Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores confirma que los tres españoles de la flotilla están bien y pide su repatriación

El Ejecutivo español condena el ataque a la misión humanitaria en Israel.- Zapatero considera los hechos "graves y preocupantes".- Exteriores se reúne con el embajador israelí, que habla de "provocación violenta"

La condena de las fuerzas políticas y sociales en España ha sido unánime por el ataque israelí contra la flotilla humanitaria, en la que viajaban tres españoles, que según Exteriores, se encuentran en perfecto estado. Los dos cooperantes, Manuel Tapial y Laura Arau, y el periodista David Segarra están retenidos por Israel y el Gobierno ha pedido su "inmediata repatriación".

El Ministerio de Asuntos Exteriores español ha condenado la acción militar contra el convoy que trasladaba ayuda humanitaria a la franja de Gaza, según ha transmitido en un comunicado. Los tres españoles se encuentran en buen estado, según fuentes ministeriales. Exteriores ha enviado al puerto de Gaza a dos funcionarios de la Embajada española en Tel Aviv para conocer de primera mano cómo están.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha calificado la acción israelí como "hechos graves y preocupantes". El Ministerio había convocado esta mañana al embajador israelí, Rafael Schutz, para que rindiera cuentas del incidente. Tras el encuentro, éste ha declarado a Efe que "los soldados actuaron en defensa propia" y ante una "provocación violenta motivada políticamente con elementos radicales con vínculos con el mundo musulmán de Al Qaeda y el yihadismo".

El embajador también ha asegurado que los soldados que han subido a uno de los seis barcos han sido recibidos con armas de fuego y armas blancas. "Una actitud que tiene muy poco que ver con ONG pacifistas o con fines humanitarios". También ha calificado el incidente como "un intento violento flagrante y político, destinado solo a provocar y a romper el aislamiento de Hamás en la franja de Gaza".

Respecto a la incidencia del ataque en el proceso de paz, ha confiado en que "los palestinos no cometan el error de usar este lamentable hecho como un pretexto para suspender las negociaciones, que son importantes y necesarias para ambas partes y para la comunidad internacional". Y ha calificado el bloqueo sobre Gaza de "legal y justificado". Antes de estas declaraciones, la embajada había justificado la acción militar aduciendo que la misión de la flotilla era "política y propagandística".

Mientras, el delegado general de la Autoridad Palestina en Madrid, Musa Amer Odeh, ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional para que "condene esta matanza, pero no sólo verbalmente", sino tomando "las medidas necesarias para obligar a Israel a respetar el derecho y las leyes internacionales y el derecho internacional humanitario, el cual viola continuamente, y que ponga fin a la ocupación. Y ha invitado a la comunidad internacional a que "se replantee sus relaciones con Israel en la medida que éste respete y cumpla con las resoluciones internacionales y ponga fin a su ocupación".

Móviles requisados

Los tres cooperantes que participaban en la flotilla se encuentran en buen estado, según ha informado hoy el secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, que ha añadido que se está "investigando" todos los detalles del asalto. La falta de comunicación con los activistas hasta ahora se había atribuído a la posibilidad de que los soldados les hubiesen requisado los teléfonos móviles. López Garrido se ha expresado así a su llegada a una reunión de parlamentarios europeos en el Congreso de los Diputados. Antes, había informado sobre los detalles que se tenían acerca del asalto al presidente del Gobierno, que ha manifestado: "Son hechos graves y preocupantes, y como saben se ha citado al embajador, pero tenemos todavía que conocer la información con más exactidud".

La delegación española que participa en la también denominada Flotilla solidaria no ha podido contactar con los cooperantes españoles. El equipo que permanece en Madrid perdió sobre las cuatro de esta madrugada el contacto con sus compañeros, cuando se inició el "asalto", pero en las imágenes de televisión han entrevisto a uno de ellos en la cubierta del barco y deducen que están bien.

La Flotilla de la libertad, organizada por la fundación humanitaria turca IHH (Insani Yardim Vakfi), la Campaña Europea para Acabar el Asedio de Gaza (Ecesg), la campaña griega y la sueca Barco a Gaza y el Free Gaza Movement, es una acción coordinada realizada para intentar romper el bloqueo marítimo de Gaza por las fuerzas israelíes.

En la expedición, que ha discurrido por aguas internacionales, viajan cerca de 750 personas de sesenta nacionalidades, entre las que se encuentran periodistas, parlamentarios europeos, representantes de la cultura y activistas pro derechos humanos. Entre ellos hay tres españoles: dos miembros de la asociación española Cultura, Paz y Solidaridad Haydée Santamaría, Manuel Tapial y Laura Arau, y un periodista de Telesur.

Moratinos condena el "uso desproporcionado de la fuerza"

El ministro español de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, ha condenado el "uso desproporcionado de la fuerza" por parte de Israel, que ha ocasionado un "elevado número de víctimas y heridos". Moratinos ha intervenido esta tarde en representación de la UE en Ginebra ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, un órgano en el que se integrará España en septiembre. El jefe de la diplomacia española ha reclamado que se emprenda una "investigación" de los hechos y "se depuren responsabilidades". Señaló también que para los Veintisiete la situación humanitaria de la Franja "sigue siendo un motivo de preocupación" y recordó que la UE ha pedido un "levantmiento inmediato e incondicional del bloqueo a Gaza para permitir la entrada de la ayuda humanitaria".

Más información