Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno autoriza al ‘Open Arms’ a desembarcar en Barcelona a 60 rescatados frente a Libia

El buque pone rumbo a la capital catalana, donde espera atracar el próximo miércoles

Madrid / Barcelona / A bordo del 'Open Arms
Inmigrantes rescatados este sábado por el barco de Open Arms de la ONG Proactiva Open Arms.

El Open Arms, el buque de la organización catalana Proactiva Open Arms en misión de salvamento en el Mediterráneo, recibió este sábado autorización del Gobierno español para desembarcar en Barcelona a los 60 migrantes rescatados de una lancha precaria localizada, a 33 millas náuticas de Libia, según han informado fuentes del gubernamentales españolas. La tripulación del barco había contactado por radio a primeras horas de esta tarde con Salvamento Marítimo, dependiente del Ministerio de Fomento, para solicitar que España le abriera algún puerto para poder desembarcarlos. Cuando ya caía la noche sobre el Mediterráneo, el barco tomó rumbo hacia España. Los responsables de la nave calculan que, tal y como está el mar y a la distancia que se encuentran (unas 700 millas náuticas, unos 1.300 kilómetros), podrán llegar a Barcelona el miércoles por la mañana.

Desde que se produjo el salvamento, el navío se encontraba a la espera de autorización para atracar en un puerto europeo y esperaba que España, y de manera específica Barcelona, le abriera su puerto, como finalmente ha ocurrido. El objetivo de la tripulación desde esta misma mañana era desembarcar en España, ya que no había otro puerto disponible, ante el cierre de los atraques en Italia y Malta para los barcos de las ONG.

La autorización fue transmitida por Salvamento Marítimo al capitán del barco apenas dos horas después de la solicitud de ayuda. Muy poco después de recibir el permiso, el barco viró el timón y enfiló definitivamente el camino de regreso a España, ahora con su carga de mujeres, hombres y niños rescatados del mar, que esta noche estaba en absoluta calma.

El Ayuntamiento de la capital catalana había mostrado este sábado por la mañana su predisposición a acoger a refugiados. "Barcelona lleva mucho tiempo ofreciéndose como puerto seguro para acoger a estas personas y lo volvemos a reiterar", han detallado fuentes municipales.  

La propia alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, había tuiteado por la tarde que la ciudad está preparada para recibir el barco. "Pedimos a Pedro Sánchez que nos permita ayudar a salvar vidas, no queremos ser cómplices de las políticas de la muerte de Matteo Salvini", ha escrito en un tuit. Poco después lanzaba otro mensaje celebrando la autorización de España para el atraque del buque. La llegada está prevista para el miércoles que viene, entre las siete y las once de la mañana, dado que el mar se encuentra en calma y de que la previsión del tiempo es buena, al menos para esta noche y mañana, domingo.

La operación de rescate comenzó a las 7.30 de este sábado, tras observar los tripulantes del Open Arms lo que parecía una lancha neumática. La primera comunicación fue con el Centro de Coordinación Marítima y de Rescate de Roma que ordenó al barco ponerse en contacto con los guardacostas libios. Nadie respondió. "Volvimos a llamar a Roma y me dijeron que tomase yo la decisión. Decidí rescatarlos", explica Marco Martínez, el capitán del buque. 

La proa de la balsa a la deriva estaba remendada con cinta negra americana. El interior de la embarcación, para hacerla más resistente, iba forrado con un tablón de madera del que sobresalían dos hileras de tornillos gruesos de proa a popa. Sus ocupantes iban sentados encima. “No Libia, no Libia”, gritaban a sus rescatadores. Un buque de ese país observó toda la operación a cerca de una milla de distancia. En la balsa intentaban llegar a las costas de Europa cuatro menores, entre ellos un niño de nueve años acompañado de sus padres, cinco mujeres y 51 hombres.

Judith Lidia Gbamago lloró al ver acercarse la lancha naranja de rescate. “Pensaba que eran los guardacostas libios y que tendríamos que volver”, contaba en francés sin perder de vista a su hijo Krisley, a sus nueve años el más pequeño de los náufragos. La travesía de esta mujer, de 32 años, comenzó en República Centroafricana en 2013. En Libia, relata, vivía un infierno, con pavor a que ella o su hijo fuesen raptados por las milicias. “Cuando mi marido se iba a trabajar me dejaba encerrada en la habitación por miedo a que alguien me encontrase. No podía ir a la compra, no podía salir a la calle”.

En la lancha viajaban, entre otros, tres hombres de Malí, ocho palestinos, seis libios, ocho bangladesíes y ocho sursudaneses. Hay 14 nacionalidades diferentes a bordo. Algunos, como Hazrat Ali, hijo mayor de una familia rural paupérrima de Bangladés, se lanzaron al mar en busca de una vida mejor tras descubrir que Libia no se la daría. Otros huían de guerras, torturas y esclavitud. Bitcha Honoree, un camerunés de 39 años, lleva más de cuatro años en ruta. Nunca quiso ir a Libia, pero las mafias acabaron llevándolo hasta allí, donde fue vendido y después secuestrado para extorsionar a su familia. “Mi hermano tuvo que vender su casa para pagar mi rescate”, relata en cubierta. Está lleno de marcas, lo marcaron a palos. Era un esclavo.

Nada más subir al Open Arms, los rescatados cantaron y se abrazaron. Su esperanza era ser rescatados y, sobre todo, no volver a pisar Libia. España, en principio, les sonaba un buen destino, aunque varios tienen familiares en Alemania, Francia o Bélgica. En cuanto estuvieron acomodados, la mayor parte de los rescatados se echó a dormir, extenuados, sintiéndose a salvo y con un destino seguro. 

Poco después del rescate, el ministro del Interior italiano y líder de la Liga Norte, Matteo Salvini, criticó la operación en las redes sociales y recalcó que los puertos de Italia permanecerán cerrados a la Open Arms. “El buque Open Arms, de una ONG española y con bandera española, se lanzó hace poco hacia una barcaza y, antes de la intervención de una patrulla libia en la zona, se apresuró a subir a unos 50 personas a bordo", declaró. "Este barco se encuentra en las aguas de Libia, el puerto más cercano es Malta y la asociación y la bandera son España: que se olviden de llegar a un puerto italiano", añadió.

Este es el primer rescate del Open Arms en esta misión, la numero 46 del buque, que comenzó el día 19 de junio. Este es el único navío de una organización humanitaria que estos días patrulla la zona.  A pocas millas de distancia le sigue el Astral, un velero de la misma ONG en misión de observación, con cuatro eurodiputados a bordo. 

Más información