Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un presidente bajo sospecha constante

Ningún inquilino de la Casa Blanca tuvo que hacer frente a tantos casos a la vez como Donald Trump

Donald Trump
El presidente Donald Trump durante un mitin en Virginia Occidental AP

La presidencia Donald Trump no tiene precedentes. Ningún inquilino de la Casa Blanca tuvo que hacer frente a tantos problemas legales a la vez en la historia de Estados Unidos. El día 579 de su mandado fue sin duda el peor. Michael Cohen, su antiguo abogado, le presentó ante un juez en Nueva York como cómplice de un crimen que tenía como propósito influir en el resultado de las elecciones silenciando a dos mujeres que tuvieron una relación sexual con el entonces candidato. A la misma hora, en Virginia, el que fuera el director de su campaña, Paul Manafort, escuchaba como un jurado que le culpaba por ocho cargos por fraude.

Fue como si todos los problemas que acechan al republicano se fundieran de golpe en una supernova política. Los nombres de Michael Cohen y de Paul Manafort se suman así a los de los de Michael Flynn, Rick Gates y George Papadopoulos, otras figuras destacadas de su entorno de asesores que desde las pasadas elecciones admitieron haber cometido algún crimen o que fueron procesados por la trama rusa. Hay otros litigios de menor relevancia en esta peligrosa encrucijada que enturbian su caótica presidencia.

Difamación

La contundente acusación de Michael Cohen tiene origen en una investigación que detonó el pago a la actriz porno conocida como Stormy Daniels y a la modelo de Playboy Karen McDougal por su silencio. No son las únicas mujeres que denuncian públicamente la conducta sexual del presidente de los Estados Unidos. Summer Zervos, una antigua concursante del programa The Apprentice, demandó al empresario por difamación y este martes pidió información sobre otras mujeres que acusan a Donald Trump antes de que su caso vaya a juicio.

Zervos, que participó en la quinta temporada del reality, dio el paso al frente en octubre de 2016, un mes antes de las elecciones. Contó que Trump le besó dos veces en su oficina en Nueva York y que le puso las manos en los pechos sin su consentimiento en un hotel en Beverly Hills. Al menos 16 mujeres hablaron en el pasado la conducta del presidente, que negó siempre estas acusaciones y no pestañeó al llamarlas mentirosas. Pero solo estas emprendieron algún tipo de acción legal.

Estafa en la Universidad Trump

El magnate neoyorquino fue elegido presidente mientras un grupo de estudiantes de la Universidad Trump querían llevarlo ante los tribunales por fraude. Le acusaban de estafa. La batalla legal duró siete años y se resolvió antes de arrancar un juicio en California, con un pacto extrajudicial negociado pocos días después de las elecciones.

Compensó a los afectados con 25 millones de dólares, para que así pudieran recuperar lo que abonaron por unos cursillos de negocios en el sector inmobiliario que vendían falsas promesas. El fiscal neoyorquino en la época, Eric Schneiderman, calculó las pérdidas ocasionadas a 6.000 estudiantes en 40 millones, al tiempo que reprochó a Trump haberse embolsó cinco millones gracias a esta escuela.

Fraude en la Fundación Trump

El pacto con los antiguos alumnos de la Universidad Trump buscaba así evitar un extraño espectáculo mientras se preparaba el traspaso de poder. Llovía sobre mojado. Eric Schneiderman había solicitó por carta un mes antes de las elecciones a los gestores de la Fundación Trump que desistieran de inmediato de solicitar fondos porque la organización no disponía del certificado para hacer recaudaciones benéficas.

La nueva fiscal de Nueva York retomó el caso y el pasado junio lo llevó a otro nivel. Acusó a Donald Trump y a sus tres hijos de utilizar la organización caritativa como una “chequera” para promocionar su negocio hotelero, resolver cuestiones legales y financiar la campaña. La demanda de Barbara Underwood buscaba la disolución de la fundación porque se violaron de una manera extensa y persistente las leyes.

Litigio con José Andrés

Donald Trump llegó también a la presidencia con una demanda sin resolver del chef José Andrés. La batalla se resolvió en abril del año pasado. El litigio estaba relacionado con la decisión del restaurador español de abandonar el plan para abrir un restaurante en el Trump International Hotel en Washington, por los comentarios que el candidato republicano hizo contra la inmigración mexicana.

Los términos del acuerdo entre la Trump Organization y Think Food Group no se hicieron públicos. Donald Trump Jr., primogénito del magnate, se limitó a decir que así lograban “dejar el asunto atrás” el litigio y mirar hacia delante como “amigos”. José Andrés dejó la puerta abierta a algún tipo de colaboración futura. El Trump International Hotel se inauguró en dos meses antes de las elecciones.

Problemas con el Hotel en Washington

Los negocios de esta propiedad, situada muy cerca de la Casa Blanca, son un tema recurrente en Washington. Donald Trump también inició un litigio legal por motivos similares contra el chef celebridad Geoffrey Zakaria, que renunció a abrir un local en ese hotel porque decía que la retórica del candidato le hacia imposible dar con el personal y la clientela que necesitaba para que el restaurante fuera un éxito.

Este mismo complejo es objeto de un batalla legal que está originando un verdadero debate sobre si con esta propiedad el presidente está violando las cláusulas constitucionales contra la corrupción. La demanda en curso acusa a Trump de beneficiarse indebidamente de su hotel, al alegar que está atrayendo a clientes de gobiernos extranjeros y celebrando eventos que afectan a los negocios vecinos.

... hasta su chófer

Michael Cohen no es la única persona de confianza del entorno de Donald Trump que toma distancia. Noel Cintron, que durante un cuarto de siglo llevó en limusina al empresario donde lo necesitaba, demandó a su antiguo jefe el pasado julio para poder recuperar miles de horas extras que le dedicó y nunca le pagó. Le acusa de haberle explotado laboralmente y le reclama 178.400 dólares.

Más información