Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seda y amabilidad

Seda y amabilidad

Emilio Valerio fue protector del medio ambiente. En ese desempeño supo hilvanar el recuerdo de su tierra con las cepas y el vino.

EN MONTEJURRA, viñedos y olivares conviven en una tradición que arranca más de mil años atrás. Es tierra de pequeñas mesetas y valles de caliza y arenisca. Suelo pobre que alimenta las cepas casi hasta los 700 metros de altitud, tierra de contrastes que los monjes benedictinos identificaron como buena para el vino. Su olfato y buen hacer proverbiales se han convertido con los siglos en herencia que los Valerio de Dicastillo (propietarios y agricultores) han transformado en nueva realidad. Cepas históricas junto con viñas jóvenes, plantas aromáticas y olivos dibujan un paisaje intenso que Olivier Rivière (el enólogo de la bodega) ha sabido llevar a la copa. El respeto y sensibilidad hacia las uvas blancas de la tierra regalan un La Merced 2015 pletórico: es un vino que agradece el reposo en botella. Gracias a él, el jazmín y el hinojo silvestre se alían con la flor de azahar y el dondiego de noche. En el trago, limpio y afilado, asoman la hierbaluisa y las bayas de enebro. 

Ficha técnica

Emilio Valerio, La Merced 2015
– DO Navarra, 12,5%. La malvasía (mayoritaria), la viura y la garnacha blanca proceden del Palomar (cerca de Dicastillo, arenisca y caliza en llano), certificado en ecológico, pero con trabajo biodinámico. Las uvas se despalillan y fermentan espontáneas en barricas de roble francés de 600 litros. Envejece el vino casi un año en las mismas barricas con sus lías finas. Ligeramente filtrado y sulfitado. Precio: 18,90 euros.
Sensaciones
– La madera necesita silencio y reposo. Cuando se aposenta, comunica su alianza con el vino: montes verdes y lindes pintadas de flor de espino.
A través del cristal
– Tabla de mármol y portavelas de cerámica de Kave Home. Copa de cristal soplada a mano de Schott Zwiesel.