Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kim frente a Trump: hitos de una crisis que hizo contener la respiración al mundo

La tensión entre ambos países se ha suavizado recientemente con el anuncio de la reunión en Singapur

Donald Trump y Kim Jong-un en imágenes de archivo.

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en enero de 2017, las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte han pasado por todo tipo de situaciones tensas. Kim Jong-un forzó la relación con su homólogo estadounidense al llevar a cabo varios ensayos balísticos y continuar con la expansión de su programa nuclear. Trump, consciente de que Estados Unidos también podía verse perjudicado ante un hipotético ataque del régimen de Pyongyang, redobló sus ataques personales y las sanciones económicas hacia el país asiático. Dichas desavenencias a punto estuvieron de dar al traste con la reunión que ambos dirigentes mantendrán este martes en Singapur. Estos son los hitos más destacados de una relación de desconfianza mutua:

Enero - abril 2017. Trump toma posesión y Corea del Norte se parapeta tras sus misiles

El nuevo inquilino de la Casa Blanca tenía como una de sus prioridades solucionar el problema enquistado con el régimen norcoreano, en relación con los límites de Corea del Norte sobre el desarrollo de su actividad nuclear y su capacidad balística. Sin embargo, los comienzos fueron difíciles. A principios de año, Kim Jong-un anunció que el país asiático ultimaba el lanzamiento de un misil intercontinental mientras se vanagloriaba del "poder nuclear" de Pyongyang. Trump no dudó en contraatacar a través de Twitter: "Corea del Norte acaba de declarar que está en la última fase de desarrollo de un arma nuclear capaz de llegar a zonas de Estados Unidos. ¡No pasará!". Pese a la advertencia, Corea del Norte lanzó su primer proyectil en la era Trump —que cayó en aguas de Japón— en febrero. Un mes después, el país asiático volvió a hacer lo mismo con el lanzamiento de otros cuatro misiles.

Abril - junio 2017. Trump pierde la paciencia: "Está buscando problemas"

El 8 de abril el Ministerio de Exteriores norcoreano acusó a EE UU de intervenir ilegalmente en el conflicto sirio: "El ataque contra las posiciones del Ejército sirio por parte de Estados Unidos representa un acto imperdonable de agresión contra un Estado soberano". Entretanto, Trump amenazaba a Pyongyang y exigía a China, el aliado más importante de Kim, que le ayudase para frenar las pretensiones de Kim Jong-un: "Corea del Norte está buscando problemas. Si China quiere ayudarnos, estupendo. Si no, ¡resolveremos los problemas sin ellos!", escribió en sendos tuits. 

Julio - agosto 2017. China media entre ambas potencias 

El tono ante el desafío nuclear a comienzos del verano volvió a elevarse unos cuantos grados. Trump afirmó que el "desafío nuclear debe abordarse rápidamente", ya que Corea del Norte "está causando problemas tremendos". El presidente republicano advirtió al régimen de Pyongyang que respondería "con una furia y un fuego que el mundo jamás ha visto", si proseguían las amenazas hacia su país. Trump, que llegó a reprender a Kim Jong-un hasta tres veces en una semana, aseguró que "la solución militar está completamente preparada si Corea del Norte llega a actuar de manera insensata". China instó a ambos líderes a acabar con las "provocaciones recíprocas", tras las pretensiones amenazadoras de Pyongyang en el entorno de la isla de Guam, perteneciente a EE UU, que pasaban por el lanzamiento de cuatro misiles dirigidos hacia el mar y a unos 40 kilómetros de sus costas a modo de advertencia, sin la finalidad de atacar la isla o las bases militares norteamericanas.

Septiembre - noviembre 2017. Kim Jong-un, sobre Trump: "Domaré con fuego al viejo chocho"

Trump, que amenazó con la "destrucción total" de Corea del Norte en la Asamblea General de la ONU, desató una oleada mayor de rechazo en el régimen presidido por Kim Jong-un. Este, llegó a replicar: "Con seguridad voy a domar con fuego al desequilibrado y viejo choco americano". Insultos por ambas partes, ensayos balísticos, bombarderos y sanciones llevaron a Corea del Norte a considerar la actitud del presidente republicano como una "declaración de guerra" . Semanas más tarde, Trump aprovechó la gira por distintos países de Asia para arremeter contra su principal enemigo: "¿Por qué Kim Jong-un me insultaría llamándome viejo cuando yo nunca le llamaría bajo y gordo? Oh, bueno, trato tanto de ser su amigo, ¡y quizá algún día eso ocurra!". La nueva estrategia de presión fue acompañada de más sanciones económicas a Pyongyang y la vuelta de Corea del Norte a la lista de países patrocinadores del terrorismo.

28 de noviembre de 2017. Corea del Norte se proclama Estado Nuclear

Kim Jong-un volvió a retar a la comunidad internacional con la prueba de su misil intercontinental más potente hasta el momento y el que mayor altitud había alcanzado hasta la fecha (unos 4.500 kilómetros). El artefacto cayó en el mar de Japón. Tras un parón de dos meses, el mensaje del régimen de Pyongyang dejaba patente que tenía la capacidad de alcanzar cualquier punto de Estados Unidos. El presidente republicano respondió que "se impondrían nuevas sanciones al régimen norcoreano". El antiguo secretario de Estado para Asia en la Administración Obama, Daniel Russel, declaró en Pekín: "Es un claro mensaje de desafío".

Kim frente a Trump: hitos de una crisis que hizo contener la respiración al mundo

Enero 2018. Trump, a Kim Jong-un: "Mi botón nuclear es mucho más grande y poderoso"

El año nuevo trajo consigo un nuevo recrudecimiento en las relaciones de ambas naciones. Trump, consciente del poder armamentístico del régimen norcoreano con capacidad de alcanzar EE UU, y tras las advertencias de Kim Jong-un, amenazó en Twitter con hacer estallar el conflicto: "Kim Jong-un ha dicho que el botón nuclear está en su escritorio todo el tiempo. ¿Podría alguien de su hambriento y mermado régimen decirle que yo también tengo un botón, pero que el mío es mucho más grande y más poderoso que el suyo, y que funciona?". Sin embargo, Corea del Norte comenzó una nueva etapa con Corea del Sur al abrir una vía de diálogo con los Juegos Olímpicos de Invierno como telón de fondo.

Marzo - Abril 2018. Trump acepta reunirse con el líder de Corea del Norte

El presidente republicano aceptó "en el lugar y tiempo" que se determinase la inesperada invitación del líder de Corea del Norte entregada por un emisario de Corea del Sur en la Casa Blanca, el pasado marzo. En el mensaje, Kim Jong-un ofrecía la desnuclearización del país así, como el freno a las pruebas nucleares y balísticas. "Se está logrando un gran progreso, pero las sanciones permanecerán hasta que se llegue a un acuerdo. La reunión está siendo planeada", matizó después Trump en las redes sociales. La histórica cita, sobre la que Trump se mostró entusiasmado públicamente, se veía más cercana gracias a los gestos del régimen norcoreano, tras el anuncio de que "daba por acabadas" las pruebas nucleares. Mientras tanto, el presidente republicano ordenó el ataque en territorio sirio en coalición con Francia y Reino Unido, con el que transmitía también un mensaje de firmeza hacia el régimen de Pyongyang.

Mayo 2018. Trump desbarata la reunión con Kim Jong-un tras anunciarla previamente

Tras conocerse el anuncio de la reunión entre ambos líderes, el 12 de junio en Singapur, Trump transformó su discurso en menos de un mes, y pasó de un talante negociador y aperturista a otro menos conciliador, pese a garantizar a Kim Jong-un su puesto al frente del país asiático tras la desnuclearización. El 24 de mayo, el presidente canceló el simposio alegando la "hostilidad" del régimen norcoreano hacia EE UU, tras unas críticas vertidas por la viceministra de Exteriores norcoreana. Esta amenazó con una confrontación "nuclear" con EE UU tras tachar de "ignorantes y estúpidas" unas declaraciones del vicepresidente norteamericano, Mike Pence.

1 de junio de 2018. Trump confirma que "sí habrá reunión"

La última reconciliación vino del puño y letra de Kim Jong-un, a través de un emisario norcoreano que se presentó en la Casa Blanca para entregarle la carta en persona al presidente. Tras su lectura, Trump no dudó en considerar "despejadas" las reticencias previas. Este domingo, ambos líderes aterrizaron en Singapur con la pretensión de cristalizar un acuerdo sobre el programa atómico norcoreano el martes 12 de junio, tras siete décadas de tensión en un "país neutral" para ambos líderes.

Más información