Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La brecha de género también roba tiempo libre a las mujeres

Entre todas suman 11,1 millones de horas de ocio diarias menos que los hombres, según el nuevo estudio de ClosinGap

Suena el despertador, saltas de la cama, desayunas, te acicalas y emprendes tu marcha hacia el trabajo. Unas ocho horas después, dejas que el boli caiga, apagas el ordenador y das por finalizada otra jornada laboral. Es verano, los días son largos, y sobran el tiempo y las ganas de sentarse en una terraza a disfrutar con los amigos durante un par de horas. Eso, claro está, si eres hombre. Porque si eres mujer, es muy probable que al acabar en el trabajo tengas que dedicar de media una hora y 37 minutos más a tareas que poco tienen que ver con el ocio, según los datos del cuarto estudio Coste de oportunidad de la brecha de género en ocio de ClosinGap, que ha sido impulsado por Mahou San Miguel. La iniciativa tiene el objetivo de identificar y eliminar las barreras que impiden a las mujeres desarrollar su pleno potencial en la sociedad.

Si sumamos esta hora y 37 minutos de toda la población femenina española nos da un total de 11,1 millones de horas menos al día de ocio que los hombres. Y todo ello sin ningún tipo de retribución. Si la tuviera, la cifra ascendería a 23.000 millones de euros anuales (en torno a un 2% del Producto Interior Bruto).

Los resultados de esta investigación vuelven a poner de manifiesto la envergadura de la brecha de género, que no solo está presente dentro de las empresas —en forma de salarios más bajos y menos puestos de directivos para ellas— y en las pensiones —en las que el Estado gasta más dinero en hombres que en mujeres—, sino también en el tiempo libre y en la división de las tareas domésticas y de cuidados.

Este trabajo extra que asumen las mujeres en sus momentos de ocio supone un coste de oportunidad que va más allá de los minutos o las horas. Según el estudio, las madres pasan menos horas sin sus hijos que los padres y las que consiguen pasar tienden a ser de peor calidad, por la dificultad para relajarse que supone asumir toda la carga.

"Queda claro que los informes publicados hasta ahora —sobre salud, conciliación, pensiones y, hoy, ocio— están íntimamente relacionados. Las mujeres vivimos más y con peor salud, conciliamos peor por los cuidados a terceros y eso repercute en nuestras pensiones. Además, disponemos de menos tiempo de ocio por las mismas razones. Los roles de género tradicionales impiden que el país sea más próspero", ha afirmado Marieta Jiménez, presidenta de ClosinGap.y directora general de Merck en España. Y todo esto tiene fácil solución, según el estudio: aumentar la corresponsabilidad.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información