Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

May advierte a España de que protegerá “la soberanía británica” de Gibraltar

El Gobierno acusa a Reino Unido de modificar el acuerdo "con nocturnidad y alevosía"

La primera ministra británica, Theresa May, este jueves a las puertas del número 10 de Downing Street.
Londres / Madrid / Bruselas

Theresa May no está dispuesta a que Gibraltar sea el escollo que acabe por hacer fracasar su acuerdo del Brexit con la UE. La primera ministra elevó este jueves su tono al referirse a este asunto, durante su intervención en la Cámara de los Comunes, y adviritió a Pedro Sánchez de que “la soberanía británica sobre Gibraltar será protegida” y que el futuro pacto “se aplicará a toda la familia de Reino Unido”.

May se refirió expresamente a la conversación telefónica que mantuvo con Sánchez en las últimas horas. “Fui absolutamente clara con él a este respecto”, afirmó, aunque quiso resaltar el buen tono que hasta última hora se había mantenido en las negociaciones con el Gobierno de Madrid. “Hemos trabajado de forma constructiva con los Gobiernos de España y de Gibraltar en las negociaciones sobre el acuerdo de salida y confiamos en que este espíritu siga así en la relación futura”, dijo May.

El Gobierno de Sánchez, por su parte, no parece dispuesto a rebajar su firmeza. El secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano, dejó patente el malestar  por la inclusión del artículo de la discordia, el 184, en el acuerdo de retirada que Londres ha pactado con la Comisión Europea. Ese texto se añadió "con alevosía y nocturnidad ", criticó en una comparecencia ante la comisión parlamentaria sobre asuntos comunitarios, dedicada este jueves al Brexit.

Más allá de las críticas, Aguiriano dio algunas pistas sobre cómo salir del embrollo sin bloquear el acueroo con Londres. El secretario de Estado aludió a las garantías -de momento verbales - que han ofrecido los servicios jurídicos de la Comisión y del Consejo de que ese artículo no merma la posición española respecto a Gibraltar. "Eso exige clarificación. Si nos dicen que no hay ningún riesgo, que lo escriban. Simplemente ". Indicaba así Aguiriano que España podría contentarse con alguna adenda de los servicios jurídicos al texto principal. La otra opción amenaza con disgustar a Bruselas. "Se puede parar el reloj y convocar otra cumbre", sugirió.

La amenaza de España de vetar el pacto sobre el Brexit no ha logrado hasta ahora ningún resultado. Los negociadores europeos del Acuerdo de salida y de la Declaración Política sobre la futura relación con el Reino Unido se han desentendido de las quejas planteadas por el Gobierno de Sánchez, que asegura que el texto pactado no reconoce de manera tajante que España tendrá siempre la última palabra sobre la futura relación de Gibraltar con la UE.

"La mayoría de las delegaciones prefieren que España y Reino Unido resuelvan de manera bilateral el asunto con ayuda de la Comisión Europea", señala una fuente diplomática tras conocerse que la Declaración Política no contiene ninguna referencia a la reivindicación española sobre Gibraltar.

España, según fuentes diplomáticas, también ha recibido un estacazo legal a sus argumentos. Los servicios jurídicos de la Comisión Europea y del Consejo Europeo han coincido, según esas fuentes, en que el Acuerdo de salida no prejuzga nada sobre Gibraltar ni priva a España de nignún derecho futuro. El varapalo, lejos de tranquilizar a la delegación española ha enconado aún más los ánimos.

La frustración y la ira del Gobierno español ha ido a más en las últimas horas y varias fuentes coinciden en que la delegación española ha elevado el tono hasta niveles inusuales durante las reuniones a puerta cerrada de los Embajadores permanentes ante la Unión. El representante español, según esas fuentes, acusó al resto de socios, en particular a Alemania, de falta de solidaridad con España en un problema de soberanía con un país que dentro de apenas cuatro meses será extracomunitario.

Theresa May no ha dejado de repetir en los últimos meses que el acuerdo que se cerrara con la Comisión Europea debía necesariamente preservar “la integridad territorial de Reino Unido”. Se refería concretamente a la posibilidad sugerida por Bruselas y rechazada por Londres de establecer controles aduaneros entre Irlanda del Norte y la isla. Pero Gibraltar es un asunto que enciende también los sentimientos más nacionalistas de los conservadores británicos, que no han acogido de buen grado las amenazas de Sánchez de vetar el acuerdo del Brexit si no se remite cualquier acuerdo futuro sobre el Peñón a una negociación bilateral entre los dos Gobiernos.



 

 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información