Opinión

Asco

Me gustaría dejar de fumar si me compensa seguir vivo, pero me pone enfermo el entusiasmo de los Gobiernos para demonizar lo que durante tantos años publicitaron