_
_
_
_

“Hemos detectado llegadas a Italia desde Egipto"

El político griego hace un llamamiento para que Italia se prepare para afrontar una nueva crisis migratoria

El comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, tras inaugurar la nueva sede del Grupo de Trabajo de Frontex (la agencia europea de control de fronteras exteriores) hace un llamamiento para que Italia se prepare para afrontar una nueva crisis migratoria.

El comisario Dimitris Avramopoulos, en Bruselas el pasado día 4.
El comisario Dimitris Avramopoulos, en Bruselas el pasado día 4. FRANCOIS LENOIR (REUTERS)

Pregunta: Comisario, dado que los acuerdos con Turquía han reducido el flujo migratorio en la ruta de los Balcanes, ¿existe el riesgo de que los refugiados opten a partir de ahora por la ruta mediterránea dirigiéndose hacia Italia?

Respuesta: No se ha producido ninguna fragmentación de rutas. Los emigrantes que llegan a Italia no son los mismos que parten de Turquía. Provienen principalmente del norte de África y de África Occidental a través de Libia. Recientemente hemos detectado también un aumento de las llegadas desde Egipto.

P: ¿De modo que el flujo va en aumento?

Más información
Bruselas avala que los turcos viajen a Europa a partir de julio sin visado
La Comisión confirma las multas disuasorias por no acoger refugiados
Italia acoge a través de una comunidad católica a 101 refugiados desde Líbano

R: El número de llegadas a Italia desde principios de año ha vuelto a ascender. Desde enero, tenemos constancia de aproximadamente 25.000 desembarcos. Esto significa que hemos de estar preparados. Italia debe asegurarse de que todos los centros de registro funcionen a pleno rendimiento tan pronto como sea posible, de que todas las personas que llegan queden registradas y de que se les tomen las huellas dactilares. Es necesario que todos los centros de acogida, incluidos los centros de detención, sean operativos y que la repatriación de quienes no tienen derecho a permanecer aquí se acelere. A tal propósito, Italia debe reanudar su vasto programa de repatriación voluntaria.

P: Pero mientras tanto Austria se prepara para cerrar el paso del Brennero por temor a oleadas incontroladas de emigrantes procedentes de Italia. ¿Qué tiene intención de hacer usted?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R: Me apresuré a solicitar las oportunas explicaciones a la ministra austriaca en cuanto recibí la noticia. Después he pedido ulteriores aclaraciones sobre ciertos detalles. Mi posición es conocida: los muros no son la solución, en su lugar debemos construir puentes. Los controles fronterizos deben ser proporcionados y, como es obvio, transitorios. La libre circulación es la mayor conquista de la Unión Europea y estoy completamente resuelto a defenderla y a fortalecerla, como por lo demás lo está toda la Comisión.

P: Pero ¿están justificados esos temores? E Italia ¿está haciendo lo necesario para controlar a los emigrantes y evitar que se desplacen hacia otros países?

R: Italia ha realizado progresos extraordinarios para hacer frente a su cuota de responsabilidad en esta crisis. Con los centros de registro en funcionamiento en Italia y en Grecia, casi el cien por cien de las llegadas quedan registradas. Pero hace falta fichar también a los recién llegados que no pasan por los centros de registro. Y además es necesario ampliar nuestra capacidad de acogida y de detención, y la Comisión se ha comprometido a apoyar a Italia en esta tarea.

P: ¿Y la reforma de los acuerdos de Dublín?

R: Por ahora, los acuerdos de Dublín siguen estando vigentes. Pero incluso aunque se esté planificando la reforma de Dublín, se mantiene el principio de que no puede elegirse el país en el que se realiza la solicitud de asilo. Lo que queremos cambiar y obtener es una redistribución más equitativa y más automática de los refugiados, así como disuadir a la gente de que se desplace de un país a otro.

P: La semana pasada el Consejo aprobó la propuesta de la Comisión para el establecimiento de una policía de fronteras y de un servicio de guardacostas europeo. ¿Cuáles serán sus competencias? ¿Este nuevo organismo se hará cargo también de las repatriaciones?

R: El acuerdo del Consejo es un paso importante para iniciar cuanto antes las negociaciones con el Parlamento Europeo. Si mantenemos este ritmo, creo que la propuesta puede quedar definitivamente aprobada ya en junio. Cuando se desata una presión migratoria repentina en nuestras fronteras externas es evidente que ningún país puede hacerle frente por sí solo. Pero la policía europea de fronteras no pretende reemplazar en ningún caso la soberanía nacional: servirá para reforzar la capacidad de un Estado miembro en su vigilancia de sus propias fronteras exteriores, que son también fronteras europeas, pero sin reemplazarla.

P: El principal problema de Italia parece ser el de gestionar, financiar y organizar la repatriación de los inmigrantes ilegales. ¿En qué medida va a compartir Europa esta carga?

R: La policía europea de fronteras ayudará a los Estados miembros en primera línea, tanto desde un punto de vista financiero como operativo. Con el nuevo mandato, se podrán financiar y poner en marcha operaciones conjuntas de repatriación. En todo caso, los Estados miembros seguirán teniendo la responsabilidad de evaluar las solicitudes de asilo, de adoptar las órdenes de repatriación y también de ejecutarlas. La Unión Europea ya ofrece apoyo logístico y financiero a través de diferentes instituciones, e Italia es uno de sus mayores beneficiarios. Desde 2014 ya ha recibido 22 millones de euros de fondos de emergencia que se añaden a los 600 millones asignados al periodo 2014-2020 para hacer frente a los retos de la emigración. Con este dinero Italia debe reanudar con la mayor urgencia su vasto programa de repatriación voluntaria y aumentar su capacidad de obtener documentos para la readmisión en terceros países.

(Traducción de Carlos Gumpert)

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_