la imagenColumna
i

El orden del mundo

La cola debe de ser uno de los inventos más antiguos de la humanidad, aunque no hay, que yo sepa, registros fósiles de personas aguardando la vez para esto o para lo otro

La Comunidad de Madrid ha comenzado a vacunar veinticuatro horas a partir de esta medianoche con el sistema de autocita en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, lo que aumentará la capacidad diaria de administración de dosis a más de 22.000.
La Comunidad de Madrid ha comenzado a vacunar veinticuatro horas a partir de esta medianoche con el sistema de autocita en el Hospital de Emergencias Enfermera Isabel Zendal, lo que aumentará la capacidad diaria de administración de dosis a más de 22.000.Fernando Villar (EFE) / EFE

La vida se parece con frecuencia al arte. Hay en el Museo Thyssen de Madrid un cuadro, no recuerdo de quién, que se parece a esta foto. Sobra decir que la intervención del fotógrafo resultó imprescindible para lograr esta magnífica pieza visual, pero no es menos cierto que la disposición de las personas en el curioso espacio que ocupan podría confundirse con una instalación artística, ese género tan contemporáneo y exitoso. La instalación representaría en este caso, y a primera vista, a un grupo de pasajeros en el interior de un finger, gente a punto de viajar o que acaba de hacerlo, gente que viene o va, no lo sabemos ni nos importa mucho, puesto que lo que nos llama la atención es la geometría, el orden, el equilibrio con el que se han distribuido a lo largo del pasillo. De ser así, podría haberse titulado El orden del mundo.

Pero no. La foto está tomada en el interior del Hospital Zendal, de Madrid, y las personas que vemos hacen cola para vacunarse contra la covid-19. Se hacen colas para multitud de asuntos. La cola debe de ser uno de los inventos más antiguos de la humanidad, aunque no hay, que yo sepa, registros fósiles de personas aguardando la vez para esto o para lo otro. El conjunto arquitectónico (las numerosas vigas y puntos de separación entre los paneles de cristal) guarda una simetría llamativa con la verticalidad de los seres humanos. Hay en la imagen una aspiración ascendente, quizá de trascendencia: si nos dijeran que están a punto de dar un paso hacia el más allá, nos lo creeríamos también, pues la luz del fondo evoca la del final del túnel.

Archivado En:

Recibe el boletín de EL PAÍS SemanalApúntate

Más información