Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un antes y un después sobre Gibraltar

El club comunitario reconoce que España tendrá siempre la última palabra en cuanto a la relación con el Peñón

gibraltar
Gibraltar, visto desde La Línea de la Cocepción. REUTERS

El inesperado órdago de España sobre el Brexit se ha saldado con un acuerdo que marca un giro histórico en la actitud de la Unión Europea sobre Gibraltar. Por primera vez, el club comunitario reconoce de manera solemne que jamás firmará un acuerdo con Reino Unido que incluya al Peñón en su ámbito territorial. Los 27 socios de la Unión y la Comisión Europea han asumido ese compromiso por escrito. Y en el mismo texto reconocen que España tendrá siempre la última palabra en cuanto a la relación de Europa con Gibraltar.

¿Cómo se ha fraguado el acuerdo?

El acuerdo se ha cerrado hacia las 14.00 de este sábado durante una conversación telefónica entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. Durante la charla, según fuentes comunitarias, han limado las últimas aristas e incluso han cambiado algunos términos del texto del pacto. Pocos minutos después, Tusk convocaba de manera oficial la cumbre europea que este domingo debe refrendar el Acuerdo de salida del Reino Unido de la UE y la Declaración Política sobre la futura relación entre Bruselas y Londres.

¿Cuál era el problema?

España temía que Bruselas reconociese el derecho de Reino Unido a asimilar a Gibraltar en las negociaciones sobre su futura relación con la UE. Ese peligro, según España, se debía al artículo 3 del Tratado de salida (que incluye al Peñón en el ámbito territorial del Reino Unido) y al artículo 184 del mismo Tratado (que fuerza a las dos partes a hacer todos los esfuerzos necesarios para lograr un acuerdo futuro sin cuestionar el orden institucional respectivo). La combinación de algunos artículos podía privar a España de la última palabra sobre los futuros acuerdos de la Unión que afecten a Gibraltar.

¿Era fundado el temor?

Hay división de opiniones. La Comisión Europea aseguraba que no había ningún peligro y que el visto bueno de España siempre sería imprescindible. Pero el Gobierno español interpretaba lo contrario y amenazó con vetar el acuerdo del Brexit si no se ofrecían garantías sobre la exclusión de Gibraltar de cualquier futuro acuerdo con Londres.

¿Ha logrado España su objetivo?

Todo indica que sí y que, incluso, lo ha superado con creces.

¿Qué ha conseguido?

El logro que fuentes comunitarias califican como histórico y sin precedentes se recoge en una Declaración del Consejo Europeo y de la Comisión Europea "sobre el ámbito territorial de los futuros acuerdos".

¿Qué supone esa Declaración?

Un antes y un después para el Peñón. El texto afirma tajantemente que "Gibraltar no será incluido en el ámbito territorial de los acuerdos que se concluyan entre la Unión y el Reino Unido". Se trata de una absoluta novedad, porque delimita el terreno de juego en los términos reclamados por España desde hace décadas y que no había podido conseguir porque cuando el país se incorporó a la UE el Reino Unido ya estaba dentro e impuso un estatus especial para Gibraltar.

¿Qué supone para el futuro?

A partir de ahora, si la Unión quiere firmar un acuerdo con Gibraltar tendrá que ser por separado del Reino Unido, incluso si los términos de los dos textos fueran idénticos. Y "esos acuerdos separados requerirán el acuerdo previo del Reino de España", señala la Declaración de los 27 y de la Comisión.

¿Qué valor tiene esa Declaración?

Se trata de un compromiso político firme y de máximo nivel. Y aunque no es legalmente vinculante, es una fórmula utilizada habitualmente por el Consejo Europeo cuando quiere blindar el acuerdo de todos los Estados sobre la interpretación de un punto conflictivo. El peso legal sería indudable en caso de disputas futuras.

¿Y qué se hizo del artículo 184?

España también ha logrado una Declaración interpretativa en la que el Consejo y la Comisión aseguran que ese artículo no prejuzga el ámbito territorial de los acuerdos futuros con Londres y, por tanto, no se da por incorporado Gibraltar a esos posibles acuerdos.

¿Qué dice Londres?

El Gobierno británico ha publicado una nota compartiendo la interpretación europea del artículo 184.

¿Qué importancia tiene ese artículo?

Ha sido el artículo que puso en guardia a la diplomacia española y desencadenó una reacción en tromba, encabezada por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. La amenaza de veto cursada por España fue atribuida, en un principio, a meros intereses electoralistas del Gobierno. Pero la maquinaria de negociación puesta en marcha ha arrancado a la Unión un compromiso que apunta al final de la privilegiada situación de Gibraltar en la Unión Europea. Una vez que se consume el Brexit, las autoridades gibraltareñas dependerán tanto de Madrid como de Londres para mantener sus imprescindibles vínculos con el mercado europeo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información