Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Santos consigue subir el IVA del 16% al 19% en Colombia

Un 60% de los productos de la canasta básica se verán afectados por esta medida en 2017

Zona comercial en Bogotá.
Zona comercial en Bogotá.

De fondo siempre estuvo el tema de la reforma tributaria. Durante las últimas semanas, Colombia afrontó un agitado panorama noticioso que no pudo dejar a un lado una de las apuestas del Gobierno del presidente Juan Manuel Santos en materia económica. Pese a las críticas y protestas de varios sectores de ciudadanos, el Congreso aprobó el proyecto fiscal tras un maratónico debate de tres jornadas. A partir de 2017 el 60% de los productos de la canasta básica pasarán de tener un IVA del 16% al 19%, pese al rechazo social y político que este impuesto genera.

“Hay algunos ajustes, hay algunas modificaciones, pero la esencia del proyecto de ley es la misma”, dijo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, cuando radicó la iniciativa fiscal que tanto polémica generó. La nueva ley permitirá, según el funcionario, financiar nuevas políticas sociales y ante una previsión de crecimiento para el próximo año menor a la que venía experimentando Colombia. A pocos días de que la economía de Colombia cierre 2016, se espera un aumento del 2%, que se compara negativamente con el 3,1% alcanzado en 2015, debido, en parte, a los precios bajos de los hidrocarburos, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Al polémico aumento del IVA, se une el derrotado impuesto a bebidas azucaradas. El Ministro de Salud, Alejandro Gaviria, planteó gravar estos productos para evitar enfermedades crónicas como la diabetes, pero su propuesta no superó ni el debate parlamentario ni la pugna con la industria. Varios congresistas intentaron revivir la discusión en el último momento, pero tampoco prosperó. Como tampoco ocurrió con el tema de las pensiones, en donde se pretendía una disminución en los aportes a salud y no se logró. El proyecto del Ejecutivo también tuvo que ceder ante el sector empresarial, que logró que no se incrementará un tipo de renta al 4%, sino que quedara en 3,5%.

El impuesto a los cigarrillos y al tabaco consiguió aprobarse tal y como lo había planteado el Gobierno. Será de 1.400 pesos (medio dólar) en 2017 y 2.100 pesos (tres cuartas partes de un dólar) en 2018. Desde el año 2019, la tasa se calculará teniendo en cuenta la inflación más cuatro puntos porcentuales. Las tarifas de la telefonía móvil también tendrán alza: del 20% al 23%. Las críticas de Asomóvil, la asociación de la industria móvil en Colombia, que aseguraban que esta carga impacta negativamente el uso productivo del internet y va en contravía al acceso a la información, no fueron suficientes.

En el capítulo de lo social, una de las voces más críticas con la reforma tributaria fue la del senador Jorge Robledo, del Polo Democrático (izquierda). Según él, empeorará la situación económica de las mujeres debido al impuesto que se le impondrá a toallas higiénicas (5%) y tampones. “Es inaudito que el Gobierno asuma que estos artículos son de lujo y no les conceda exención de IVA mientras sí lo hace con los aviones jet privados o los langostinos”, ha cuestionado el congresista, que durante el debate recordó que en Colombia el desempleo femenino es muy alto (13%), más de una tercera parte de los hogares pobres tiene jefatura femenina y la brecha salarial asciende a 20%.

Los reclamos de algunos sectores vencieron en la disminución del impuesto del 19% al 5% en las bicicletas y triciclos, cuyo costo no supera los 700 dólares. Los parlamentarios también aprobaron que las empresas editoriales estén gravadas solo con el 9% y que sean exentas de la sobretasa de renta.

Durante todo el debate parlamentario la Cepal había advertido de que la incertidumbre política vinculada al proceso de paz coincidió con el proyecto de reforma tributaria, lo que creó una coyuntura "compleja para tomar decisiones de inversión”. Como la paz, el proyecto económico eran las dos grandes apuestas de Santos en el 2016. Y ambas, con sus tropiezos y dificultades, se cumplieron antes de que acabara el año.

Más información