Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guinea Ecuatorial encarcela a un artista crítico con Obiang por falsificación y blanqueo de dinero

Esono Ebalé fue detenido el sábado en Malabo junto a dos españoles, luego puestos en libertad

Ramón Esono cuando presentó su obra en la bienal de Curitiba.
Ramón Esono cuando presentó su obra en la bienal de Curitiba.

Un juez de Guinea Ecuatorial ha dictado este miércoles prisión sin fianza contra el conocido dibujante y activista ecuatoguineano Ramón Esono, al que se acusa de los delitos de falsificación y blanqueo de dinero, y ha ordenado su ingreso en la cárcel de Black Beach, considerada una de las peores prisiones del mundo por las constantes violaciones de los Derechos Humanos en su interior. Sin embargo, fuentes familiares aseguran que todo es “rotundamente falso” y que, en realidad, su encierro obedece a su activismo y sus críticas contra el régimen de Teodoro Obiang.

Esono Ebalé fue detenido el pasado sábado por la tarde en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, cuando salía de un restaurante en compañía de dos ciudadanos españoles, el responsable de la Cooperación Española en dicho país y de un profesor del Colegio Español, que fueron liberados poco después. Durante el interrogatorio al que se le sometió en la división Antiterrorista y de Actividades Peligrosas de la Comisaría central se preguntó a Esono por sus dibujos y, en concreto, por la novela gráfica La Pesadilla de Obi, publicada en 2014 en inglés y en castellano en 2015, en la que caricaturiza al presidente de su país, en el poder desde hace 39 años.

Tras pasar tres días en dependencias policiales, Esono, cuya obra se ha expuesto en varios países entre ellos, España, fue conducido este miércoles ante un juez que dictó una acusación por falsificación y blanqueo de dinero. Sus abogados trataron de que fijar una fianza, sin éxito. Previamente, el informativo de la televisión pública ecuatoguineana había difundido imágenes del detenido delante de fajos de billetes asegurando que eran falsos, que los habían encontrado en el que coche que conducía Esono y que éste los había introducido ilegalmente en el país, lo que su familia niega con absoluta rotundidad.

El artista se encontraba en Guinea Ecuatorial desde hacía dos semanas para renovar su pasaporte, después de que la Embajada de su país en Madrid le comunicara que allí no podía llevar a cabo este trámite y le expidiera un salvoconducto para poder viajar hasta la capital ecuatoguineana. Fuentes próximas al caso aseguran que era consciente del riesgo de ser detenido. La organización estadounidense Human Rights Watch ha emitido un comunicado en el que pide su liberación y enmarca esta detención en un incremento de la represión por parte del Gobierno de Guinea Ecuatorial contra artistas y grupos culturales en los últimos dos años.

En ‘La Pesadilla de Obi’, del que Ramón Esono es autor de los dibujos pero no del guión, el artista representa a un dictador africano claramente inspirado en Obiang que se despierta un día convertido en ciudadano normal y sufre todas las vicisitudes propias de un régimen corrupto, asistiendo a prácticas de torturas en la cárcel. Esono, quien desde hace años reside con su familia en Paraguay, también fue autor de varios blogs satíricos, Las locuras de Jamón y Queso y Locos TV, en los que criticaba con mordacidad al régimen.

El último informe de Amnistía Internacional sobre Guinea Ecuatorial denuncia el excesivo uso de la fuerza, las detenciones y reclusiones arbitrarias de opositores, así como la represión de la libertad de expresión. A finales de junio, el hijo de Obiang y vicepresidente del país, Teodoro Nguema Obiang, al que se conoce como Teodorín, fue juzgado en Francia sin que estuviera presente precisamente por blanqueo de dinero, corrupción, desvío de fondos públicos y abuso de confianza. La Fiscalía solicita para él tres años de cárcel, una multa de 30 millones de euros y la confiscación de los bienes que posee en Francia, valorados en 150 millones de euros, adquiridos supuestamente gracias a “prácticas corruptas”.

Más información