La Audiencia imputa a la matriz de Volkswagen por el fraude de los motores trucados

El juez Moreno investiga a la matriz de la marca alemana por delitos de defraudación, fraude de subvenciones y contra el medio ambiente

Torre de almacenaje de Volkswagen en Alemania.EFE / QUALITY (reuters_live)

La Audiencia Nacional ha imputado a Volkswagen AG, la matriz alemana del grupo automovilístico, por el supuesto trucaje de sus motores diésel. El juez Ismael Moreno ha declarado como investigada a la sociedad por los delitos de defraudación, fraude de subvenciones y contra el medio ambiente. La filial española está siendo investigada desde noviembre pasado, pero el juez Moreno considera que el proceso debe extenderse a la matriz porque los motores se fabrican en Alemania y es desde allí desde donde se dirige el trabajo que se hace en España.

Más información

La causa que se investiga en la Audiencia Nacional se inició a raíz de varias denuncias presentadas poco después de que estallara el caso de los motores manipulados, entre otras, las de la Asociación Internacional Antifraude para la Defensa de Afectados por Motores Volkswagen y del sindicato Manos Limpias. La investigación se centra en la presunta manipulación de motores diésel de cuatro cilindros, que ha afectado a más de 11 millones de vehículos, casi 700.000 de ellos vendidos en España, según los datos de la empresa.

El juez Moreno, en un auto dictado el 30 de junio, explica lo que hasta ahora se sabe del trucaje, que pudo producirse con la instalación de un programa informático que detecta cuándo un vehículo se encuentra en un banco de pruebas y reduce sus emisiones contaminantes dentro de los parámetros exigidos por la normativa medioambiental. Según el relato de Moreno, para lograr fabricar un motor que consumiera poco, tuviera gran potencia y, al mismo tiempo, no desprendiera gases por encima de los límites legales, el grupo automovilístico, introdujo un software capaz de detectar cuándo un vehículo estaba siendo testado, de manera que en ese momento de sometimiento a control, tuviera un funcionamiento menos eficiente y, por tanto, menos contaminante.

El juez imputa al grupo los delitos de defraudación que perjudica a una generalidad de personas, fraude de subvenciones y delito contra el medio ambiente. En su auto, el magistrado ordena que se envíe una comisión rogatoria a las autoridades judiciales de Alemania para comunicar a la cúpula del grupo la existencia del procedimiento penal y pedirle que designe representantes legales en la causa. Este periódico intentó ayer, sin éxito, recabar la valoración de Volkswagen España sobre el nuevo paso dado por la Audiencia Nacional.

Tesis del fiscal

El juez asume la tesis del informe enviado por el fiscal, que atribuyó la responsabilidad a la matriz alemana y solicitó su imputación. El Ministerio Público se basó en lo esgrimido por el representante de Volkswagen-Audi España en su comparecencia ante el juez Moreno, en la que aseguró que los motores afectados los fabrica Volkswagen AG en Alemania. Según detalla el magistrado en su último auto, el representante de la filial española señaló también que las empresas que fabrican el software son Bosch, Delphi y Conti, pero que lo hacen para Volkswagen AG, por lo que la empresa en España carece de datos sobre el proceso de fabricación. Además, afirmó que la filial estaba a la espera de que Volkswagen AG les transmita instrucciones sobre cómo resolver el problema.

Tras la comparecencia ante el juez, según indica Moreno, los representantes de la sociedad investigada aportaron documentación contractual con la que intentaban acreditar que la empresa en España no tenía acceso a los motores manipulados y, por tanto, ignoraba la existencia del software fraudulento.

El fiscal que informó a favor de imputar a la matriz también se apoyó en la documentación aportada por el Ministerio de Industria sobre las sociedades de SEAT (una de las marcas de Volkswagen) afectadas por el supuesto trucaje de los motores. Según el fiscal, debe ser la empresa radicada en Alemania la que responda por una posible responsabilidad penal porque “existen elementos que permiten indicar que Volkswagen AG y Seat, S. A. no actúan en el mercado cual compartimientos estancos, sino que aquella mantiene de hecho la dirección de sus actuaciones, cual correa de transmisión directa sobre ésta”.

En su informe, la fiscalía advirtió de que, de ser cierta la información sobre los motores diésel del grupo Volkswagen, “los vehículos afectados, en condiciones normales de funcionamiento, están emitiendo gases contaminantes muy por encima de los límites permitidos (podrían superar en 40 veces dicho máximo), lo que les inhabilitaría para circular, con el consiguiente perjuicio para su propietario”.

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción