Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mayoría de los líderes territoriales del PSOE rechaza gobernar si Rajoy fracasa

La dirección coincide en aprobar en el comité el no a abstenerse para que el PP gobierne

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, a su llegada a Ferraz. Ampliar foto
El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, a su llegada a Ferraz.

La ronda de conversaciones entre el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y los líderes territoriales se saldará con una posición unánime para que el comité federal de este sábado apruebe el voto en contra a la investidura de Mariano Rajoy. Los secretarios generales piden que sea Rajoy quien trabaje por sumar una mayoría que le haga presidente y no deposite en los socialistas esa responsabilidad. Las diferencias en este comité vendrán en la voz de tres líderes territoriales y de los representantes de Izquierda Socialista. La presidenta de Baleares, Francina Armengol; el primer secretario del PSC, Miquel Iceta; y el secretario general de Castilla y León, Luis Tudanca, han defendido ante Pedro Sánchez la opción de tratar de formar una mayoría de Gobierno si Rajoy fracasa. El resto de los líderes rechazará esa opción porque el PSOE, con 85 diputados, "debe pasar a la oposición".

Para estar en la oposición "tiene que haber Gobierno", responden los dirigentes que defienden iniciar conversaciones con Ciudadanos y Podemos, o con Podemos y los nacionalistas catalanes, vascos y canarios si Rajoy fracasa en el intento. Así lo defienden desde el miércoles Francina Armengol y Miquel Iceta y, con mucha fuerza, el secretario general de los socialistas de Castilla y León, Luis Tudanca.

La presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y el de Asturias, Javier Fernández, han declinado hacer declaraciones. "Vengo a escuchar la valoración del secretario general y la hoja de ruta que tiene prevista", ha expresado Díaz a su llegada a Ferraz. Su reunión con Sánchez ha sido de apenas 20 minutos. "He venido a escuchar al secretario general, y lo que él tenga que contar lo contará cuando él estime adecuado. Lo contará hoy, lo contará mañana… Entiéndanme que sea respetuosa. He venido a escucharle a él y ahora es el tiempo en que él tiene que hablar y dar su opinión. La mía la conocen perfectamente porque la di la semana pasada. Yo ya he dicho todo lo que tenía que decir la semana pasada y no he cambiado nada. Cuando doy una opinión, la doy consciente de lo que creo que es mejor siempre. Además, creo que ayer lo repetí. Ahora dejen que sea el secretario general el que hable", ha dicho a la salida de la sede del PSOE.

Los argumentos de Tudanca son similares a los que ha esgrimido Armengol: coherencia con la palabra dada. "Los ciudadanos no nos han votado para que pongamos al PP en el Gobierno; eso sería traicionarlos", señala en conversación con EL PAÍS. "Nuestra responsabilidad no es abstenernos, sino que no haya unas terceras elecciones". Y estas pueden evitarse si Sánchez consiste articular una mayoría. "No se le puede pedir al PSOE que se suicide absteniéndonos en la investidura del PP. No quiero que el PSOE termine muriendo de un ataque de responsabilidad mal entendida", ha afirmado el dirigente de Castilla y León.

A esta posibilidad se opondrán con rotundidad la mayoría de los dirigentes territoriales y así se lo dirán a Sánchez en las conversaciones privadas y lo expondrán en alto en la reunión del comité federal. Los discursos girarán en torno al papel que debe asumir el PSOE "en la oposición" después de su mal resultado electoral. A Rajoy le corresponde esforzarse por tener una mayoría sin contar con el PSOE, que votará en contra de su investidura.

Los matices sobre si esa posición es definitiva han sido este viernes menos evidentes que en anteriores ocasiones al poner todo el peso del discurso en las obligaciones del presidente del PP. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, antes de entrevistarse con Sánchez había declarado en Antena 3 que si Rajoy se presenta a la investidura con "más apoyos" que los suyos propios, los socialistas analizarán su propia posición "con más sosiego". ¿Abre de esta manera la puerta a la abstención como sugirió hace una semana el presidente de Extremadura, Guillermo Fernández-Vara? En su declaración tras reunirse con Sánchez, el presidente de Castilla-La Mancha, ha señalado que no contempla "cambiar el no". "Es un no claro, lo es ahora y, por la información que tengo, lo va a ser en el futuro más inmediato. En la vida nunca se puede decir definitivo a nada, pero no veo elementos en el ambiente y en el escenario para que vayamos a cambiar de criterio", ha apuntado Page.

El presidente de Castilla-La Mancha descarta por completo que Sánchez se presentase a la investidura si Rajoy fracasa. "Personalmente, pienso que las cuentas eran difíciles en diciembre, y que ahora todos los partidos que se pusieron a negociar entonces han perdido en votos y en escaños. De manera que hoy es más difícil. Me gustaría que los españoles vieran un PSOE serio, que no hace teatro ni filibusterismo político", ha asegurado. Para Page, "el PSOE no solo tiene que estar en la oposición, es que tiene la obligación de encabezarla y construir una alternativa que no la va a dar Podemos ni otras formaciones". "La formación de gobierno le corresponde exclusivamente al PP. Los ciudadanos han colocado al PSOE en la oposición", ha manifestado en la misma línea Lambán. De similar manera se ha pronunciado la secretaria general de Cantabria, Rosa Eva Díaz Tezanos.

Guillermo Fernández-Vara también coincide en que el PSOE no está en condiciones de gobernar. "He mantenido desde el primer momento que el PSOE se tiene que ir a la oposición y desde allí ser útiles como hemos sido siempre al interés general de España", ha explicado el presidente extremeño. "En la vida, siendo coherente, se llega al fin del mundo. No siéndolo, no se llega ni de aquí a la esquina: mi actitud y el sentir general de los militantes y votantes del PSOE es estar en la oposición", ha insistido. "No soy de esa opinión", ha especificado ante la posibilidad de que Sánchez pudiera presentarse.

"Ya estamos hablando del sexo de los ángeles. Lo que pueda pasar en el futuro ya lo veremos", ha replicado el dirigente autonómico ante el supuesto de que el PSOE pudiera abstenerse, como él mismo ha planteado. "Lo que pasa es que los que han ganado quieren que los que hemos perdido les solucionemos los problemas. Que haga Rajoy lo posible por tener un Gobierno cuanto antes. No se puede poner de lado… No empecemos por el primer plato. No se puede echar la presión de que haya Gobierno sobre el PSOE", ha concluido Fernández-Vara.

"Somos partidarios de decir no en la primera votación, de decir no en la segunda y en las votaciones que haga falta. Por coherencia, el no es definitivo", ha apuntado Rafael González Tovar. Aun así, el secretario general de Murcia ha dejado algún resquicio para la interpretación: "Si se llega a que hay que convocar unas terceras elecciones, no el PSOE, sino todas las fuerzas políticas tendrán que buscar una solución". Tovar ha rechazado la opción de que Sánchez pueda presentarse, al subrayar que hay que ser "coherentes y tener la responsabilidad de asumir estar en la oposición, donde los ciudadanos nos han puesto".

Pilar Cancela, diputada en las Cortes y al frente de la gestora de Galicia, ha trasladado que el PSOE "no apoyará una investidura de Rajoy ni de otra persona del PP ni por activa ni por pasiva. Ni votando a favor ni con la abstención". "No es una palabra muy cortita y solo tiene dos letras: no es no", ha zanjado ante un hipotético bloqueo institucional que el PP no supere conforme transcurran las semanas.

Más información