Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA | FEDERICO FRANCO, PRESIDENTE DE PARAGUAY

“La ausencia de Chávez puede no ser un milagro, pero sí es una bendición”

Federico Franco aborda, en una entrevista conjunta a NTN24 y EL PAÍS, la relación bilateral con Venezuela, la crisis del Mercosur y las elecciones paraguayas del 21 de abril

El presidente de Paraguay, Federico Franco, durante la entrevista con NTN24.
El presidente de Paraguay, Federico Franco, durante la entrevista con NTN24.

El 21 de junio, el entonces vicepresidente de Paraguay, Federico Franco, asumió la presidencia tras la destitución de Fernando Lugo, provocada por una moción de censura promovida por el Parlamento paraguayo en respuesta a la actuación del mandatario tras la matanza de Curuguaty, en la que fallecieron 11 campesinos y seis policías. A poco menos de dos semanas para que se celebren las elecciones en ese país, Franco se encuentra de visita en Washington para explicar ante la OEA la cuestionada alternancia en el poder de hace 11 meses y la realidad del país en este tiempo. Tras las elecciones, Franco, un cirujano de 50 años, abandonará la escena política. En una entrevista conjunta concedida al canal NTN24 y a EL PAÍS y conducida por el periodista Juan Carlos Iragorri, el presidente de Paraguay aborda la relación bilateral con Venezuela, tras la muerte de Hugo Chávez, la cuestionada posición de Mercosur, tras la expulsión de Paraguay para incorporar a Venezuela, y el resultado electoral en su país.

Pregunta. Usted llegó al poder tras la destitución de Fernando Lugo en una votación del poder Legislativo paraguayo. Algunos medios de comunicación y, sobre todo, algunos sectores políticos de Paraguay así como otros Gobiernos sudamericanos han llamado a esa manera en la que usted accedió al poder un golpe de Estado. ¿Fue eso un golpe de Estado?

Respuesta. De ninguna manera. Lo que nosotros hicimos fue utilizar la Constitución de forma literal y taxativa para poder celebrar una moción de censura. El Congreso de la nación tiene 125 parlamentarios, de los cuales, sólo cinco defendieron al Gobierno de Lugo. ¿A usted le parece factible hablar de golpe de Estado en una situación en la que los parlamentarios, casi por unanimidad, votan a favor de cesar de su cargo a una persona que hizo mal el ejercicio de su función?

Lo que nosotros hicimos fue utilizar la Constitución de forma literal y taxativa para poder celebrar una moción de censura. El Congreso de la nación tiene 125 parlamentarios, de los cuales, sólo cinco defendieron al Gobierno de Lugo"

P. Su llegada al poder provocó que Mercosur excluyera a Paraguay. ¿Cree que hizo bien el Mercosur?

R. Hicieron muy mal porque nos sacaron a nosotros para que ingresara Venezuela. Está demostrada, por el ordenador incautado a Raúl Reyes, la relación de Venezuela, del bolivariano de [Hugo] Chávez, con las FARC y el EPP [Ejército del Pueblo Paraguayo]. El EPP ha producido zozobra, caos, miedo en mi país. Es responsable de una verdadera industria del secuestro y el asesinato. Los criminales terroristas del EPP han recibido, de alguna manera, una protección y, en el mejor de los casos, un guiño cómplice del Gobierno de Chávez. Por esos antecedentes el Congreso de mi país tomó la decisión de no permitir el ingreso de Venezuela en el Mercosur. Cuando se produce la moción de censura y, casi en el acto y de forma indisimulada, se aprovecha para introducir a Venezuela dentro del Mercosur, ¿a usted le parece que eso es una coincidencia?

P. ¿Volverá Paraguay al Mercosur?

R. Yo espero que sí. Paraguay es socio fundador de Mercosur. Nos dejaron fuera por una cuestión absolutamente ideológica, política. Nicolás Maduro fue designado presidente de Venezuela por voluntad de Chávez, contra lo que establece la Constitución y las leyes. ¿Usted escuchó que el Mercosur se refiriera o tuviera un pronunciamiento sobre la situación que se daba en Venezuela?. Parece que lo que importa ahora en Mercosur son los petrodólares, que no importan los principios, ni la libre autodeterminación de los pueblos, ni tampoco la no intervención en las decisiones de otros países.

Los criminales terroristas del EPP han recibido, de alguna manera, una protección y, en el mejor de los casos, un guiño cómplice del Gobierno de Chávez"

P. A propósito de Venezuela y de Nicolás Maduro, en las elecciones en ese país del próximo 14 de abril se van a enfrentar Maduro, el heredero político de Chávez, y Henrique Capriles, el candidato de la oposición. ¿Qué le conviene más a América Latina y qué le conviene más a Paraguay?

R. Si yo reclamo para mi país la no intromisión de Chávez y de Venezuela, sería absolutamente incoherente por mi parte decir cuál sería el resultado más conveniente para los intereses de mi país. Lo que a nosotros nos conviene es que se institucionalice la vía democrática en Venezuela, que se respete el Estado de Derecho y que, sea quien sea el presidente de Venezuela, deje de inmiscuirse en los asuntos de otros países y mucho menos de alentar la formación de cédulas que causan caos, terror y desconcierto, como es el caso de la presencia del EPP en mi país.

P. Hace poco, durante su visita a España, usted dijo que la muerte de Hugo Chávez fue un milagro

R. La pregunta fue si la no presencia de Chávez iba a cambiar la situación con Paraguay. En ese contexto, yo creo que la desaparición física de Chávez permite crear un nuevo escenario entre Venezuela y Paraguay y, en ese sentido, no sé si es un milagro, pero sí es una bendición. La presencia de Venezuela sin Chávez va a ser diferente.

Nos dejaron fuera de Mercosur por una cuestión absolutamente ideológica, política"

P. El ministro de Asuntos Exteriores de Venezuela, Elías Jaua, a propósito de sus declaraciones sobre Chávez en Madrid, lo ha llamado a usted “escoria democrática”. ¿Qué piensa de esas declaraciones de un canciller, de un ministro de Exteriores?

R. ¿Tiene Venezuela autoridad para hablar de democracia? Hasta en las monarquías se establece quién le sucede al rey. A un rey le sucede el príncipe. En España al Rey no le puede suceder una infanta. En un país donde se presume que el electo tiene el respaldo de la legitimidad popular, también está establecida la cadena de mando. En el caso en que Chávez, como tuvo que abandonar la presidencia, le correspondía al presidente del Congreso la sucesión, pero, sin embargo, la asumió Maduro. Ese canciller nos va a dictar a nosotros normas y pautas de democracia, ¡Por favor.

P. El 21 de abril hay elecciones en su país. Por el Partido Colorado, que está ahora en la oposición, se presenta Horacio Cartes, y por una coalición de partidos en la cual está el suyo, el Partido Liberal Radical Auténtico, el candidato es Efraín Alegre. Según las últimas encuestas, parece que están bastante empatados. ¿Quién va a ganar las elecciones y qué puede pasar si gana Alegre y qué puede pasar si gana Cartes?

Lo que a nosotros nos conviene es que se institucionalice la vía democrática en Venezuela, que se respete el Estado de Derecho y que, sea quien sea el presidente de Venezuela, deje de inmiscuirse en los asuntos de otros países"

R. Yo soy del Partido Liberal y deseo que gane Alegre, pero mi deseo no puede estar nunca subordinado a la libertad del pueblo. Yo le garantizo que, sea quien sea el presidente electo, ojalá que estemos todos alegres, pero si no fuera así, y el candidato es de otro signo político, yo trabajaré con la misma profesionalidad y el mismo patriotismo para que el proceso de connivencia entre el 21 de abril y el 15 de agosto sea lo menos traumático y lo más transparente para que el próximo presidente, sea quien sea, se encuentre un país mucho más progresista, mucho más planificado y se encargue de cosechar lo que se ha sembrado en este período de tiempo.

Creo que el Partido Colorado habrá aprendido de sus errores y no va a propiciar de nuevo un nuevo gobierno dictatorial"

P. Pero, si gana Cartes, el candidato de la oposición, ¿teme usted que haya una marcha atrás en alguna de las reformas que usted quiere para Paraguay?

R. Espero que no. El partido Liberal y el Colorado, ideológicamente hablando, estamos en el mismo centro, de hecho no existe una diferencia substancial. Si volviéramos al paréntesis trágico de 35 años de dictadura que el Partido Colorado avaló, sí vamos a tener problemas y sí nos volveríamos a enfrentar, como lo hicimos en la dictadura de [Alfredo] Stroessner. Pero creo que el Partido Colorado habrá aprendido de sus errores y no va a propiciar de nuevo un nuevo gobierno dictatorial.