Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Estado argentino se acerca a las posibles víctimas del robo de bebés

Un organismo público aborda la tarea propia de las Abuelas de Plaza de Mayo y recupera al nieto 117 de la dictadura

Las abuelas de la joven recuperada, María Assof de Domínguez, y Angelina Catterino, este lunes en la rueda de prensa junto con la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.
Las abuelas de la joven recuperada, María Assof de Domínguez, y Angelina Catterino, este lunes en la rueda de prensa junto con la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto. AFP

Hasta hace poco eran las Abuelas de Plaza de Mayo las que investigaban denuncias que antes les llegaban sobre niños y ahora sobre jóvenes que podrían ser sus nietos, hijos de desaparecidos en la última dictadura militar de Argentina (1976-1983). Pero la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (CONADI), que había creado el Estado en 1992 para colaborar con la tarea de las Abuelas, fundó en 2014 un Equipo de Acercamientos para acompañar a los jóvenes sospechados de ser hijos de desaparecidos para que se hagan el examen de ADN y conozcan su origen. Este lunes ese equipo coronó su primer acercamiento con resultado positivo: se anunció el hallazgo del 117º nieto recuperado. Parte de sus integrantes hacían antes ese mismo trabajo dentro la asociación civil de las Abuelas.

“La CONADI recibe denuncias y, una vez que tiene indicios, antes de ir a la justicia, su Equipo de Acercamientos va a buscar a la persona que se presume robada para acompañarla, asesorarla e instalarla a que se haga el (análisis de) ADN”, explica Manuel Gonçalves Granada, nieto restituido y secretario de la comisión. “Antes los casos iban directo a la justicia, pero ahora se busca hacer un acercamiento previo más humano porque es una situación compleja y movilizante para la persona. En el equipo buscan darles a los jóvenes los tiempos y las consideraciones que la justicia no tiene, buscan que ellos se animen a dar el paso”, comenta Gonçalves. La justicia puede ordenar el examen compulsivo.

El Equipo de Acercamientos logró la restitución de la nieta 117, cuya identidad se ha mantenido preservada. Aún faltan más de 300 por hallar. La presidenta de Abuelas, Estela de Carlotto, se limitó a decir que la joven hallada era hija de Walter Domínguez y Gladys Castro, militantes del Partido Comunista Marxista Leninista que fueron secuestrados en 1977 en la provincia de Mendoza. La niña nació en cuativerio en 1978 y fue dada en adopción a un matrimonio mayor.

Argentina ofrece a los jóvenes en el extranjero que se hagan el examen de ADN en embajadas

En 1994, el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de Mendoza denunció ante las Abuelas que una pareja había aparecido de un día para el otro con una beba. En 2009, esa sospecha llegó a la CONADI, pero solo en febrero pasado el Equipo de Acercamientos reunió todos los datos necesarios para contactarla. La joven sabía que no era hija biológica de sus supuestos padres, pese a que la habían inscripto como propia, pero jamás se le había ocurrido averiguar si era descendiente de desaparecidos. Y eso que el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y las Abuelas de Plaza de Mayo difunden permanentes anuncios para convocar a los jóvenes que dudan de su identidad. Incluso Lionel Messi ha participado de ellos. Pero apenas se le acercaron los funcionarios de la CONADI, la joven aceptó practicarse el examen genético.

Las dos abuelas de la joven, María Assof de Domínguez y Angelina Catterino, y el tío paterno Osiris Domínguez acompañaron a Carlotto en el anuncio de la noticia. También lo hizo el hijo de la presidenta de Abuelas y secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Guido Carlotto, que aprovechó la ocasión para criticar al candidato presidencial opositor Mauricio Macri: “Están planteando que los derechos humanos son unos ‘curros’ (robos)… Aacá tenemos algunos de los ‘curros’: hoy estamos en el ‘curro’ 117”.

El Equipo de Acercamientos ha estudiado en su primer año de vida una veintena de casos. Algunos siguen en proceso y otros han llegado al análisis de ADN pero con resultado negativo. Los integrantes del equipo están en Buenos Aires, pero viajan a las provincias a acompañar a los jóvenes con dudas de identidad. También ofrecen la posibilidad de que aquellos que vivan en el extranjero puedan hacerse el examen. En ese caso, envían por vía diplomática una maleta con el material necesario y la prueba se toma ante un embajador, un cónsul o el máximo representante diplomático de Argentina en el país que fuera. Así es que varios jóvenes se hicieron el análisis en España. donde la Red por la Identidad de Madrid sostiene una campaña activa para que se acerquen todos aquellos jóvenes nacidos entre 1975 y 1980 que duden de sus orígenes.

Más información