, en el congreso de los unionistas norirlandeses del DUP AFP

Los medios británicos han presentado el compromiso del Gobierno de May respecto a Gibraltar como una rendición. "May cede sobre Gibraltar tras la amenaza de veto de España", titulaba The Guardian en su edición en Internet. "Theresa May se rinde ante las demandas de que Gibraltar salga de la mesa de negociación y España retira su amenaza de boicot", decía el tabloide Daily Mail. "Acusan a May de ceder respecto a Gibraltar tras asegurarse España una triple protección", decía The Daily Telegraph, el periódico conservador de referencia de los euroescépticos.

Gibraltar era hasta ahora la última de las preocupaciones de May, a pesar de que ha estado a punto de descarrilar el acuerdo del Brexit cerrado con Bruselas tras meses de agónicas negociaciones. En las últimas intervenciones de la primera ministra, sin embargo, ha habido constantes referencias a la "soberanía británica" sobre el Peñón y al compromiso de que cualquier pacto de relación futura con la UE será negociado "para toda la familia de Reino Unido". La capacidad de presión de Gibraltar sobre numerosos parlamentarios británicos no es desdeñable, y May necesita hasta el último de los votos si quiere superar su próximo obstáculo: la aprobación por la Cámara de los Comunes del documento negociado con la UE.

"La primera ministra ha dejado absolutamente claro que nos mantenemos firmes en defensa de la soberanía británica sobre Gibraltar y que el acuerdo que alcancemos en el futuro afectará a todo la familia de Reino Unido. Durante las negociaciones de retirada, dada las particulares circunstancias que son específicas de Gibraltar, hemos tenido conversaciones con España que han implicado directamente al Gobierno de Gibraltar. Fueron constructivas y confiamos en que el mismo espíritu presida la relación futura", ha dicho a través de un comunicado un portavoz de Downing Street, residencia de la primera ministra y sede de su Gobierno, nada más hacerse públicas las cartas aclaratorias del embajador británico en Bruselas exigidas por Madrid.

A pesar de que el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se daba por satisfecho con la postura expresada por el Gobierno de May, el bando euroescéptico ha interpretado todo lo sucedido como la enésima cesión a la UE y se expresaba con dureza. "España se ha asegurado un triple blindaje sobre el Peñón de Gibraltar en un acuerdo bilateral con el Gobierno británico, y nos sitúa todavía más a la defensiva cuando se reanuden las negociaciones durante el periodo de transición. Justo cuando pensábamos que la situación no podía ser más vergonzante..." han escrito los responsables de Leave.Eu, una de las organizaciones que ha defendido con más ardor el Brexit, en su cuenta de la red social Twitter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información