Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bemba regresa a Congo para participar en las elecciones tras ser absuelto de crímenes de guerra

El exvicepresidente de República Democrática del Congo fue liberado por La Haya el pasado junio

Bemba, a su llegada al aeropuerto de Kinshasa.
Bemba, a su llegada al aeropuerto de Kinshasa. REUTERS

La figura política más influyente de la República Democrática del Congo después del presidente Joseph Kabila, el ex rebelde Jean Pierre Bemba, ha regresado este miércoles por la mañana al país, tras once años de ausencia, para sacudir la política congoleña. A cinco meses de las delicadas elecciones previstas para diciembre, y recién salido de la cárcel de la Haya tras ser absuelto de crímenes de guerra, Bemba ha aterrizado por la mañana con un jet privado en el aeropuerto internacional de N’Djili, en la capital Kinshasa.

Y el regreso ha sido apoteósico. Una recepción popular con más 20.000 personas arropándole a su llegada y siguiendo en multitud al cortejo que le ha llevado desde el aeropuerto hasta la sede de su partido, el Movimiento por la Liberación de Congo (MLC). Entre la aglomeración, y las obvias banderas de su partido, se izaban también otras del Ensemble –Juntos- el movimiento del otro gran opositor, Moise Katumbi, que tiene previsto regresar también a Congo el próximo viernes, en una semana que está siendo decisiva para la política congoleña y el proceso electoral.

El futuro de Bemba, de 55 años, ha cambiado radicalmente en los últimos dos meses. Y con él, podría cambiar el de Congo. A principios de junio, el ex vicepresidente congoleño estaba condenado por la Corte Penal Internacional a 18 años de cárcel por crímenes de guerra y contra la humanidad, cometidos en la vecina República Centroafricana. Pero la Sala de Apelaciones le absolvió el 8 de junio y, con su nueva libertad de calendario inmejorable, ha decidido regresar de lleno a la arena política. Tras el baño de masas, Bemba tiene previsto presentar su candidatura a las elecciones este mismo jueves, si no hay ningún percance con las autoridades.

El regreso de ese gigante de la política congoleña, e inesperado rival, supone un auténtico reto para el actual presidente Joseph Kabila, que no puede presentarse por tercera vez, y que lleva dos años sin celebrar elecciones desde que le expiró su último mandato, el 20 de diciembre de 2016. En medio de un clima de tensión y desgaste político, con denuncias de abusos, torturas y detenciones ilegales, además de otras vulneraciones de los derechos humanos, el Gobierno de Kabila ha prometido, esta vez sí, celebrar elecciones las próximas Navidades. Y Bemba, cambia radicalmente el tablero.

Jean Pierre Bemba fue el segundo candidato más votado en las históricas elecciones de 2006, es decir, las que le enfrentaron a la segunda vuelta con Kabila. Y nunca reconoció los resultados que le dieron como perdedor. Hijo de un hombre de un poderoso hombre de negocios del entorno de Mobutu Sese Seko – el ex dictador-, Bemba formó el grupo rebelde del MLC en 1998, momento en el que el enorme territorio de la República Democrática del Congo estaba divido a trozos bajo el control de distintos grupos armados, y azotado por la segunda guerra del Congo. El MLC controlaba el norte del país – las extensas provincias Oriental y Equador- hasta que, tras un acuerdo político para la unidad nacional, se creó un gobierno de transición con cuatro vicepresidentes –representado diferentes grupos rebeldes. Así, en 2003, Jean Pierre Bemba se convirtió en vicepresidente en el mismo gobierno que Joseph Kabila presidia y el que condujo a las primeras elecciones democráticas de Congo, en 2006.

Desde entonces, tras perder la contienda, Bemba sufrió dos tentativas de asesinato y después empezó su acusación por parte de Luis Moreno Ocampo en la Corte Penal Internacional, su largo proceso y su condena. El calvario de Bemba ha coincidió con los años de Kabila al poder, y, muchos de sus seguidores, consideran el juicio a Bemba como una herramienta política.

Entre las riadas de gente que le han dado la bienvenida, se oían eslóganes contra la Corte Penal Internacional. Igual que como el opositor Moise Katumbi, quien celebró en un tuit la victoria de la justicia al conocerse la absolución de Bemba. La condena a Bemba, que le atribuía responsabilidad a un líder por los delitos cometidos por sus soldados, había sentado precedente, en 2016, pero, ante la decepción de centenares de civiles centroafricanos, Bemba no sólo está libre, sino que aspirará a ser el próximo presidente de Congo.

Más información