Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Haya absuelve al congoleño Bemba de los crímenes de guerra

El exvicepresidente fue condenado en 2016 a 18 años por delitos cometidos en República Centroafricana por hombres bajo su mando

El exvicepresidente de la República Democrática del Congo, Jean-Pierre Bemba, en una foto de archivo.
El exvicepresidente de la República Democrática del Congo, Jean-Pierre Bemba, en una foto de archivo. AFP

La Sala de Apelaciones de la Corte Penal Internacional (CPI) ha revocado la sentencia de 18 años de cárcel impuesta en 2016 contra Jean-Pierre Bemba, exvicepresidente de la República Democrática de Congo. Entonces, otros jueces del mismo tribunal le consideraron responsable de los crímenes de guerra y contra la humanidad, cometidos por el Movimiento de Liberación de Congo (MLC). Los milicianos estaban bajo su mando entre 2002 y 2003, y fueron enviados a la República Centroafricana para sofocar un intento de golpe de Estado. El nuevo fallo señala “que no se le puede responsabilizar desde el punto de vista penal de las atrocidades”. Tampoco se tuvo en cuenta en su día “el esfuerzo del condenado para impedirlas”, añade la apelación. Bemba seguirá en prisión hasta que responda de un cargo adicional de desacato.

La decisión de absolverle se ha tomado por mayoría de tres jueces contra dos, y tumba una condena que fue la más abultada impuesta hasta la fecha por la Corte. En 2016, los jueces dieron por demostrado que el acusado “sabía lo que estaba ocurriendo en la República Centroafricana, pero no lo evitó”. El fallo marcó además un hito legal, porque la CPI consideró culposa la responsabilidad del político, “aunque no hubiera participado en los pillajes y delitos sexuales perpetrados contra la población”.

Bemba ostentaba el cargo de jefe militar, y las tropas del MLC cometieron “violaciones con sadismo, y sus asesinatos reflejaron una crueldad especial; familias enteras fueron atacadas”, dijo Sylvia Steiner, presidenta de la sala hace dos años. Este viernes, su colega Christine van den Wijngaert, que ha presidido la apelación, ha subrayado que en el primer juicio “hubo graves errores de análisis acerca del verdadero papel de Bemba como comandante en jefe”. Tampoco se evaluó bien “su intento de detener los crímenes”. Bemba mandó a los milicianos al país vecino para apoyar al presidente Ane-Félix Patassé, ante un intento de golpe de Estado encabezado por el general François Bozizé.

Van den Wijngaert añade que el primer fallo “erró al evaluar los motivos de Bemba y las medidas que pudo haber adoptado a la vista de las limitaciones que suponía investigar, y perseguir, los crímenes desde su remota posición [estacionado en otro país]”. También critica “el reducido número de crímenes presentado en su contra, y las medidas que supuestamente debió haber tomado”. Para los dos jueces que se mostraron en desacuerdo, la sentencia original era adecuada y la acusación formulada por la Fiscalía no se excedió en su trabajo. Se referían con ello al hecho de haber considerado la violación como un crimen de guerra, incluso si el acusado no lo hizo. Solo teniendo en cuenta el mando que ostentaba a distancia.

Jean-Pierre Bemba es hijo de un rico empresario que lo mandó a estudiar a Bélgica, la antigua potencia colonial. Se licenció en Ciencias Empresariales en Bruselas y llevó los negocios familiares: plantaciones de café y fábricas de madera. Fue asistente del fallecido presidente Mobutu Sese Seko, y se convirtió en vicepresidente de la República Democrática de Congo en 2003. Joseph Kabila ganó las elecciones presidenciales de 2006, y un año después, Bemba fue acusado de traición y huyó a Bélgica. Arrestado allí en 2008 y enviado a la Corte Penal, sus seguidores han aplaudido jubilosos este viernes en su sede al verle absuelto.

Más información