Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas urge a aplicar una solución común en la crisis de fronteras

Las demandas de asilo cayeron casi a la mitad en 2017 y la llegada irregulares se modera

Llegada al puerto de Valencia del barco Aquarius, el pasado 17 de junio.
Llegada al puerto de Valencia del barco Aquarius, el pasado 17 de junio. ©GTRESONLINE

Bruselas rechaza los remiendos parciales para afrontar un reto que es común. La Comisión Europea instó este lunes a encontrar “una solución en el marco de la UE” a la crisis desatada en el club comunitario —y en buena medida dentro de Alemania— por la gestión de los refugiados. Las mayores tensiones políticas coinciden, paradójicamente, con una mejoría de las cifras. El número de peticiones de asilo en la UE cayó un 44% en 2017 y mantiene la tendencia a la baja en lo que va de año. También las entradas irregulares por las fronteras exteriores descendieron casi a la mitad en los primeros cinco meses del ejercicio.

Las estadísticas europeas evidencian que el grado de crispación alcanzado tiene poco que ver con un empeoramiento de los datos. El año pasado, 728.840 personas solicitaron protección internacional en alguno de los 28 países comunitarios, lo que representa una bajada interanual del 44%, según datos divulgados por la agencia europea de asilo (Easo, por sus siglas en inglés). Y aunque Alemania sigue encabezando la lista de países receptores, el número de demandas cayó en picado (un 70%) respecto a 2016.

Una situación similar se da en el volumen de llegadas, que se sitúa en 43.200 personas entre enero y mayo de este año, un 46% menos que en el mismo periodo de 2016. Esa caída general que muestran los datos de Frontex, la agencia europea de fronteras, resulta más acentuada en el caso particular de Italia, que registró una mejora del 70% en sus cifras después de los acuerdos —oficiales y oficiosos— concluidos el año pasado con diferentes autoridades libias. Así que los dos países donde la cuestión migratoria resulta estos días más controvertida —Italia y Alemania— son los que más mejoras registran en las estadísticas.

En este contexto, Bruselas reitera que las soluciones aplicadas hasta ahora sí han funcionado y urge a los Estados a pactar ya la reforma del sistema común de asilo, pendiente desde 2016. Consciente de que la situación está poco madura para desbloquear ese dosier en la cumbre europea del próximo 28 de junio, Alemania está presionando para organizar una cita anterior que sirva para esbozar algún tipo de compromiso. La Comisión Europea está de su lado. “Estamos abiertos a todos los formatos y foros que puedan contribuir a que haya progresos a finales de junio”, subrayó un portavoz de esta institución. Su presidente, Jean-Claude Juncker, estará este martes en la cita que celebrarán en Alemania la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron. Muy probablemente la migración figure entre los asuntos principales.

El Consejo, el organismo que representa a los Estados, no tiene de momento tan claro que ese encuentro previo a la cumbre sea posible (o deseable). Su presidente, Donald Tusk, se entrevista esta semana con un buen número de líderes europeos (entre ellos Merkel, el italiano Giuseppe Conte y el español Pedro Sánchez) para hacerse una idea de qué se puede lograr la próxima semana.

Más información