El nieto 109 de las Abuelas de Plaza de Mayo es chileno

El hombre, que ahora tiene 34 años es hijo de un matrimonio que huyó a Buenos Aires

Después de 37 años sin conocer su verdaderonorigen, Pablo Germán Attanasiu Laschan descubrió que ese es su verdadero nombre gracias a la Comisión Nacional por el Derecho a la Identidad (Conadi) de Argentina. El anuncio de la recuperación del nieto 109 por parte de la agrupación de las Abuelas de Plaza de Mayo lo hizo Estela de Carlotto, titular del colectivo quien señaló que Attanasiu, hoy de 38 años y con domicilio en Capital Federal, fue contactado en abril pasado para someterse a pruebas genéticas de identidad.

De manera voluntaria, fue él el que acudió hace un mes a realizarse los análisis que lograron determinar –con un 99,9% de certeza– que es hijo de Ángel Athanasiu Jara y Frida Laschan Mellado, un matrimonio de chilenos que perteneció al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y que huyó a Buenos Aires tras el golpe de Estado liderado por Augusto Pinochet en 1973.

La pareja fue secuestrada en un hotel junto a su hijo –entonces de cinco meses y medio– en abril de 1976 por efectivos de seguridad del régimen de Jorge Videla en el contexto de la Operación Cóndor, el plan represivo coordinado durante las décadas de 1970 y 1980 por las dictaduras que gobernaron en distintos países Sudamérica.

Inscrito con una fecha de nacimiento falsa y como hijo de un matrimonio vinculado al régimen militar –el hombre actualmente está detenido por una causa de crímenes de lesa humanidad–, Pablo Attanasiu es el caso número 109 esclarecido por la agrupación Abuelas de Plaza de Mayo. Con alrededor de 30.000 personas desaparecidas durante la dictadura que rigió el país entre 1976 y 1983, se estima que los menores secuestrados fueron unos 500.

“Hay que darle tiempo, cuidarlo y acompañarlo”, comentó Estela de Carlotto sobre Attanasiu, quien –conmocionado aún por la noticia– no estuvo presente en la rueda de prensa en la que participaron otros nietos recuperados, como los candidatos a diputados Juan Cabandié y Victoria Montenegro. Por medio de una videoconferencia, dos tías de Attanasiu que viven en el sur de Chile manifestaron su alegría después de 37 años tratando de ubicar a sus familiares en cárceles y orfelinatos.

“La búsqueda es cada vez más urgente. Por eso, a quienes dudan de su origen, las Abuelas les decimos que el momento para resolver su identidad es ahora, que no esperen más. Saber quiénes son y de dónde vienen les va a quitar un peso de encima y les va a aliviar todo ese dolor que llevan adentro desde hace más de 30 años”, aseguró Estela de Carlotto en el comunicado que leyó en la sede de la organización.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS