Cerveza artesana canadiense, víctima de la guerra comercial con Trump

El desafío por la subida de los aranceles está teniendo un impacto imprevisto en el sector cervecero en Canadá: se están quedado sin latas

Cata de cervezas artesanas.
Cata de cervezas artesanas.GETTY IMAGES

Sin latas no hay cerveza. Y el suministro puede llegar a peligrar en Canadá si no se pone remedio. Los cerveceros artesanales canadienses han advertido que se enfrentan a una escasez repentina de latas y culpan de las interrupciones del suministro a los aranceles impuestos al aluminio, que han llevado a que estas pequeñas empresas se conviertan en las primeras víctimas de la disputa comercial entre Canadá y Estados Unidos.

Canadá es el tercer mayor productor de aluminio del mundo, pero todavía importa más de 2.000 millones de latas anuales, la mayoría desde Estados Unidos, según la agencia de estadísticas del Gobierno. El pasado 1 de julio, Canadá impuso aranceles sobre las importaciones de aluminio de Estados Unidos, en represalia por una medida similar del gobierno de Donald Trump, el mes anterior. Los pequeños empresarios se temían lo peor. Comenzaron a recibir avisos de subidas de precio y advertencias de interrupciones en el suministro.

Más información
La lucha de una canadiense por cobrar un día de trabajo tras la muerte de su gato
Limpiar la basura de los estadios de fútbol en Bolivia tiene premio
Obama y Biden aparecen por sorpresa en una panadería en Washington

La disputa viene en el peor momento. El mercado está cambiando y recientemente ha aumentado la demanda de latas de cerveza en América del Norte para satisfacer los gustos cambiantes de los consumidores. El año pasado en Canadá las ventas de cerveza en este formato aumentaron un 4,3%, mientras que las ventas de botellas disminuyeron un 10,7%, según datos oficiales.

"Es un momento terrible para los cerveceros", advirtió Luke Harford, presidente de la asociación industrial Beer Canada. El empresario explicó en declaraciones a AFP que el sector se enfrenta a otros dos problemas: el aumento de impuestos canadienses sobre la cerveza y la competencia del cannabis de uso recreativo, que será legal en octubre, y auguran que tendrá un impacto.

Harford explicó que cuando Canadá anunció con un mes de anticipación que impondría los aranceles, las compañías de bebidas gaseosas, que usan significativamente más latas que los fabricantes de cerveza, comenzaron a abastecerse, lo que cree que ha llevado a la actual escasez de suministros.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Existencias hasta fin de mes

El cierre en enero de una planta en Massachusetts, propiedad de Crown Holdings, un importante proveedor de latas para microcervecerías, también había reducido los suministros antes de la guerra de aranceles.

Paul Meek, propietario de la Kichesippi Beer Company de Ottawa, dijo que solo dispone de un stock suficiente de latas hasta fin de mes, después de que su proveedor estadounidense le avisara que no podría cumplir con su envío de agosto de 160.000 latas. "Nos dijeron que el envío no llegaría y no saben cuándo lo conseguiremos", señaló. "Si nos quedamos sin latas, que ahora representan más del 50% de nuestras ventas, va a ser un año muy malo", lamentó.

Dos semanas sin producción

La empresa GP Brewing Company, situada en la provincia de Alberta, suspendió la producción durante dos semanas en julio debido a la escasez de latas. El productor de cervezas orgánicas más grande de Canadá, Beau's Brewery en Vankleek Hill, de Ontario, también está luchando para obtener su mercancía a tiempo, dijo su directora financiera, Tania Beimers.

La compañía agregó latas a sus ofertas de cervezas y barriles embotellados el año pasado, y ahora representan el 30% de sus ventas. "La escasez y los retrasos en la entrega nos han generado mucho trabajo adicional para garantizar que tengamos el suministro de latas necesarias para seguir produciendo", explicó Beimers.

Canadá cuenta con 817 instalaciones de elaboración de cerveza, una bebida muy popular entre la población. El año pasado el consumo per cápita fue de 75,5 litros el año. Las empresas buscan como salida desesperada recurrir a otras opciones, pero “no existen muchos proveedores de latas, por lo que las opciones son limitadas", lamenta el empresario.

Botellas por latas

Las autoridades han instado a los cerveceros a que cambien por el embotellado, "pero no es tan fácil". La configuración de una nueva línea de producción puede tener un coste de más de 300.000 dólares y no se puede llevar a cabo de la noche a la mañana.

Harford prevé que el arancel del 10% impuesto por Canadá y Estados Unidos sobre el aluminio le costará a la industria cervecera nacional unos 10,5 millones de dólares canadienses (algo menos de 8,1 millones de dólares estadounidenses) adicionales este año.

El sector ha presionado a Ottawa para que exima a las latas de cerveza de sus aranceles, pero no ha logrado convencer a los legisladores. Además, también se enfrentan a otras dificultades, ya que, Canadá ha aumentado los impuestos a la cerveza dos veces en el último año y está planificando otro aumento para abril de 2019. Mientras tanto buscan solución al problema mas inmediato: las latas para envasarla.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS