Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trump dice que el desafío de Corea del Norte se tiene que abordar “rápidamente”

El presidente estadounidense da muestras de impaciencia ante las provocaciones de Pyongyang

Trump, este lunes en la Casa Blanca.

Fue una sola frase, sin contexto ni mayores explicaciones, pero Donald Trump volvió este lunes a elevar el tono ante el desafío nuclear de Pyongyang. “El régimen de Corea del Norte está causando problemas tremendos y es algo que tiene que ser abordado, y probablemente abordado con rapidez”, dijo el presidente estadounidense.

Trump hizo la afirmación tras reunirse con el primer ministro indio, Narendra Modi, en la Casa Blanca y agradecer el apoyo de Nueva Delhi a una nueva ronda de sanciones al régimen de Kim Jong-Un.

Como que era una declaración a la prensa sin opción de preguntar, es imposible saber si la frase de Trump la espetó con poca reflexión, como ha sucedido en otros asuntos internacionales, o vaticina nuevas represalias de Washington, como ocurrió con el ataque al régimen sirio. Pero llega en un momento en que el republicano ha dado muestras de impaciencia ante las provocaciones de Pyongyang tras la muerte, el pasado lunes, de Otto Warmbier, el joven estadounidense que fue recientemente excarcelado por Corea del Norte.

“La muerte de Otto profundiza la determinación de mi Administración de prevenir estas tragedias de gente inocente por parte de regímenes que no respetan la ley o la básica decencia humana”, dijo Trump tras conocerse el fallecimiento.

Y el martes exhibió su inquietud con el papel de China ante las ambiciones atómicas de Corea del Norte. “Mientras que estoy enormemente agradecido por los esfuerzos del presidente Xi y China para ayudar con Corea del Norte, no ha funcionado. Al menos sé que China intentó”, escribió el presidente en Twitter.

El multimillonario neoyorquino tomó en abril una decisión estratégica que por ahora ha dado pocos frutos: rebajar la confrontación con Pekín a cambio de instarle a presionar a su aliado Pyongyang. Tras reunirse con el presidente Xi Jinping en Florida, Trump decidió incumplir su promesa de declarar a China como manipulador de moneda y rebajar sus críticas por la deslocalización de multinacionales al país asiático.

Desde entonces, el republicano ha rebajado su amenaza verbal de tomar acciones militares contra Corea del Norte. La incógnita es si la retórica agresiva contra Pyongyang o Pekín puede arreciar de nuevo si el régimen de Kim lleva a cabo nuevos ensayos. El hermético y empobrecido país asiático está desarrollando misiles balísticos con capacidad nuclear que podrían alcanzar Japón y Corea del Sur, y que aspira a que puedan golpear la Costa Oeste de Estados Unidos.

El desafío norcoreano protagonizó la reunión en seguridad y defensa que celebraron el pasado miércoles en Washington los gobiernos chino y estadounidense. “Reiteramos a China que tiene la responsabilidad diplomática de ejercer una mayor presión sobre el régimen si quiere prevenir una escalada de tensión aún mayor en la región”, afirmó el secretario de Estado, Rex Tillerson, tras el encuentro.

Más información