Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump y José Andrés firman la paz

El presidente de EE UU demandó en 2015 al cocinero porque este canceló la apertura de un restaurante en su nuevo hotel en protesta por sus insultos a los mexicanos

Donald Trump, presidente de EStados Unidos, este jueves.
Donald Trump, presidente de EStados Unidos, este jueves. AP

El grupo hotelero de Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, y el cocinero español José Andrés han llegado a un acuerdo para poner fin de forma amistosa a una batalla legal que comenzó hace casi dos años a cuenta del proyecto de restaurante que el chef canceló en el último y lujoso hotel de Trump en Washington, según informaron las partes en un comunicado conjunto. El pacto -cuyas condiciones son confidenciales- evita un pintoresco pleito entre un presidente y un particular. A primeros de enero Trump, a punto de jurar el cargo, tuvo que prestar declaración por el caso. Ningún presidente estadounidennse había pasado por eso desde 1998, cuando Bill Clinton fue acusado de acoso sexual por Paula Jones, una funcionaria de Arkansas.

El conflicto de Trump y José Andrés se remonta al inicio de la campaña electoral estadounidense, verano de 2015, cuando el chef español canceló su plan de abrir un restaurante en el nuevo y lujoso hotel de Trump en Washington en respuesta a los ataques que el entonces  precandidato republicano había lanzado a los inmigrantes mexicanos indocumentados, a los que llamó "violadores". Trump le demandó y reclamó una indemnización de 10 millones de dólares. Entonces, José Andrés reaccionó reclamando a su vez una compensación de ocho millones por los gastos derivados del proyecto del restaurante que no salió adelante y “los beneficios perdidos”, debido, según la argumentación del español, que las palabras de Trump entorpecían la atracción de clientes y trabajadores al restaurante.

El constructor neoyorquino se había estrenado en la carrera hacia la Casa Blanca, en junio de 2015, lanzando una proclama incendiaria contra los inmigrantes irregulares, especialmente los mexicanos, a los que criminalizó con insultos. "Cuando México envía su gente, no envían a los mejores. Envían gente que tienen muchos problemas", espetó al anunciar su candidatura. Los inmigrantes mexicanos, añadió, "traen drogas, crimen, son violadores y, supongo que algunos, son buenas personas".

Entonces era la barrabasada de un showman y millonario metido a político que aún tenía que batirse con una docena de aspirantes conservadores para hacerse con la candidatura republicana. El caso fue avanzando en los tribunales conforme se iba desarrollando la campaña, Trump ganó las primarias, se convirtió en el candidato presidencial y el 8 de noviembre fue elegido presidente de Estados Unidos.

En diciembre, el cocinero español ofreció al mandatario in péctore llegar a un acuerdo.  “¿Podemos cerrar nuestras demandas y donar el dinero a una ONG de veteranos para celebrarlo? ¿Por qué seguir litigando? Ganemos ambos”, dijo José Andrés en su cuenta de Twitter, apelando directamente a la cuenta de Trump. Tras los comicios, el ya presidente electo también optó por cerrar un acuerdo millonario para cerrar un caso en el que se acusaba de estafa a un centro educativo suyo, llamado Trump University.

José Andrés llegó a Estados Unidos hace más de 20 años y se convirtió de un empresario reconocido dentro de la hostelería. El presidente Barack Obama le puso como ejemplo del éxito de un inmigrante y, en la recta final de su presidencia, le condecoró con la Medalla Nacional de las Humanidades. Mientras, Hillary Clinton, entonces candidata demócrata, le entregó un galardón de la comunidad hispana por su apoyo a los latinos en EE UU, especialmente tras el encontronazo con Trump. Y el chef apoyó a Clinton en la campaña electoral.

Este viernes, tanto el grupo Trump como José Andrés se echaron flores en el comunicado y dejaron muy lejos el tono de aquellos meses. "Me alegra que hayamos sido capaces de dejar este asunto atrás y seguir adelante como amigos. Desde septiembre de 2016, Trump International Hotel ha tenido un éxito increíble y todo nuestro equipo siente un gran respeto por los logros de José y TFG [la empresa del cocinero]. Sin duda, este es un win-win para ambas compañías", dijo Donald Trump hijo, que es el actual gestor del negocio.

Es el mismo mensaje que emitió el cocinero. "Siento un gran respeto por el compromiso de la Organización Trump con la excelencia en el desarrollo del viejo edificio de Correos [donde se encuentra el hotel]", señaló. "Nos emocionan las perspectivas de trabajar junto con la Organización Trump en una variedad de programas, para beneficiar a la comunidad", añadió.

Más información