Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fraude de la Universidad Trump se resuelve tras siete años de batalla legal

El juez Curiel da el aprobado final al pacto extrajudicial por el que se compensará con 25 millones a miles de alumnos

Donald Trump
El presidente Trump durante una reunión en la Casa Blanca EFE

El juez californiano Gonzalo Curiel, el mismo que dijo que Donald Trump era una “auténtica vergüenza” por su retórica contra los inmigrantes de origen mexicano, dio el aprobado final al pacto extrajudicial por el que se compensará con 25 millones de dólares a los miles de estafados por la Universidad Trump. La batalla legal duraba siete años. Los afectados podrán recibir de vuelta el dinero que abonaron para los cursos.

Trump aceptó pagar esa cantidad para resolver las reclamaciones en noviembre pasado, horas antes de que comenzara el juicio en San Diego, cuando era presidente electo. La organización, según denunció el fiscal neoyorquino Eric Schneiderman, engañó a más de 6.000 estudiantes con falsas promesas. Los seminarios, cuyos títulos no tenían validez alguna, costaban hasta 35.000 dólares. El magnate negó siempre que su negocio fuera una estafa.

La demanda colectiva que está en el origen de este litigio fue interpuesta en nombre de antiguos alumnos de Nueva York, California y Florida. Schneiderman calculó las pérdidas para los estudiantes en hasta 40 millones mientras que Trump habría tenido un beneficio personal de cinco millones gracias a esta escuela. Curiel, sin embargo, considera que la cantidad pactada es “extraordinaria”.

El caso queda así resuelto después de que una alumna, Sherri Simpson, presentara su objeción al pacto. La residente de Fort Lauderdale, que pagó 19.000 dólares para conocer los secretos de Donald Trump, tuvo oportunidad de presentar el jueves sus argumentos ante el juez, buscando mantener vivo el litigio. Pero Curiel, como estaba previsto, optó por rechazarla y dar carpetazo al asunto.

Schneiderman, que atacó también a la fundación de la familia Trump, valoró el pasado noviembre que el presidente electo aceptara pactar. “Luchó contra nosotros en cada paso del camino, negándose a pagar cantidades incluso modestas de indemnización a las víctimas de su universidad falsa”, dijo el fiscal, que calificó el acuerdo como “un impresionante cambio” de actitud.

Más información